Sonidos de la naturaleza

Sonidos de la naturaleza y salud

Seguramente alguna vez te has puesto para poder concentrarte en los estudios o para relajarte sonidos de la naturaleza. Se trata de aquellos sonidos de los que no interfiere ningún elemento humano ya sean voces, ruidos de coches, industrias, tecnología, etc. Los sonidos de naturaleza pueden llegar a ser muy reconfortantes y nos ayudan a poder relajarnos en un entorno más adecuado para nuestro entorno mental.

¿Por qué nos gustan tanto los sonidos de naturaleza? En este artículo te hablamos sobre ello.

Qué son los sonidos de la naturaleza

Sonidos de la naturaleza

Los sonidos de naturaleza son aquellos que provienen de los ecosistemas naturales en los que no intervienen el ser humano. Por ejemplo, tenemos el canto de los pájaros, los arrullos, la lluvia, el ruido del sendero forestal, el crepitar de una moderada, las olas rompiendo en la orilla de la playa, el correr de un riachuelo, etc. Existen numerosos ejemplos sobre los sonidos de naturaleza que buscamos para poder relajarnos de manera eficaz.

Existen numerosos estudios que señalan que los sonidos de la naturaleza son beneficiosos para el ser humano y su tranquilidad. Suelen ser sonidos que son agradables, nos calmado y renuevan la mente. Hay personas que también les gusta escuchar las tormentas, el desasosiego que provoca un viento huracanado y otros sonidos más violentos. Se puede decir que la naturaleza es una banda sonora de inyección de vida.

A la pregunta de por qué son agradables estos sonidos, la ciencia intenta buscar respuestas. Se ha podido encontrar tras numerosos estudios que el placer de sumergirse en un entorno acústico verde ya sea física o virtualmente mediante una grabación sonora y en efecto saludables a corto y largo plazo. Los sonidos de la naturaleza pueden ayudar a combatir el estrés, ayudan a concentrarse y no transmiten sentimientos de alegría y felicidad a un nivel consciente y también del subconsciente.

Sonidos agradables

Los ecosistemas naturales generan sonidos únicos. Cada sonido varía en función del tipo de ecosistema y de los seres vivos que habitan en él. Las fases lunares, estaciones del año y otros factores también influyen en los sonidos de la naturaleza. Dependiendo de la época del año la que nos encontremos un ecosistema natural puede ofrecer ciertos sonidos debido a la presencia de ciertos animales. Lo mismo ocurre con la vegetación. Dependiendo de la densidad de vegetación que existe en un lugar, el sonido procedente del movimiento de las hojas y ramas a causa del viento será diferente.

También lo hace el eco y la reverberación. Dependiendo de la densidad de árboles y de la morfología de los mismos, el sonido también será diferente. No es lo mismo el sonido que pueda hacer el viento en un matorral una sabana desértica que en un bosque de caducifolio. La atmósfera saludable y agradable que crea el sonido de la naturaleza hace que nos sintamos integrados de modo casi no pico en un entorno saludable.

Al igual que a mucha gente le puede reconfortar abrazar a un árbol, escuchar estos sonidos puede normalizar funciones orgánicas y nos transmite al mismo tiempo una dosis de energía, llegando a mejorar nuestra salud física y mental. Muchos estudios y expertos estudian este eco que es el latir de la vida. Resulta que tiene numerosos beneficios que incluso pueden llegar a ser terapéuticos en muchos momentos. La música de la naturaleza, como dicen muchos expertos, incide directamente sobre nuestros sentimientos y emociones. Una musicóloga e investigadora conocida en el año 1989 hizo un estudio que decía que los sonidos de la naturaleza estimula nuestros niveles de energía y es capaz de poder estabilizar nuestro campo emocional. De hecho, se han podido obtener numerosos resultados positivos sobre la experiencia de la utilidad de sonidos de naturaleza en personas enfermas o recién nacidos.

Sonidos de la naturaleza y salud

Dado que estos sonidos son muy agradables, con tan sólo escuchar el sonido de las olas o el sonido de los bosques durante 12-15 minutos una hora antes de dormir, está demostrado que mejora la calidad del sueño. Y es que el ser humano se ha desarrollado en entornos naturales desde su aparición en los primeros homínidos. No podemos evitar nuestros orígenes prehistóricos en los que hemos habitado en ecosistemas naturales durante todo el tiempo.

Con las urbanizaciones y el éxodo rural hemos normalizado que el ser humano tiene que habitar en ambientes artificiales. Esto aún no lo concibe nuestra genética que prefiere los sonidos naturales antes que los artificiales. Existen numerosas consecuencias de la contaminación acústica de las ciudades más urbanizadas del mundo. Consecuencias psicológicas, nerviosas y otros trastornos de estrés producidos por el exceso de ruido en la ciudades. Sin embargo, los sonidos de la naturaleza tiene la capacidad de poder beneficiar nuestra salud a largo y corto plazo.

Hay un estudio que corrobora que los sonidos de la naturaleza y la música relajante y disminuye la influencia de la depresión en una persona en un porcentaje de entre el 20-25%. Tanto para hacer masajes, gimnasia o meditación tibetana los sonidos de naturaleza pueden ayudar a crear un ambiente más agradable y adecuado para obtener mejores resultados.

Lo principal es escuchar los sonidos que han tenido nuestros antepasados y que nuestra genética está preparada para asimilar. A nadie le agrada el sonido de un avión al aterrizar cual despegar, pero seguramente les encantará el sonido de romper de las olas o de los pájaros cantando. Hoy en día existen numerosas aplicaciones móviles y videos que ayudan a poder tener sonidos de naturaleza para poder concentrarse a la hora de estudiar o realizar actividades menos estresantes.

El estrés es uno de los problemas más grandes en el sector urbano dado que el trabajo, las obligaciones y las prisas del día a día puede provocar algo de ansiedad en las personas. Lo principal es escuchar a nuestro cuerpo ya que los sonidos agradables como el mar o el canto de los pájaros puede ayudarnos a calmar nuestros nervios.

Espero que con esta información puedan conocer más acerca de los sonidos de naturaleza y la importancia que tienen para beneficiar en nuestra salud.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.