España, un mal ejemplo en el sector de las renovables

Ante las renovables, toda una serie de circunstancias combinadas entre  la economía, movimientos demográficos, cambio climático y  tecnología,  han puesto en marcha una transformación generalizada del sistema energético global, donde las oportunidades de negocio, trabajo o rentabilidad económica están en pleno funcionamiento, creando un entramo empresarial que hace una decada era impensable y además,  sustentado y aceptado socialmente en base a una de las etiquetas más reconocidas… “sostenibilidad“.

Mientras a escala global se invierte miles de millones en instalar renovables por sus beneficios más que palpables, y lo podemos comprobar en la siguiente gráfica del informe Ren21“Renewables 2015 – GLOBAL STATUS REPORT” publicado el pasado Diciembre.

flujo-inversion-energias-re

La inversión mundial, en  energías y combustibles renovables en los países desarrollados y en desarrollo entre el 2004-2014 ha crecido significativamente. Sabemos que España se ubicaba – 2014 – entre los siete países líderes en capacidad de generación de energía renovable en el mundo, gracias principalmente al sector de la eólica:

 

Aunque en realidad nos hemos “despistado”, año 2012, 2013, 2014, en las inversiones en el sector de las renovables. Seguimos teniendo la misma capacidad instalada. Se puede comprobar en la siguiente gráfica de IRENA(International Renewable Energy Agency)

capacidad-energia-instalada-espana

Posiblemente hasta aquí, a ninguno de nuestros lectores le sorprendan los datos. Ya sabíamos que somos buenos productores de energía renovables y que, por diferentes causas; crisis, leyes de Autoconsumo y posiblemente otros factores más “ocultos”,  en los últimos años no hemos invertido más, por decir algo. Pero… ¿Qué pasa si al no poder generar más energía renovable, ante la necesidad del consumo,  tiramos del carro de los fósiles?

España y las renovables en el 2015

Aquí entra en juego el último informe de Red Eléctrica Española, la empresa cotizada en el IBEX35 publicaba los datos de cómo hemos cubierto nuestra demanda de electricidad en España en 2015. Donde dos datos destacan con fuerza ante el 2015: Por desgracia, hemos consumido menos renovables y mucho más carbón y gas respecto a 2014.

Aunque en el informe nos indican… “Las energías renovables mantienen un papel destacado en el conjunto de la generación eléctrica pero descienden alrededor de cinco puntos respecto al año anterior condicionadas por la variabilidad de las producciones hidráulica y eólica que este año han registrado descensos del 28,2 % y del 5,3 % respectivamente. No obstante, cabe destacar que la eólica ha sido la tecnología con mayor contribución a la producción total de electricidad peninsular en los meses de febrero y mayo”

Qué sucede cuándo las emisiones de CO2 aumentan

Por factores externos, el clima,  no hemos podido producir más energía en las renovables, el dilema viene que hemos tenido que tirar del consumo de energía fósil, que provocan un aumento de las emisiones de CO2.

Al tener más emisiones de CO2 en el año 2015, tendremos que pagar  más  en derechos de carbono…. ¿Cuánto? Una cifra exacta y con datos encima de la mesa, no podemos acreditarlo pero sí una estimación:

  • Según Greenpeace España: 2015. Tendremos que pagar algo más de 100 millones de euros adicionales en derechos de carbono por las 14 millones de toneladas de CO2 debidas a la entrada masiva de carbón (+22%) y gas (+17%).
  • Según el País: Entre 2008 y 2012 gastó más de 800 millones en comprar derechos de CO2.

El valor de emisiones de carbono se puede consultar anualmente en el periódico El Economista, y cada año aumentan su precio.

Independientemente de si vamos a pagar más o menos. La problemática real de la cuestión, a nuestro entender,  es que los millones de exceso que podamos pagar por el aumento de las emisiones de CO2 asociadas a la generación de eléctrica (Año 2015), se van a desperdiciar, no tienen ningún retorno. Todos estos millones se podían invertir en el 2012, 2013 y 2014 para aumentar la generación de energía renovable.

CO2

Así que, si para el 2015 ya teníamos un disgusto con el abastecimiento energético en cuanto a energías “limpias”, auguramos un 2016 y 2017 en la misma línea. Sea o no por los cambios radicales de clima que estamos sufriendo o por el simple hecho que la sociedad consume cada vez más electricidad.

Aunque este año se favorezca una política energética coherente, cosa que lo dudo visto los movimientos del PP y Ciudadanos los posibles resultados de una producción real de energía no sería a corto plazo. Ya que un nuevo parque o una nueva planta solar no es un proyecto que se ejecute de un día para otro

 

Ahorra en tu factura de la luz
¿Quieres ahorrar en tu factura de la luz? Consigue un descuento de 30€ GRATIS usando el código HOLA30.
Ahorra con energía 100% verde

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *