Los robots enviados a Fukushima han muerto

Fukushima

En el otoño del año pasado conocimos que un nuevo robot iba a adentrarse en los reactores nucleares dañados de Fukushima para recoger más información y ayudar en las obras de desmantelamiento de la central nuclear.

Hoy tenemos una noticia un poco desalentadora, ya que los robots enviados para encontrar combustible radiactivo en los reactores nucleares de Fukushima han “muerto”. Un “muero de hielo” subterráneo es la idea para parar el agua subterránea que se convierte en contaminada y todavía ha de ser terminado. Las autoridades no saben como gestionar el agua altamente radiactiva almacenada en una buena cantidad de tanques alrededor del sitio.

Hace cinco años, uno de los peores terremotos de la historia levantó un tsunami en el océano de 10 metros de altura que chocó contra la planta de energía nuclear causando múltiples accidentes nucleares. Cerca de 19.000 personas murieron y 160.000 perdieron sus hogares y vecindarios.

Fukushima

Hoy, tal como estuvimos hablando hace pocos días, la radiación en la planta de Fukushima es todavía tan potente que ha sido imposible entrar para encontrar y retirar los peligrosas barras de combustible fundidas.

Tepco (Tokyo Electric Power Co), el que opera en la planta, ha hecho algunos progresos, como la retirada de cientos de barras de combustible en uno de los edificios dañados. Pero la tecnología necesitada para establecer la localización de las barras de combustible fundidas en los otros tres reactores en la planta no ha sido todavía desarrollada.

Nadie sabe dónde están y es la parte de la planta más peligrosas para los humanos, por lo que Tepco ha desarrollado robots, que pueden nadar bajo agua y evitar ciertos obstáculos en los túneles dañados.

El problema es que según se acercan a los reactores, la radiación destruye su cableado y los “mata” convirtiéndolos en objetos inútiles. Les lleva dos años desarrollar un único robot para cada una de las centrales.

Y el otro grave problema es que los reactores siguen “sangrando” radiación a las aguas subterráneas y a la vez al Océano Pacífico. Esto es así desde hace 5 años y no tiene solución momentánea. Aunque lo que sí que se ha conseguido es que las filtraciones han terminado desde que se construyera un muro alrededor de la línea de costa cerca de donde están los reactores.

No dicen que las filtraciones hayan cesado completamente pero sí que han sido reducidas considerablemente. Esperemos que sea así.

Te puede interesar

Escribe un comentario