Sequía en Cataluña

reduccion de pantanos

Las recientes condiciones meteorológicas en Cataluña han generado preocupación debido a una significativa escasez de precipitaciones. Ante esta situación, el Gobierno de la Generalitat declaró el estado de emergencia por sequía el 1 de febrero, al caer las reservas de agua por debajo del umbral crítico de 100 hectómetros cúbicos (hm³).

En este artículo vamos a contarte todo lo que necesita saber sobre la situación actual de la sequía en Cataluña.

Recuperación de las reservas hídricas

sequia cataluña

Las recientes lluvias han permitido mejorar la situación. Hace unas semanas, el Govern decidió poner fin a la fase de emergencia en el sistema Ter-Llobregat, que suministra agua a unos seis millones de personas en el área metropolitana de Barcelona y parte de Girona. Esto permitió suavizar las restricciones gracias a un mes de mayo excepcionalmente lluvioso, lo que generó un optimismo cauteloso entre los expertos.

A medida que la tormenta atlántica y la Depresión Aislada en Niveles Altos (DANA) se disiparon, Cataluña experimentó un resurgimiento de las precipitaciones en muchas regiones. La Agencia Catalana del Agua (ACA) informó que, al 2 de junio, las cuencas internas alcanzaron una capacidad hídrica del 30,46%, con una reserva de 211,55 hm³.

Las lluvias de principios de mayo han aliviado la presión sobre las reservas de agua. En consecuencia, la Comisión Interdepartamental de Sequía acordó levantar el estado de alarma en la zona de Ter-Llobregat. Aunque los niveles de agua en los embalses aún no son ideales (actualmente en el 25,4%), han mostrado una tendencia positiva en comparación con las cifras de marzo (15%). David Mascort, ministro de Acción Climática, Alimentación y Agenda Rural, explicó que volver al escenario normal permitirá conservar agua con mayor flexibilidad, sin las medidas más restrictivas. La propuesta se implementó oficialmente el 13 de mayo tras su publicación en el Diario Oficial de la Generalitat de Cataluña.

Medidas excepcionales y restricciones

sequia en cataluña

El comunicado oficial de la ACA destacó el esfuerzo colectivo de la sociedad y el sector agrario. Estos esfuerzos, junto con condiciones climáticas favorables como el deshielo primaveral y el aumento de las precipitaciones, han permitido la transición del estado de emergencia a uno menos restrictivo.

Cada municipio afectado debe incorporar medidas específicas de ahorro en sus planes. Durante la fase de emergencia, se permitió un límite de consumo diario de 200 litros por residente, que ahora se ha incrementado a 230 litros. En cuanto a fines recreativos, el consumo de agua en zonas urbanas se ha reducido en un 15%, y el riego ha sufrido una reducción del 50%.

Para los usuarios industriales, el consumo de agua se ha reducido un 15%, una mejora respecto a la fase de emergencia, donde la reducción fue del 25%. Los usuarios del sector agrícola enfrentan una reducción del 40%, comparado con el 80% durante la emergencia. El uso de agua para fines ganaderos se ha reducido en un 30%. Además, existe la posibilidad de implementar medidas más flexibles presentando un Plan de Ahorro a la ACA.

En la situación actual, el riego se permite solo en casos específicos, como la supervivencia de árboles y plantas mediante sistemas de goteo o regaderas. El riego de césped está limitado a campos deportivos para deportes federados. Se prohíbe el uso de agua potable para limpiar áreas urbanas.

Preparativos para el verano

pantano seco

Cataluña enfrenta una grave sequía con la llegada del verano. En enero de 2024, la región sufrió la sequía más severa de su historia, lo que llevó a la ACA a declarar un escenario de emergencia en el sistema de embalses de Ter-Llobregat, afectando a 202 municipios.

A pesar de la mejora en la situación, la Comisión Interdepartamental sobre la Sequía se mantiene cautelosa. El verano implica un aumento del consumo de agua debido al uso en piscinas, duchas públicas y riego, exacerbado por el turismo. En previsión de esta situación, la ACA ha prohibido llenar piscinas personales, permitiendo solo el llenado parcial o inicial de piscinas públicas o privadas con sistema de recirculación de agua. La limpieza de vehículos se permite solo in situ.

Una novedad significativa para 2024 es el Plan Especial Sequía, que establece un límite de consumo igualitario tanto para residentes como para visitantes. Según datos del asesor del CIS, en mayo de 2023 los embalses representaban el 65% del consumo de agua, cifra que ahora se ha reducido al 50%. Con esta información, Cataluña se prepara para afrontar la próxima sequía del verano con un plan bien estructurado para evitar superar récords anteriores.

Los pantanos de la cuenca endorreica siguen aumentando de manera constante, ayudados principalmente por las fuertes lluvias generalizadas caídas a finales de abril y los frecuentes aguaceros en mayo. Recordemos que el último gran temporal es muy importante: el lunes 29 de abril fue el día más lluvioso en conjunto en Cataluña desde el 23 de noviembre de 2021. Tras un largo periodo de tiempo, el embalse ha alcanzado una cifra del 30% de su capacidad con un volumen acumulado de más de 205 hm3, una cifra no vista desde principios de julio del año pasado y que ha aumentado considerablemente debido a los recientes fuertes temporales en el principal fuente. Las reservas seguirán aumentando en los próximos días. Los caudales de los ríos siguen siendo buenos y se esperan lluvias irregulares durante los próximos días en los Pirineos y Pirineos orientales.

2023 es el más severo de los tres años de sequía. Según cálculos del ARA a partir de datos de 140 estaciones de Meteocat y tomando como referencia el periodo 2009-2020, el déficit de precipitaciones de Cataluña alcanza el 31% en 2023, muy por encima del 21% de 2022 y del 15% de 2021, hay que aclararlo. Estos datos no serán coherentes con los oficiales de Meteocat, lo que hace que los cálculos utilicen un número diferente de sitios y utilicen un período de referencia más largo.

A mediados de noviembre, las reservas en la cuenca interior habían caído por debajo del mínimo histórico de 1989. Cabe recordar que los recursos existentes como plantas desalinizadoras y agua reciclada no existían en ese momento, lo que indica que la gravedad de esta sequía no tenía precedentes.

En 2024 comenzó una gran racha de lluvias, nada grave, pero que dejó un buen registro en Ponant, siendo enero el mes más lluvioso desde la pasada primavera. Pero las cosas mejoraron en marzo, con algunas lluvias y nevadas más generalizadas. La guinda del pastel fue una racha de lluvias a finales de abril que supuso un buen golpe a la sequía, aunque como estamos sufriendo una grave escasez de agua todavía queda mucho por hacer y mucha lluvia por venir.

Espero que con esta información puedan conocer más sobre la situación actual de sequía en Cataluña.


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.