¿Qué puedes hacer tú por la Tierra?

Aunque intentemos separarnos de la madre naturaleza por medio de la tecnología y la sociedad actual, el medioambiente tiene una acción vinculante en nuestras vidas. Nos proporcionan el oxígeno que respiramos, los recursos naturales con los que nos abastecemos, da sustento a las plantas y animales y nos deja cultivar en sus suelos. Todo ello sin pedir nada a cambio. Sin embargo, con la evolución y el desarrollo, el ser humano está acabando con el planeta y lo más preciado que tenemos. Cada persona puede actuar por sí sola para cambiar esto, simplemente realizando pequeños gestos que se convierten en costumbre y no cuesta nada seguir.

En este artículo vamos a contarte qué puedes hacer tú por la Tierra a nivel individual para evitar los graves impactos que estamos provocando. Coge papel y boli, porque esto es importante 🙂

Gestos y modo de vida

Nuestro modo de vida viene predeterminado por nuestros gustos y costumbres. Por ejemplo, hay personas a las que le encanta el ciclismo y otros el motor. Por ello, la clara diferencia entre estas dos personas reside en que una, su afición no contamina, y a otra sí. Es necesario conocer los límites entre lo que está permitido y lo que no. Es decir, claro que nos podemos ir con la moto de viaje o hacer algún recorrido, pero no basar nuestra vida entera a ello.

Aunque no esté visible, lo que compramos tiene por detrás un ciclo de vida completo desde que era una materia prima, hasta que se ha convertido en el producto que estamos utilizando o consumiendo. A lo largo de dicho ciclo de vida, se han producido diversos impactos ambientales que han contaminado. Por ello, se hace necesario que, nuestro modo de vida, se modifique para minimizar dichos impactos al medioambiente.

Lo primero que se debe empezar es por la comida. Comer ecológico es la mejor idea que se puede tener. No solo estarás evitando el maltrato de animales en la ganadería intensiva o contaminando los suelos por demasiado uso de fertilizante, sino que estarás ahorrando en el procesado de los productos y el posterior sobre envasado. De vez en cuando también nos podemos dar un capricho como dios manda, pero no tiene por qué ser la base de nuestra alimentación. Además, si modificas tu dieta al ámbito ecológico, estarás ganando en salud.

Los alimentos ecológicos garantizan calidad tanto en el uso como en la producción y disminuyen los daños al medioambiente. Entre ello, es mejor reducir el consumo de carnes. La razón es sencilla, reducir las emisiones de metano por parte del ganado.

Reducir, reutilizar y reciclar

Aunque esta ley de las 3 erres ya es muy conocida, nunca está de más recordarla. Lo primero es reducir el consumo. Seguramente hay ocasiones en las que vas al supermercado a por una determinada necesidad urgente y has acabado comprando cosas que no necesitabas y, por lo tanto, inútiles. También tenemos la manía de adquirir la felicidad mediante objetos materiales. Comprar nos hace felices y sentimos ese pequeño placer de disfrutar gastando el sueldo que tanto nos ha costado ganar.

Sin embargo, reduciendo nuestro consumo estaremos evitando los impactos que creamos en el planeta a causa de la generación de tantos residuos y explotación de materias primas. Lo que aún sirva intentar reutilizarlo o repararlo y, si ya es imposible usarlo, reciclarlo para su aprovechado posterior.

Para estar en casa, también es buena opción usar productos de limpieza que sean ecológicos. Los convencionales también tienen emisiones de gases que se almacenan en la atmósfera y llegan a ser tóxicos para la salud.

Después de la explotación de petróleo, la industria textil es la más contaminante del mundo. Tu forma de vestir dice mucho de lo que puedes hacer tú por la Tierra. Opta por comprar de marcas que te garantizan que reducen los impactos ambientales en su producción y que están más concienciados por su entorno. Para fabricar un vaquero, se necesitan 10.000 litros de agua, recuérdalo.

Otro ejemplo de gestos para ayudar al planeta es el no desperdiciar alimentos. Tenemos por costumbre preparar más comida de la que se va a consumir. Para aparentar que sobra y que damos buena imagen. Sin embargo, al cado del año y tan solo en Europa se desperdician unas 90 toneladas de alimentos. Esto corresponde a unos 180 kg por persona y año. Todo esto se hace responsable del 17% de los gases de efecto invernadero. Como hemos dicho antes, hay un camino escondido detrás del envase que adquirimos de la tienda.

Ahorrar en casa y en el exterior

Nuestra casa también es el origen de numerosas actividades contaminantes. Por ello, podemos hacer algunos gestos que nos ayuden a minimizar los impactos al medioambiente. Por ejemplo, una buena idea es cambiar todas las bombillas incandescentes por aquellas LED de menor consumo. También hay que observar el consumo de los electrodomésticos para comprar aquellos más eficientes y que consumen menos. También podemos reducir el tiempo que usamos los electrodomésticos, optimizar su uso o reducir el tiempo que pasamos con las luces encendidas.

Todos estos gestos son potenciales para contribuir en la mejora del medioambiente y no es algo que cambie tu modo de vida. Si trabajas en una oficina, basta con usar el papel reciclado o imprimir a doble cara. Usa papeles viejos para tomar tus apuntes o recicla aquellos ya usados e inservibles.

Pasando al exterior, el uso del vehículo es una de las razones por las que muchas personas mueren al año prematuramente por la contaminación atmosférica. Si tienes que desplazarte a diario para el trabajo u otro lugar, hazlo en transporte público o bicicleta. Ganarás en salud, ahorrarás dinero en gasolina y tiempo buscando aparcamiento. Son todo ventajas ante el gran inconveniente de conducir. Además, estarás reduciendo la contaminación de tu ciudad y aumentando la calidad del aire que respiras. Opta por la movilidad sostenible para desplazarte por la ciudad.

Por último, puedes crear en tu casa un huerto urbano para plantar tus propios cultivos. Es una tarea que promueve la alimentación sostenible y además es un gran pasatiempos.

Espero que estos consejos puedan servir para aclarar las dudas sobre qué puedes hacer tú por la Tierra.

Ahorra en tu factura de la luz
¿Quieres ahorrar en tu factura de la luz? Consigue un descuento de 30€ GRATIS usando el código HOLA30.
Ahorra con energía 100% verde

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.