Los límites del crecimiento tras el cénit del petróleo

En los años 70, el interés de la sociedad se centraba en el crecimiento demográfico de la población mundial y la creciente preocupación por los recursos disponibles para poder satisfacer las necesidades incrementadas. La cuestión en ese momento perdió cada vez más importancia, pero dado la evolución de la tecnología y el incremento desmesurado de la población, es hora de retomar el tema. Y es que ya están fijados los límites del crecimiento tras el cénit del petróleo causado por un mal uso de los recursos naturales y de la explotación de las reservas de petróleos y otros combustibles fósiles.

En este artículo vamos a realizar una reflexión sobre la situación mundial y la relación entre los límites del crecimiento y la capacidad de la sociedad de abastecer a la población.

Aumento de la población mundial

La población mundial se ha duplicado en tan sólo cuatro décadas. Aunque la pobreza castiga ciertas regiones del mundo, se ha evitado una hambruna general gracias al uso de los combustibles fósiles. Estos permiten obtener más alimentos aunque contamine más el planeta y esté desencadenando efectos negativos como el cambio climático.

La agricultura juega un papel fundamental en todos los sectores de la producción alimenticia y, los métodos de obtención de cultivos son condicionantes para afirmar si la contaminación continua o no. Para ello se ha desarrollado una técnica de agricultura sostenible o de conservación que pretende disminuir los impactos en la contaminación de suelos y aguas para que los nutrientes que adquirimos a través de las cosechas sean de mejor calidad y no contamine. Todo ello se hace con el objetivo de realizar una alimentación sostenible a nivel mundial para garantizar que los recursos que utilizamos hoy día puedan usarlos también las próximas generaciones venideras.

Gracias al desarrollo de la tecnología, gran parte del éxodo rural y las comodidades de los diferentes modelos de ciudades verticales, se puede albergar a gran parte de la población mundial en poco espacio. Esto favorece la disminución de las distancias a recorrer para el transporte de materias primas y productos, la concentración de las industrias y la producción eléctrica más centralizada.

Por otro lado, contamos con un exceso en la explotación de recursos naturales como lo es la madera, el petróleo, gas natural y carbón. Esta sobreexplotación se extrapola también a otros elementos vivos como la agricultura y ganadería intensiva, la sobrepesca o la explotación minera. Todo ello conlleva a una degradación de los recursos naturales, un aumento de la contaminación ambiental en todos los aspectos y, por ende, un cambio en las variables climáticas que está teniendo lugar a escala global.

Límites del crecimiento

Ya lo dijeron los expertos en economía allá por el año 1972, cuando se publicó el informe de “Los límites del Crecimiento”. La población mundial podía entonces abastecer toda la demanda de alimentos y energía en la época del cénit del petróleo. La crisis ecológica de 1960 dio por terminada una etapa de cuestiones ambientales en las que se dudaba si el petróleo junto con el resto de combustibles fósiles no serían capaz de alimentar el desarrollo tecnológico por su inminente agotamiento.

Tras el paso de los años, con la llegada de las energías renovables, se piensa que el mundo es capaz de albergar a más personas gracias a la producción de energía a través de elementos naturales como lo son el sol, el agua, el viento, la biomasa, la energía geotérmica y la energía que se extrae de las mareas. Sin embargo, la utopía de crear un mundo a partir de energía limpia e ilimitada se ha topado con el gran muro de la eficiencia energética.

La eficiencia energética trata de generar el máximo stock de energía a un precio de coste lo menor posible. Esto conlleva a que gran parte de las inversiones de I+D sean dirigidas a estos ámbitos, restándole importancia a los combustibles fósiles. La presión de los gobiernos y las sociedades ecologistas como Greenpeace o Ecologistas en Acción piden a gritos que la energía renovable sea subvencionada y desarrollada ante un mundo demandante de energía y cuya temperatura media global está ascendiendo más de lo que en su día se propuso como “peligroso” en los informes del Panel Intergubernamental del Cambio Climático (IPCC).

Huella de carbono

Son muchos los recursos naturales que han sobrepasado ya su cénit desde las últimas décadas. Y es que el ritmo de consumo supera con creces al de producción y, sobre todo al de reservas. Fijadas ya las fechas de agotamiento de combustibles fósiles como el petróleo, gas natural y el carbón, tan sólo queda seguir desarrollando las energías renovables para poder mantener el ritmo de vida que tenemos en la actualidad.

La huella de carbono es un indicador de la cantidad de dióxido de carbono que se emite por ciudadano y por unidad de superficie. Significa que, para satisfacer nuestra demanda, tanto de alimentos, como de energías, bienes y servicios necesitamos emitir carbono a la atmósfera. Mientras mayor sea nuestro consumo, mayores serán las toneladas emitidas.

Para ejemplificar esto, pensamos que tenemos nuestra vivienda, consumimos ciertos alimentos, usamos el ordenador, la televisión, nos duchamos, escuchamos música, nos transportamos en nuestro vehículo privado, etc. Para poder fabricar todos los elementos que nos rodean en nuestra vida se ha tenido que utilizar materia prima que ha contaminado. Por ello, la huella de carbono es más grande conforme más riquezas tenemos y está estrechamente correlacionada con la renta per cápita de cada persona. Mientras más poder adquisitivo tienes, más carbono se emite en la atmósfera.

¿Igualdad ante todos?

Si comparamos la huella de carbono de personas de países en vías de desarrollo nos damos cuenta que son muchas más personas pero con una menor huella de carbono por habitante. Lo que significa que una pequeña parte de la población mundial es responsable de la mayor parte de la contaminación del planeta.

¿Por qué el 80% de la población mundial tiene que pagar las consecuencias de numerosos desastres climáticos causados por la contaminación del otro 20%? Los gobiernos nombra la igualdad y la equitatividad, pero la realidad dicta mucho de alcanzar esos objetivos.

Mientras tanto, el mundo alcanza próximamente los límites del crecimiento y el futuro es totalmente incierto. Espero que este artículo te haga reflexionar sobre la cuestión de igualdad en el mundo y la sobreexplotación de recursos.

Ahorra en tu factura de la luz
¿Quieres ahorrar en tu factura de la luz? Consigue un descuento de 30€ GRATIS usando el código HOLA30.
Ahorra con energía 100% verde

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.