El Síndrome del bosque vacío

El “Síndrome de bosque vacío” es aquello que le apoda a los bosques cuyas poblaciones son bajas fuera de lo normal, no existen árboles jóvenes, faltan ejemplares de otras formas de vida animal y vegetal. Esto sucede porque es un tipo de extinción pero más silenciosa.

¿Quieres saber más sobre los “bosques vacíos”?

Síndrome de bosques vacíos

Este nombre se le ha dado por los biólogos ante aquellas zonas arbóreas que disponen de pocos árboles jóvenes o escasas poblaciones. Esto está señalando la extinción de las especies de esa zona. En estos lugares, el ciclo natural por el que se va regenerando las especies se ha detenido y colapsado por un desequilibrio ecológico y una pérdida de la interacción que hace que las especies puedan vivir y desarrollarse.

Las interacciones entre los seres vivos son necesarias en los ecosistemas para intercambiar un flujo constante de materia y energía. Gracias a estas interacciones, los ecosistemas se van desarrollando en torno a un equilibrio estable. Cuando influyen fuerzas externas ajenas al propio sistema, el equilibrio que se ha formado entre la interacción de las especies que lo conforman, se rompe y el mecanismo por el que funciona el ecosistema desaparece.

Estas interacciones suelen ser de beneficio mutuo entre los seres vivos y forman las llamadas “redes mutualistas” en la naturaleza. Cuando estas redes se destruyen por la ausencia o disminución de alguna de las componentes de las redes van provocando la muerte silenciosa del ecosistema conocida como  “el síndrome de bosque vacío”.

Bosques condenados

Estos bosques cuyo equilibrio se ha roto está condenados a morir, dado que necesitan de las interacciones entre seres vivos. Los bosques que tienen plantas pero no animales están condenados a ir degradándose y desaparecer en poco tiempo. Los animales cumplen funciones ecológicas que necesitan los árboles para vivir y reproducirse.

Esto se ha podido corroborar gracias a documentos que demuestran que los bosques sin fauna han perdido hasta tres cuartas partes de su potencial de almacenamiento de carbono. Es decir, los árboles siguen ahí, pero no cumplen sus funciones ecosistémicas. Un servicio ecosistémico es aquel que nos otorga la naturaleza por el simple hecho de permanecer en equilibiro y armonía. Por ejemplo, la función de absorción de CO2 por parte de los árboles es un servicio ecosistémico.

En todo el planeta no existe ninguna especie que pueda vivir sola sin relacionarse con otras especies. Aunque las especies sean solitarias, necesitan de otras especies para alimentarse o tener cobijo. Tanto en sistemas como el depredador-presa o el parásito-huésped o e mutualismo, etc. Necesitan de la relación entre varios seres vivos.

Así se conforma la arquitectura de la biodiversidad. Nada está ahí sin ningún sentido, todo tiene una razón de ser. Por ello, es importante tener en cuenta las relaciones entre seres vivos para mencionar la extinción de los ecosistemas.

Existen algunos ecosistemas que son capaces de persistir algo mejor aunque se pierdan determinadas especies. Pero sí que es verdad que hay especies cuya presencia es fundamental para el funcionamiento del mismo y que, sin ellas, se colapsa por completo.

Las aves y su función

La mayor parte de las aves son insectívoras y otro grupo frugívoras, que se alimentan de frutos carnosos, flores, néctar, polen o tubérculos, y que son las responsables de diseminar las semillas a través de sus heces o por regurgitación. Esta acción las hace vitales en los ecosistemas para que las plantas puedan extenderse por las zonas.

Sin las aves, los ecosistemas colapsarían por completo, puesto que se vería afectada gravemente su capacidad de regeneración natural. Cualquier factor que intervenga en la pérdida de funcionalidad biológica pone en riesgo el equilibrio. Por ejemplo, los lobos están en Sierra Morena, pero no ejercen una función ecológica en el ecosistema.

Las especies frugívoras que necesitan grandes zonas de campeo serán afectadas si el bosque se fragmenta. Si disminuye muy fuertemente la cantidad o abundancia local de aves frugívoras, el proceso de dispersión de la planta colapsa, los frutos maduros se secan en ella o se los comen los roedores, los herbívoros matan a la plántula y no hay un proceso de dispersión de la semilla que sea efectivo.

Ahorra en tu factura de la luz
¿Quieres ahorrar en tu factura de la luz? Consigue un descuento de 30€ GRATIS usando el código HOLA30.

Ahorra con energía 100% verde


Categorías

Medio Ambiente

Graduado en Ciencias Ambientales y Máster en Educación Ambiental por Universidad de Málaga. Mi objetivo es dar a conocer toda la información de medioambiente a los lectores de manera sencilla, clara y entretenida para que se aprendan los valores de la naturaleza y la necesidad de preservarla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.