La humanidad ha superado cuatro de los límites planetarios

planeta-tierra

Como vimos en el artículo ¿Crecimiento económico o sostenibilidad ambiental?, hay gente que opina que el crecimiento económico es infinito en el tiempo. Pero la realidad es un tanto distinta. El crecimiento económico se basa en la explotación y aprovechamiento de los recursos naturales que nos ofrece nuestro planeta. Pero esos recursos son limitados y su tasa de regeneración debe de ser menor a la de explotación para poder continuar aprovechándolos. Ese final se le conoce como límites planetarios.

El ser humano, tras la revolución industrial, ha aumentado la población mundial de manera exponencial y ello ha llevado a un aumento en la explotación de los recursos naturales. Esa explotación es tan enorme que ha sobrepasado ya la capacidad de carga de los ecosistemas, llegando a provocar un déficit ecológico.

Existen 9 límites planetarios: Tasa de extinción de los animales, cambio climático, agotamiento de la capa de ozono, acidificación de los océanos, flujos biogeoquímicos, uso del agua dulce, cambios en el sistema Tierra, pérdida de biodiversidad y sus funciones y las sustancias nuevas.

Hoy día los patrones de consumo y producción de nuestro sistema económico ha hecho superar ya hasta cuatro de los nueve límites planetarios. Estos límites son los que garantizan el buen funcionamiento de la Tierra y todos sus sistemas complejos que trabajan con un sensible equilibrio.

El cambio climático, la tasa de extinción de especies, los cambios en el uso del suelo y los flujos biogeoquímicos de fósforo y nitrógeno son los subsistemas que han quedado ya sobrepasados. Esto significa que aumenta el riesgo que conlleva seguir realizando las actividades humanas a este ritmo. Algunas evaluaciones científicas están trabajando para confirmar si el uso del agua dulce ya está sobrepasado y se añade a la lista de los límites planetarios que superan el umbral de seguridad.

La naturaleza tiene una forma de poder absorber los impactos de los seres humanos en sus ecosistemas y es gracias a partir de esas características físicas y biológicas que nuestro planeta ha mantenido estables durante muchos años por lo que podemos vivir en “armonía”. Sin embargo, existe una incertidumbre científica ante los efectos que pudiera provocar la distorsión de estos patrones que mantienen estables el planeta. Es por ello, que nos encontramos con un futuro incierto que puede venir acompañado de cambios irreversibles en los recursos de los que dependemos para vivir.

limites-planetarios

En cuanto al límite del agua dulce, se está estudiando cuál es el rango operativo seguro para el uso del agua. Lo que se conoce gracias al Índice Planeta Vivo, es que el agua dulce muestra que se ha perdido el 81% de las poblaciones de especies entre el año 1970 y el 2012.

Por otro lado, el límite del cambio climático se mide por las concentraciones de CO2 en la atmósfera y de otros gases de efecto invernadero. También tenemos como límite el aumento de dos grados las temperaturas medias globales. Para ello, la concentración máxima de CO2 no debe de pasar los 400 ppm. Sin embargo, se ha superado dos veces seguidas las concentraciones límites establecidas.

Existen otros límites planetarios que ofrecen una incertidumbre científica mayor a la hora de su medición y registro. Por ejemplo, la pérdida de funciones ecológicas es más difícil de medir. La aparición de productos nuevos como por ejemplo los organismos modificados genéticamente o los residuos radiactivos, también es un límite planetario difíciles de medir y de mantener registros o formular consecuencias que lleven el exceso.

La ventaja por así decirlo, es que todos los límites planetarios están interrelacionados. La biodiversidad y las condiciones climáticas son los dos factores que mantienen las condiciones estables que necesita el planeta para garantizarnos la vida que llevamos. Estos factores son los que puede soportar mucho mejor el impacto de los demás límites planetarios. Es decir, un ecosistema que tiene un buena biodiversidad con un gran número de especies, puede resistir mejor los impactos que provocamos en ello, ya que existen mayor número de relaciones y dependencias entre ellos.

Algunos cambios en los límites planetarios se podrían revertir con unas medidas drásticas y tiempo suficiente, como ha sucedido con la reducción del agujero de la capa de ozono tras el Protocolo de Montreal y las medidas de eliminación de los clorofluorocarbonos (CFC) de los sistemas de refrigeración y aerosoles. En otros casos sólo se puede frenar el problema pero la recuperación como tal no es posible, como ocurre con la extinción de especies.

Pero lo que sí debemos de tener en cuenta, es que hagamos lo que hagamos, vamos seguir transformando el planeta, es por ello, que tenemos que garantizar que esos cambios no sean irreversibles y nos permitan poder seguir disfrutando de las condiciones en las que vivimos actualmente.

 

Ahorra en tu factura de la luz
¿Quieres ahorrar en tu factura de la luz? Consigue un descuento de 30€ GRATIS usando el código HOLA30.
Ahorra con energía 100% verde

Escribe un comentario