Alimentación sostenible

Consejos para una alimentación sostenible

Aunque directamente no lo parezca, lo que comemos cada día es condicionante en los impactos ambientales que se producen a nivel mundial. La agricultura y la ganadería producen residuos, contaminan aguas y suelos y se derivan determinados gases de efecto invernadero que está provocando un aumento de las temperaturas a nivel global. Ante la necesidad de cambiar las dietas y el sistema alimenticio completo, nace el concepto de alimentación sostenible. Este método es cada vez más evidente, aunque difícil de lograr.

Analizamos esta situación en profundidad en este artículo e intentaremos dar algunas soluciones que hagan tus hábitos alimenticios más sostenibles. ¿Quieres saber más sobre ello?

Sostenibilidad alimentaria por la FAO

Reducción del impacto ambiental

La FAO define como alimentación sostenible no sólo aquellas dietas que tienen cuidado con el medioambiente, sino que se adaptan a las dimensiones económicas y socioculturales de cada lugar. Es imprescindible que los alimentos que consumamos provoquen el mínimo impacto ambiental durante su producción. No sólo tiene que ver el envasado o el transporte, sino todo el ciclo de producción.

Existen diversos indicadores que nos muestran los daños que provocan la producción de ciertos productos que consumimos a lo largo de todo su ciclo de vida. Desde que es materia prima y se extrae del medio ambiente, hasta que es un residuo. A este indicador se le conoce como Análisis del Ciclo de Vida (ACV). Es posible que agregado a este ACV tengamos otros indicadores ambientales como lo es la huella de carbono. Es decir, la cantidad de carbono que emitimos en nuestras actividades y la superficie que necesitamos para ello.

Analizar todos estos datos es algo bastante complejo. Son muchos países los que, actualmente, han conseguido incorporar algunas consideraciones de sostenibilidad en la elaboración de sus productos. Las políticas alimentarias son más estrictas en cuestión de minimizar los impactos ambientales tanto en la creación como en el transporte y consumo de un determinado producto. Para poder conseguir esta estabilidad ambiental no sólo es necesario que las empresas productoras se pongan las pilas, sino que también es importante la educación alimentaria al ciudadano.

Factores que intervienen en la alimentación sostenible

Guías alimentarias

La comida procesada viene acompañada con las prisas que tenemos siempre en nuestro sistema económico actual. Es raro la persona que tiene tiempo para cocinar platos más elaborados y por no hablar de todas aquellas personas que tienen que comer fuera de casa casi a diario. Para este tipo de personas, la comida procesada y ultraenvasada es más factible y accesible. Ello hace aumentar la demanda de este tipo de productos y, finalmente, se traduce en un aumento de la contaminación y del impacto ambiental.

Gracias a la incorporación de políticas alimentarias más saludables con el medioambiente se han implementado algunas implicaciones normativas y de programación en guías alimentarias. Estas guías promueven la integración y el desarrollo de algunas recomendaciones sobre alimentación sostenible tanto para el ciudadano como para las empresas productoras.

Y es que no contamos todas las emisiones que estamos produciendo por el simple hecho de consumir un producto ultra envasado. Sin ir más lejos. Pongamos un ejemplo. Compramos una lasaña congelada. Normalmente estas lasañas tienen triple envase: el primero es el del exterior que suele ser de cartón. El segundo es un envoltorio de plástico y, el tercero, el envase que la contiene. Son tres envases para poder producir un alimento que se consume en pocos minutos.

No solo debemos contar en el ACV de dicha lasaña el envasado,  sino que también todo el proceso de elaboración de la lasaña, su congelado, el transporte y la distribución hasta ser consumida en el hogar. Una vez consumido, hay que contar los residuos que dejan y su posterior tratamiento que, de no ser reciclado, tampoco se podrá aprovechar el material.

Recomendaciones nutricionales sostenibles

Venta de alimentos sostenibles

Estas recomendaciones que están implementando muchas empresas en materia de salvaguardar el medioambiente incluyen lo siguiente: tener una alimentación que esté basada, principalmente, por alimentos de origen vegetal y cuya procedencia sea preferentemente local. Los productos de temporada son mucho mejor que los que no, dado que se necesitan menos recursos para su producción y, al fin y al cabo, menos contaminantes. No hay que olvidar que una buena dieta tiene que tener un componente cárnico (para todas aquellas personas que no son vegetarianas o veganas). Sin embargo, lo que se intenta es reducir el desperdicio de alimentos.

Otra recomendación es la de consumir pescado de reservas sostenibles solamente y disminuir el consumo de carnes rojas, lo suficiente para estar nutridos en nuestra dieta. Los alimentos altamente azucarados y procesados, también es recomendable eliminarlos. En esta ocasión no se está mirando únicamente por el medioambiente y las grandes emisiones de residuos plásticos, sino también por la salud de los consumidores. Está científicamente comprobado que las bebidas altamente azucaradas provocan problemas como diabetes, hipertensión, obesidad y está relacionado con otras enfermedades cardiovasculares.

Todas estas pautas de consumo y producción sostenible viene dado en una publicación conjunta de la FAO y la Food Climate Research Network: plates, pyramids, planet. En ella se puede observar una visión completa de la situación en la que estamos y en cómo los países están incorporando la sostenibilidad en cada guía propuesta.

Dieta sostenible

Generaciones futuras con buenos alimentos

Una dieta sostenible es aquella que genera bajo impacto ambiental y que ayuda a tener una seguridad alimentaria y nutricional que consiga completar todas las necesidades de las personas. Además, intenta que las generaciones actuales puedan llevar y educar a las futuras a llevar un estilo de vida más saludable.

Al reducir los impactos ambientales también se respeta la biodiversidad y los ecosistemas. Culturalmente, son guías aceptadas por todos, accesibles económicamente y con una optimización tanto de los recursos naturales como los humanos.

Lo mejor que puedes hacer es modificar tus hábitos alimenticios para reducir la comida que compras procesada y con exceso de envases. No sólo estarás contribuyendo a la reducción del impacto ambiental, sino que también estarás ganando en salud. Los alimentos tienen que ser lo más “real” posible, priorizando aquellos de origen vegetal y siendo saludables.

Espero que con esta información puedas saber más sobre la alimentación sostenible.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

Ahorra en tu factura de la luz
¿Quieres ahorrar en tu factura de la luz? Consigue un descuento de 30€ GRATIS usando el código HOLA30.
Ahorra con energía 100% verde