Todo lo que debes saber sobre la simbiosis

Parasitismo

Como sabemos, existen diferentes tipos de relaciones entre los seres vivos de todo el planeta. En este mundo existe una gran biodiversidad y, por ello, estos seres vivos tienen que relacionarse entre sí y a la vez con el ecosistema. Una de las relaciones fruto de la interacción que se da entre la ambiente y los seres vivos es la simbiosis. Esta simbiosis es la responsable de que muchas formas de vida puedan existir en los diferentes hábitats.

En este artículo vamos a contarte que es la simbiosis tanto en la ecología como en la biología y qué importancia tiene de cara a la relación de los seres vivos.

Que es la simbiosis

Relaciones entre especies

Podemos decir que la simbiosis es una estrecha relación de convivencia a nivel ecológico entre dos individuos de diferentes especies. Estos individuos comparten el mismo ecosistema y, por lo tanto, están en contacto directo. Ambas especies o tienen un beneficio de la relación que se establece entre una y otra. Los organismos implicados en este tipo de relación se les denomina simbiontes. Estas interacciones fueron denominadas por el botánico alemán Heinrich Anton de Bary en 1879.

Tipos de simbiosis

Simbiosis

Cuando decimos que existe simbiosis entre dos o más especies no siempre tenemos el mismo tipo de interacción. Hay diversos factores que se producen entre los individuos y que hacen que sea imprescindible para la vida. No todos los casos de simbiosis tienen que salir las especies beneficiadas. Al tipo de simbiosis en los que una especie sale perjudicada mientras que otra sale beneficiada. También hay interacciones en las que una especie ni gana ni pierde ningún tipo de beneficio, mientras que la otra si obtiene algo de ello.

En función de los costes y beneficios que tienen las especies implicadas en las interacciones existen estos tipos de simbiosis:

  • Mutualismo: es la que se emplea para reflejar aquella interacción en la que las dos especies implicadas obtienen beneficios.
  • Comensalismo: es el tipo de interacción más extraña de la naturaleza. En este caso, una de las especies se benefician de la otra, aunque no llega perjudicarse puesto que no presenta ningún problema ante la especie huésped. Un claro ejemplo de Comensalismo es el que se daba entre las personas y los pájaros. Concretamente, cuando los seres humanos dejamos migas de pan sobre una superficie y los pájaros aprovechan ese alimento. En este caso, nosotros ni ganamos ni perdemos pero los pájaros obtienen alimento y, por tanto, un beneficio.
  • Parasitismo: en este tipo de relación una de las especies es denominada parásito. Es la que se beneficiaba a costa de la otra especie que es perjudicada. Uno de los ejemplos más fáciles de entender son los parásitos que atacan a las plantas.

Otro de los factores por los que existen distintos tipos de simbiosis es atendiendo a la cómo es la relación espacial entre los dos organismos simbiontes, esto es, si uno de los simbiontes vive en el interior o no del otro. Atendiendo a estos factores tenemos los siguientes tipos:

  • Endosimbiosis: si el organismo vive en el interior de las células del otro simbionte o en los huecos que hay entre ellas.
  • Ectosimbiosis: este caso se da cuando el simbionte es capaz de sobrevivir en el exterior del otro. Por ejemplo, se puede encontrar en la superficie de las glándulas, en el tubo digestivo o externamente sobre su cuerpo. Las pulgas son un claro ejemplo de la ectosimbiosis.

Importancia de las interacciones

Como hemos mencionado antes, algunas de las relaciones que existen entre los seres vivos son indispensables para el desarrollo de la vida. Para ver mejor el grado de importancia que tienen estas relaciones hay que mirar el factor temporal. Esto es, si las relaciones entre los seres vivos son temporales o permanentes. Las temporales son las que se dan durante periodos de adaptación o de cambios en las variables ambientales. Las permanentes son las necesarias para que ambas especies puedan sobrevivir en el mismo ecosistema.

Según la forma en la que se haya establecido la relación entre ambas especies se puede distinguir entre relaciones simbióticas de transmisión vertical (estas relaciones se dan cuando los simbionte se transmiten a la descendencia) o las relaciones simbióticas de transmisión horizontal (ocurren cuando el organismo anfitrión obtiene un simbionte del medioambiente generación tras generación).

Son muchas las especies y pueden sobrevivir gracias a la simbiosis. Consideramos que la simbiosis funcional común potenciador de la evolución de estas especies. Esto se debe a que son capaces de poder desarrollar un nuevo modo de vida y adaptarse a las condiciones de cada ecosistema. Vamos a poner algunos ejemplos para que quede todo más claro

  • Hormigas y pulgones: algunas especies de hormigas tienen la función de proteger a los rebaños de pulgones y a cambio les facilitan la comida. Esta es una relación de mutualismo, ya que ambas especies o tienen un beneficio de la interacción.
  • Hormigas y acacias: algunas especies de hormigas protegen a las acacias de algunos parásitos o herbívoros. A cambio la acacia proporciona refugio y alimento a las hormigas. Es otra relación de mutuales.
  • Cocodrilos y chorlitos: esta relación es bastante conocida ya que los cocodrilos tienen 80 dientes en sus mandíbulas. Estos dientes son sustituidos unas tres veces al año y los restos de comida que se quedan entre dientes pueden ocasionar serios problemas de infección. Para que esto no ocurra los chorlitos se encargan de limpiarle los restos de alimento entre los dientes. De esta forma ambas especies obtienen un beneficio de la interacción.
  • Tiburones y rémoras: antes hemos mencionado que el comensalismo es el tipo de relación de simbiosis más extraño en la naturaleza. Este es el claro ejemplo de comensalismo. Mientras los tiburones van navegando las rémoras lo acompañan a su alrededor. De esta forma, obtienen de ellos la protección y el alimento procedente de los restos de comida que no ingieren. La presencia de las rémoras para los tiburones es algo indiferente.

Como pueden ver, existen numerosos tipos de relaciones entre especies en los ecosistemas. Gracias a la simbiosis muchas especies pueden sobrevivir y adaptarse a las condiciones de los ecosistemas. Espero que con esta información puedan saber más sobre la naturaleza en la que vivimos.

Ahorra en tu factura de la luz
¿Quieres ahorrar en tu factura de la luz? Consigue un descuento de 30€ GRATIS usando el código HOLA30.
Ahorra con energía 100% verde

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.