Nuevas imágenes muestran que la Gran Barrera de Coral no se está reparando a si misma como debería

Gran Barrera de Coral

Nuevas imágenes de la Gran Barrera de Coral han revelado la extensión real del daño que el cambio climático está produciendo al coral. El sistema de coral mayor del planeta, que llega a los más de 2.200 kilómetros de la costa de Australia, ha sido afectado severamente por el aumento de temperaturas del mar.

En mayo, investigadores encontraron que más de una tercera parte de los corales en las partes centrales y del norte del arrecife había sido destruidos y el 93 por ciento de los arrecifes individuales han sido afectados por una condición llamada como blanqueo del coral, donde las aguas demasiado calientes causan que los corales tomen ese color blanquecino.

Los corales dependen de una relación simbiótica con un tipo de alga tipo protozoo celular, por lo que cuando éstas desaparecen, los corales paran de crecer y paulatinamente van muriendo.

Gran Barrera de Coral

Y es que una nueva investigación muestra que el daño realizado ha empeorado las condiciones para la propia recuperación del propio coral. Amanda McKenzie, CEO de la Australian Climate Council, dijo en el comienzo de año que el arrecife estaba un 110% vivo, pero esa nueva investigación tira por tierra esas palabras. Finalmente tuvo que ser ella misma la que mencionaba como una gran proporción del arrecife ha muerto.

Ella misma dice que la mitad del coral blanquecino que ha estado visitando en un arrecife de 54 kilómetros desde Port Douglas, estaba simplemente muerto. Los corales más delicados han sido los que mayormente se han visto afectados, tal como ocurre con los corales plateados.

También la fauna marina que tiene a estos corales como su entorno de vida, también ha sido afectada como pasa con los peces con menos especies viviendo en ellos.

Los corales blanquecinos que no han muerto pueden llegar a recuperarse, pero otros arrecifes con ese tono pueden llegar a necesitar más de una década para volver a tener su condición inicial.

McKenzie dice que es un claro indicador de lo que está concurriendo ahora mismo con el cambio climático. No es un problema de futuro, si no que sus efectos ahora están siendo desastrosos para el ecosistema, ya que la Gran Barrera de Coral es apreciable desde el espacio.

Te puede interesar

Escribe un comentario