¿Cómo se pueden reciclar las aguas grises?

tratamiento de aguas grises

Es un hecho ampliamente reconocido que la población mundial está aumentando y, lamentablemente, nuestra forma de vida actual no promueve el consumo responsable de agua. Al contrario, agrava la situación. Si la población continúa creciendo al ritmo actual, llegando a 7.400 millones en la actualidad, se prevé que llegará a 9.200 millones en el año 2050. Esto dará como resultado una demanda sin precedentes de agua potable que será increíblemente alta e insostenible. De hecho, según el informe más reciente de las Naciones Unidas, la asombrosa cifra de 7 mil millones de personas experimentarán escasez de agua en el año 2050. Por ello, surge la pregunta de cómo se pueden reciclar las aguas grises para optimizar el uso del agua.

Por ello, en este artículo vamos a contarte cómo se pueden reciclar las aguas grises y qué se hace con ello.

Reciclaje de aguas grises: una alternativa sostenible

reciclaje de aguas grises

Las aguas grises, como se entiende comúnmente, se refieren a las aguas residuales domésticas producidas en un hogar, abarcando actividades como lavar platos, lavar ropa y usar el baño, excluida el agua del inodoro. Es importante tener en cuenta que las aguas grises contienen una menor cantidad de contaminantes en comparación con las aguas residuales normales, lo que hace que su proceso de tratamiento sea más sencillo.

La reutilización de aguas grises para fines como el riego de jardines o el llenado de cisternas de inodoros tiene un valor significativo en términos de preservación del medio ambiente y conservación de recursos. La depuración de aguas grises no sólo ofrece importantes beneficios medioambientales sino que también conlleva una reducción del consumo, lo que la convierte en una práctica muy ventajosa.

Sin embargo, analicémoslo de una manera más simplificada. En un hogar formado por 4 personas se generan aproximadamente 600 litros de agua al día. Al utilizar aguas grises, podemos reciclar suficiente agua para un año entero para uso sanitario (38.000 litros) y riego diario de jardines (a través de 100 puntos de goteo). Además, aportamos aproximadamente 140.000 litros de agua de alta calidad al medio ambiente.

Beneficios del reciclaje de aguas grises

como se pueden reciclar las aguas grises

Conservación de recursos

Las aguas grises, luego de someterse a un tratamiento adecuado, ofrecen una alternativa viable y eficiente para diversos usos cotidianos que no requieren el uso de agua potable. Estos incluyen, entre otros, descarga de inodoros, irrigación y limpieza. Implementando tecnologías adecuadas es posible reducir el consumo de agua potable en nuestros edificios hasta en un 40%, tal y como recoge la Guía Técnica Española de Recomendaciones para el Reciclaje de Aguas Grises en la Edificación. La versatilidad de las aguas grises tratadas se extiende a una amplia gama de entornos, que incluyen viviendas unifamiliares y multifamiliares, hoteles, centros deportivos, edificios industriales y áreas expansivas.

Reducción de la contaminación

En cuanto a los sistemas de tratamiento para la reutilización de aguas grises, existen varias opciones disponibles, incluyendo métodos físicos, físico-químicos y biológicos. Además, incluso existe la posibilidad de reutilización directa sin tratamiento previo, utilizando dispositivos básicos para recolectar y distribuir las aguas grises a los puntos de uso previstos con un almacenamiento mínimo o nulo.

Ahorro económico

Implantar este hábito en nuestros hogares no requiere de una inversión económica importante y los beneficios son numerosos e inmediatos. De manera similar, la utilización de aguas grises puede conducir a reducciones sustanciales en el consumo de agua dentro del sector industrial, que depende en gran medida de este recurso. En muchos casos, basta con utilizar agua tratada y reciclada para procesos comunes como la limpieza.

Proceso de reciclaje de aguas grises

filtracion de agua

Recolección

La recolección de aguas grises se realiza típicamente en el hogar, en puntos donde se generan aguas residuales no contaminadas por materia fecal, como lavabos, duchas, y lavadoras. Estas aguas son dirigidas a un sistema de recolección separado del agua negra (contaminada por materia fecal), a menudo a través de tuberías adicionales o dispositivos de desviación. Es importante garantizar que estas aguas no se mezclen con las aguas negras para mantener su calidad y facilitar su tratamiento posterior.

Tratamiento

Una vez recolectadas, las aguas grises son sometidas a un proceso de tratamiento para eliminar impurezas y contaminantes que puedan afectar su calidad y seguridad para su reutilización. El tratamiento consta de varias etapas, que incuyen la filtración para eliminar partículas sólidas, la desinfección para eliminar microorganismos patógenos, y la eliminación de compuestos químicos mediante procesos de oxidación avanzada o adsorción. Dependiendo de los estándares de calidad requeridos y del uso previsto del agua reciclada, se pueden emplear diferentes tecnologías y sistemas de tratamiento.

Almacenamiento y distribución

Una vez tratadas, las aguas grises son almacenadas temporalmente en tanques o cisternas específicamente diseñados para este fin. Estos sistemas de almacenamiento incluyen dispositivos de control de calidad del agua para monitorear y mantener su integridad. Posteriormente, el agua reciclada se distribuye para una variedad de usos no potables, como riego de jardines, descarga de inodoros, lavado de vehículos, entre otros. Es fundamental asegurar que el sistema de distribución esté correctamente diseñado y mantenido para evitar la contaminación cruzada con agua potable o agua negra, así como para garantizar la seguridad y eficacia del uso del agua reciclada.

Aplicaciones prácticas del agua gris reciclada

Riego de jardines y paisajismo

El riego de jardines y áreas verdes es una de las aplicaciones más eficaces del agua gris reciclada. Este tipo de agua, tratada adecuadamente para eliminar impurezas y patógenos, puede utilizarse para regar plantas, césped y otros elementos vegetales en jardines residenciales, parques públicos y áreas recreativas. El uso de agua gris en el riego reduce la demanda de agua potable para fines no potables, ayudando a conservar los recursos hídricos y a mantener la vegetación en condiciones óptimas sin comprometer la calidad del paisaje.

Descarga de inodoros

El agua gris reciclada también puede emplearse en sistemas de descarga de inodoros, contribuyendo a reducir el consumo de agua potable en el hogar y en otros entornos comerciales o institucionales. Mediante la instalación de sistemas de plomería dual o equipos de tratamiento específicos, el agua gris tratada se puede utilizar para llenar tanques de inodoros, sustituyendo parcial o totalmente el agua potable que normalmente se utilizaría para este fin.

Lavado de vehículos

El lavado de vehículos es otra aplicación práctica del agua gris reciclada, que puede implementarse en hogares, estaciones de servicio, empresas de lavado de autos y flotas de vehículos comerciales. El agua gris tratada puede utilizarse en sistemas de lavado de alta presión o en sistemas manuales, proporcionando una alternativa sostenible al uso de agua potable para mantener vehículos limpios y en buen estado estético.

Espero que con esta información puedan conocer más sobre cómo se pueden reciclar las aguas grises.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.