¿Qué medidas podemos tomar para disminuir la contaminación lumínica?

contaminacion luminica

La excesiva dispersión de la luz emitida por fuentes artificiales hacia la atmósfera, conocida como contaminación lumínica, intensifica el brillo del cielo nocturno y oscurece la visibilidad de las estrellas, entre otras cuestiones. La contaminación lumínica tiene implicaciones más importantes de lo que comúnmente se reconoce. Si bien es cierto que los organismos han adaptado sus ritmos biológicos a los ciclos astronómicos, como la alternancia natural entre el día y la noche, parece que los humanos han vuelto a alterar este equilibrio y han puesto en peligro estos biorritmos, borrando efectivamente el concepto de noche. Es evidente que la contaminación lumínica afecta profundamente a todos los seres vivos, incluidos nosotros mismos.

Por ello, en este artículo vamos a ver qué medidas podemos tomar para disminuir la contaminación lumínica y qué consecuencias tiene.

Contaminación lumínica qué es

bombillas en las calles

La contaminación lumínica se refiere a la presencia de luz artificial excesiva o intrusiva que altera la oscuridad natural del cielo nocturno. La dispersión del exceso de luz emitida por fuentes de luz artificiales en la atmósfera es lo que constituye contaminación lumínica. Como resultado, la luminosidad del cielo nocturno aumenta. Este aumento de brillo es un resultado directo de la reflexión y curvatura de la luz cuando interactúa con las partículas presentes en nuestra atmósfera.

La disminución de la visibilidad de los cuerpos celestes en el cielo nocturno suele deberse a una iluminación de mala calidad, lo que comúnmente se conoce como contaminación lumínica.

La cuestión de la contaminación lumínica abarca una serie de problemas que surgen del uso inadecuado de la luz artificial, a menudo con fines innecesarios, lo que resulta tanto en un desperdicio energético como económico.

Si bien es innegable que la iluminación ofrece numerosos beneficios, incluida la mejora de la seguridad, la facilitación del tráfico y la atención a lugares específicos, es importante reconocer los importantes inconvenientes y gastos asociados con ella. El objetivo no es erradicar estas fuentes de iluminación, sino lograr un equilibrio armonioso que priorice la preservación de nuestro medio ambiente.

Por lo tanto, es razonable suponer que las áreas con un exceso de iluminación artificial, como las bulliciosas áreas metropolitanas, son más propensas a experimentar una contaminación lumínica amplificada. Esto puede atribuirse al hecho de que la implementación de estas luces está impulsada principalmente por consideraciones estéticas más que por practicidad, descuidando a menudo las posibles consecuencias que pueden conllevar.

Medidas para disminuir la contaminación lumínica

forma de iluminar la calle

Iluminar de arriba hacia abajo

Es necesario orientar adecuadamente las fuentes de luz para que iluminen solo las áreas necesarias, evitando la dispersión de luz hacia el cielo y los espacios no deseados.

Usar luces de bajo consumo

Otra medida para reducir la contaminación lumínica es usar tecnologías de iluminación eficientes, como luces LED de espectro adecuado y con control de intensidad, puede reducir significativamente la cantidad de luz emitida hacia el cielo y los lados, sin comprometer la seguridad ni la visibilidad.

Emplear temporizadores

También se pueden implementar sistemas de apagado automático o de control de horarios para las luces en lugares como calles, edificios y parques, de manera que se reduzca la iluminación cuando no sea necesaria, como durante la madrugada o en áreas con poca actividad.

Poner lámparas solares en el exterior

Las lámparas solares son una buena alternativa para reducir el consumo energético y la contaminación lumínica. Estas lámparas reúnen la energía solar durante el día y emite una luz mucho más pequeña durante la noche. Esta no es suficiente para girar a las personas durante la noche, pero sin llegar a provocar contaminación lumínica.

Elegir colores blancos y fríos para la luz

Se pueden tener un diseño urbano sostenible. Para ello, hay que integrar consideraciones de iluminación en el diseño urbano y arquitectónico, favoreciendo el uso de diseños que minimicen la emisión de luz hacia el cielo y promuevan el uso eficiente de la energía.

Consecuencias de la contaminación lumínica

contaminacion en ciudades

El impacto principal e inmediato de la contaminación lumínica es el deterioro del cielo nocturno y su disminución de visibilidad. En niveles elevados, el cielo nocturno adquiere un tinte rojizo o anaranjado. Sin embargo, las repercusiones de esta forma particular de contaminación van más allá de una sola consecuencia. Hay varios otros que merecen atención, incluidos los siguientes:

Consecuencias económicas

Las repercusiones económicas de la contaminación lumínica van más allá de la energía desperdiciada en ella. También implica la explotación de los recursos naturales necesarios para sostenerla, colocando una vez más la carga sobre la naturaleza para satisfacer nuestros deseos. El proceso productivo es responsable de generar mayores cantidades de residuos, provocando cambios climáticos como consecuencia del consumo excesivo de energía.

Altera el ritmo de las especies

Al alterar los ritmos inherentes de numerosas especies, induce cambios en sus patrones de actividad y descanso. Esta alteración de los biorritmos puede provocar diversos síntomas como fatiga, insomnio y ansiedad. Además, tiene un profundo impacto en el delicado equilibrio de las cadenas alimentarias de las que forman parte las criaturas nocturnas, ya que perjudica sus habilidades de caza y, posteriormente, afecta su dieta.

Deslumbramiento y fatiga visual

La exposición prolongada a fuentes de luz brillante durante la noche puede causar deslumbramiento y fatiga visual en las personas, lo que puede dificultar la visión y aumentar el riesgo de accidentes, especialmente al conducir.

Impacto en la salud humana

La contaminación lumínica también puede tener efectos negativos en la salud humana, incluyendo trastornos del sueño, alteraciones en los ritmos circadianos, aumento del estrés y riesgo de enfermedades como la obesidad, la diabetes y los trastornos del estado de ánimo.

Deterioro del cielo nocturno

El brillo excesivo de las luces artificiales en áreas urbanas dificulta la observación del cielo nocturno y afecta la calidad de la astronomía amateur y profesional. Además, reduce la visibilidad de estrellas, planetas y otros objetos celestes, disminuyendo así la conexión cultural y espiritual que muchas personas tienen con el cosmos.

Desperdicio de energía

La iluminación mal diseñada y excesiva conlleva un desperdicio significativo de energía, ya que gran parte de la luz emitida se dispersa en direcciones no deseadas en lugar de iluminar áreas útiles. Esto contribuye al aumento de la demanda energética y a la emisión de gases de efecto invernadero.

Espero que con esta información puedan conocer más sobre qué medidas se puede tomar para reducir la contaminación lumínica.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.