Eficiencia energética en edificios

Hoy en día el ahorro y la eficiencia energética están cogidas de la mano. Se gasta muchísimo dinero al año en mantener la climatización en áreas transitadas como oficinas, negocios, supermercados, etc. La eficiencia energética en edificios lo que intenta es reducir el consumo energético en general. Para ello, se toman medidas como el cambio del modelo de alumbrado, optimización de los espacios, recubrimiento y revestimientos más eficientes, etc.

En este post podrás conocer si un edificio es eficiente, cuáles son las pautas que se llevan a cabo y cómo funciona la eficiencia energética en edificios. ¿Quieres aprender sobre ello? Sigue leyendo.

Poca eficiencia en edificios

Actualmente hay un informe del Consejo Económico y Social que nos muestra que 13,6 millones de viviendas no tienen una exigencia mínima de ahorro de energía. El ahorro energético es necesario puesto que es el inicio de toda una cadena. Sin un gasto mayor de energía, no se necesitan tantas materias primas (en su mayoría combustibles fósiles) para generarla. Por lo tanto, al no generar tanta energía, no estaremos provocando esas emisiones de gases de efecto invernadero que está aumentando el calentamiento global y el cambio climático.

Sea por donde sea, debemos aprender a ahorrar energía a toda costa. Y es que existen miles de medidas que se pueden utilizar para ello. Tras el informe, se puede ver que los hogares particulares son responsables del consumo del 18% de la energía con respecto al total. Además, a causa de ello, son los responsables también del 6,6% de las emisiones de gases de efecto invernadero a la atmósfera.

Esto nos hace llegar a la conclusión de que el sistema energético en las viviendas y los edificios no está optimizado como debería y hay mucho que trabajar en ello. Es necesario avanzar en la construcción de edificios con bajo consumo energético y centrarse en renovar los sistemas de los edificios actuales. La rehabilitación de los edificios se hace imperativa ante tal situación.

¿Cómo sabes si tu casa o el edificio donde trabajas es eficiente energéticamente?

Seguramente alguna vez has pensado cuánto tienen que pagar tus jefes de factura de luz en el edificio donde trabajas. Tantas oficinas, tanto ordenadores, impresoras funcionando, teléfonos todo el día sonando, cargadores conectados, etc. Todo ello hace que el consumo energético del edificio se dispare. Pero, ¿cómo podemos saber si nuestro edificio u hogar es eficiente?

Pues bien, hay que tener en cuenta que en la eficiencia energética en edificios y viviendas actúan diversos factores. La mayoría de ellos están relacionados con la energía y el confort que necesitamos. Nos encontramos con la calefacción, agua caliente, iluminación, ventilación, etc. Necesitamos energía para cocinar, utilizar los electrodomésticos, cargar móviles, ver la tele o trabajar con el ordenador.

Para saber si nuestra vivienda o edificio es más eficiente debemos comparar el consumo con unos parámetros conocidos como clasificación energética. Estos parámetros son los encargados de ofrecerte la eficiencia que tiene tu vivienda. Más adelante lo veremos.

Cálculo de la eficiencia energética en edificios

Vamos a ir paso a paso para que podáis calcular vuestra eficiencia energética y establecerla en alguna de las categorías de clasificación existentes. Lo primero es conocer la energía que se consume durante todo un año en condiciones normales de uso y ocupación. Es decir, no vale calcular esta eficiencia energética para una vivienda que tenemos para el verano, la cual pisamos varios meses al año.

Se trata de hacer un cómputo total de todo el consumo anual de nuestra vivienda en la que pasamos la mayor parte del tiempo y en la que vivimos comúnmente. Todos estos datos del consumo de calefacción, agua caliente, energía para electrodomésticos, iluminación, ventilación, etc. Expresan ciertos valores de consumo a final de año. Estos datos se miden en kilovatios por hora y por metro cuadrado de vivienda en kilogramos de CO2 emitidos por metro cuadrado de vivienda. Es decir, vamos a ver cuánto consumimos por hora y por metro cuadrado de vivienda y cuánto repercute dicho consumo en las emisiones de gases de efecto invernadero a la atmósfera.

Ese resultado corresponde con una letra de la escala de eficiencia energética en edificios que veremos más adelante. Para que quede más claro aún, para conocer la eficiencia energética de un edificio se utilizan indicadores basados en las emisiones anuales de CO2 y el consumo anual de energía no renovable que tenemos en la vivienda. Si tenemos en nuestro hogar minieólica o placas solares, dicho consumo no va a generar ningún tipo de emisión a la atmósfera, por lo que no debería entrar en el cómputo total.

Clasificación energética de un edificio

Es ahora cuando llegamos al momento clave en el que conocemos la categoría de eficiencia de nuestro edificio o vivienda. En base a los resultados obtenidos en la anterior ecuación, debemos compararlo con los datos que tenemos en la clasificación. La clasificación se muestra a través de letras desde la A a la G.

Si una vivienda tiene categoría A, estará consumiendo hasta un 90% menos de energía que una que esté catalogada con el nivel más bajo. Una de clase B estará consumiendo en torno al 70% menos que el resto y otra de clase C estará consumiendo un 35% menos. Estas categorías sólo se consiguen aplicando las medidas necesarias conjuntas que consiguen reducir el consumo energético de la vivienda.

Esta serie de medidas son el cambio de bombillas por LED o bajo consumo, mejora del aislamiento térmico en paredes y fachadas, ventanas de doble cristal, calefacción eficiente o uso de la aerotermia, etc. Pero vamos a verlas mejor una a una.

Cómo mejorar la eficiencia energética en edificios

Mejorar nuestro edificio o vivienda energéticamente no tiene por qué incluir una rehabilitación total. Conviene aprovechar algunas obras que se vayan a realizar o reparaciones para introducir las mejoras. Como hemos dicho antes, la mejora en el aislamiento de paredes y fachadas puede otorgar hasta un 50% menos del consumo energético en climatización.

Podemos aumentar la eficiencia de un edificio con:

  • Renovación de los sistemas de calefacción, aire acondicionado, iluminación, etc. Con aquellos que son más eficientes.
  • Introducir las renovables para ayudar en el consumo total. Además, disminuirán las emisiones de CO2.
  • Mejoras en el aislamiento.
  • Mejor aprovechamiento de la luz y la orientación.

Espero que con esta información puedas conocer más sobre la eficiencia energética en edificios.

Ahorra en tu factura de la luz
¿Quieres ahorrar en tu factura de la luz? Consigue un descuento de 30€ GRATIS usando el código HOLA30.

Ahorra con energía 100% verde


Categorías

Ahorro Energético

Graduado en Ciencias Ambientales y Máster en Educación Ambiental por Universidad de Málaga. Mi objetivo es dar a conocer toda la información de medioambiente a los lectores de manera sencilla, clara y entretenida para que se aprendan los valores de la naturaleza y la necesidad de preservarla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.