Oligosacáridos

cadenas de hidratos de carbono

Hoy vamos a hablar de un tema bastante tratado en biología y con gran importancia. Se trata de los oligosacáridos. Son moléculas que están compuestas por entre 2 a 10 residuos de monosacáridos y están unidos mediante enlaces glicosídicos. Estos oligosacáridos se puede encontrar en una gran variedad de alimentos ricos en nutrientes como son los tomates, la leche, cebolla, cebada, centeno y ajo, entre otros.

Por ello, vamos a dedicar este artículo a contarte todas las características, funcionamiento e importancia de los oligosacáridos.

Características principales

oligosacaridos para el cancer de colon

La importancia de los oligosacáridos comienza en la industria de alimentos y la agricultura. Y es que en estos ámbitos se ha prestado gran atención por su acción en los prebióticos, sustancias no digeribles, algunas sustancias beneficiosas gracias a la estimulación selectiva del crecimiento y actividad de especies de bacterias del colon. Los periódicos son obtenidos de fuentes naturales y por hidrólisis de polisacáridos. Si lo analizamos desde las plantas, vemos que son oligosacáridos de glucosa, galactosa y sacarosa, siendo éste último el más abundante entre todos. También se pueden encontrar unidos a las proteínas formando glicoproteínas.

La importancia de las glicoproteínas reside en su papel dentro del reconocimiento celular, unión de lectinas, formación de matriz extracelular, infecciones virales y determinantes de antígenos. Su composición es variable de hidratos de carbono. Los oligosacáridos están formados por monosacáridos que pueden ser cetosas y aldosas. Son hidratos de carbono variantes de tipo de azúcares que tienen numerosos grupos hidroxilos. Los grupos alcohol que tienen estos hidroxilos pueden ser tanto primarios como secundarios. De esta forma, vemos que la estructura de los monosacáridos que forman los oligosacáridos son cíclicas. Estas estructuras pueden ser del tipo piranosa o furanosa.

Un ejemplo de ello es la glucosa que es una aldosa cuya estructura cíclica es una piranosa. Por otro lado, en la fruta, encontramos la fructosa que es una cetosa cuya estructura cíclica es una furanosa. Todos los monosacáridos que forman un oligosacárido tienen una configuración D de gliceraldehído. Existen algunos oligosacáridos que no son digeribles y tienen una configuración diferente. El hecho de que no son digeribles es debido a que la composición no puede ser hidrolizada por enzimas digestivas tanto del intestino como de la saliva. A pesar de ello, son sensibles a la hidrólisis por la acción de las enzimas de las bacterias que hay en el colon.

Composición y funciones de los oligosacáridos

rafinosa

Como hemos mencionado al principio del artículo, estos están compuestos por entre 3-10 residuos de monosacáridos. Una de las excepciones que encontramos a la hora de ver la composición es la inulina. Se trata de un oligosacárido no digerible que tienen más de 10 residuos de monosacáridos. Cuando nos referimos a residuos estamos señalando a la eliminación de la molécula de agua cuando se forma un enlace glucósido entre monosacáridos.

En cuanto a las funciones, tenemos a los disacáridos más comunes que son la sacarosa y la lactosa. Ambas son fuentes de energía que ayudan al organismo a poder funcionar bien. Algunas funciones de los oligosacáridos no digerible es que son prebióticos es la de mejorar el crecimiento de las bacterias y la de disminuir el colesterol. Por ello, son una gran opción para industria alimentaria si queremos mejorar la salud de las personas en su día a día.

También sirve como edulcorantes artificiales y tienen un papel fundamental en la osteoporosis. Otro de los aspectos que mejoran la calidad de estas moléculas es el control de la diabetes mediante la promoción del crecimiento de la microflora del intestino. A estos oligosacáridos se les han atribuido propiedades como son las de disminuir el riesgo de infecciones y diarrea mediante la disminución de la flora patógena y la mejora de la respuesta del sistema inmune.

Son numerosos estudios los que respaldan todas estas funciones y cada vez se intenta involucrar más en nuestro día a día.

Tipos de oligosacáridos

Cuando intentamos clasificar estas moléculas, vemos que se pueden dividir en comunes y raros. Los primeros son los disacáridos. La sacarosa y la lactosa son los más comunes. Los más raros son los que poseen tan sólo 3 o más residuos de monosacáridos y en su mayoría se encuentran repartidos en las plantas. Los que se encuentran en la naturaleza se diferencian en los monosacáridos que lo componen. De esta manera, se encuentran los oligosacáridos siguientes: fructooligosacáridos (FOS), galactooligosacáridos (GOS); lactulooligosacáridos derivados de los galactooligosacáridos (LDGOS); xilooligosacáridos (XOS); arabinooligosacáridos (AOS); derivados de algas marinas (ADMO).

Otra manera que existe de clasificar estas moléculas es dividir en grupos de primarios y secundarios. Los primarios son aquellos que se encuentra en las plantas y se dividen en aquellos que están basados en glucosa y sacarosa. Por otro lado, tenemos los secundarios que se forman a partir de los primarios. Los primarios son aquellos que son sintetizados a partir de monosacáridos y de un donador glicosilo mediante una glicosiltransferasa. Un ejemplo de ello es la sacarosa.

Los disacáridos son más abundantes y entre ellos tenemos la sacarosa. La sacarosa está formada por una glucosa y una fructosa. Por otro lado se encuentra la lactosa que está formada por una glucosa y una galactosa. La lactosa tan sólo se encuentra en la leche. Hoy día existen muchísimas personas que son intolerantes a la lactosa debido a que su organismo no tiene enzimas capaces de metabolizar está compuesto.

Aplicaciones en el cáncer de colon

La aparición de la enfermedad del cáncer de colon tiene que ver con el estilo de vida. La carne y el alcohol incrementar el riesgo de la aparición de esta enfermedad, mientras que una dieta rica en fibra y leche lo reducen. Por ello, es fundamental aprender a introducir en nuestra dieta alimentos ricos y variados en nutrientes. El uso racional de los prebióticos se basa en la observación de que la bifidobacterias y los lactobacilus no llegan a producir compuestos carcinogénicos.

La mayoría de los estudios que se han realizado han sido en animales y no en humanos. Se ha demostrado que el consumo de prebióticos produce una reducción significativa de la célula del colon y la genotoxicidad ayudando a incrementar la función de la barrera intestinal.

Espero que con esta información puedan conocer más sobre los oligosacáridos y sus características.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

bool(true)