Qué es un producto biodegradable

Seguramente has escuchado alguna vez sobre la existencia de algún producto biodegradable. Se relaciona normalmente con la reducción del impacto ambiental por contaminación, residuos y daños a la flora y fauna. Por ello, hoy vamos a entrar a fondo sobre este tema y a comentar los aspectos más importantes que tienen los productos biodegradables.

¿Quieres saber lo que son y qué importancia tienen para el buen estado de la conservación del medioambiente? En este post te lo contamos todo, sigue leyendo.

Qué es un producto biodegradable

Tenemos que saber bien qué significa este concepto si queremos conocer que impactos tiene en el medioambiente y cómo podemos potenciar esta clase de productos. Se trata de aquel producto compuesto de materiales que son capaces de ser descompuestos por organismos biológicos como lo son bacterias, hongos y algas. Estos productos se degradan en un entorno favorable de luz, humedad, oxígeno y temperaturas necesarias. Se da como resultado la simplificación química y bioquímica de las moléculas y así es como se mineraliza el carbono que contienen en forma de CO2.

De una forma más sencilla de contar, se puede decir que todo producto desechado en la naturaleza se degradará por sí sólo. Aunque lleven más o menos tiempo degradarse, todos los productos acaban haciéndolo. Por ejemplo, el plástico es uno de los productos con una tasa de degradación más pequeña. Si tiras una bolsa de plástico en cualquier entorno natural, tendrás que esperar miles de años para que se degrade por completo. Imaginaos entonces el daño tan fuerte que están haciendo las emisiones de bolsas de plástico incontroladas.

La descomposición más común que hay de cualquier tipo de producto se realiza mediante las bacterias. Existen muchos tipos de bacterias con una gran tasa de asimilación de nutrientes que se traduce en una biodegradación del producto. Este concepto de biodegradabilidad es muy utilizado en el mundo de la ecología y el reciclaje para poder conocer el tiempo de degradación de cada uno.

Es así como se gestionan gran parte de los residuos orgánicos. Por ejemplo, si contamos con un rollo de papel o una bolsa de plástico, podemos comparar su degradación y ver que el papel en varias semanas ya está degradado mientras que la bolsa de plástico tarda miles de años.

Aceleración de la biodegradación

Industrialmente se puede explotar la biodegradación de los productos para generar energía. Es importante conocer cuánto tiempo tarda cada elemento en descomponerse ya que nos puede servir como nuevo producto. Lo primero es poder tratarlos para la elaboración de compost. Son muchos los vertederos que están hasta arriba y toda la fracción orgánica bien separada que pueda servir de compost puede ayudar a reducir el volumen de residuos del vertedero, además de ayudar en la agricultura.

Gracias a los compuestos orgánicos de las viviendas como restos de comida, podas de jardín, etc. Se puede fabricar un compost mediante el proceso de biodegradación. Este compost tiene gran calidad y posee una buena cantidad de minerales para que el suelo pueda estar más fertilizado y producir mejor.

Esta es una de las formas en las que los productos biodegradables pueden ser utilizados y reincorporados al ciclo de vida de los productos. Gracias a la actividad fotosintética de las plantas y algas y el sol, el dióxido de carbono presente en la atmósfera se va eliminando para poder sintetizar azúcares y otras sustancias que se emplean para crecer.

Cuando un organismo muere, los microorganismos que existen alrededor en todo el entorno se alimentan del material orgánico y con el proceso de biodegradación van liberando agua y dióxido de carbono a la atmósfera.

Si queremos acelerar el proceso de degradación debemos conocer bien las bacterias que actúan y el entorno más factible en cada caso para que la biodegradación se haga con mayor celeridad. Además, cada residuo orgánico posee un tiempo que necesita para degradarse por completo. En ambientes más fríos y secos los procesos de degradación son más lentos. Lo ideal es concentrar todo lo biodegradable en un lugar cálido y húmedo. De esta idea surgen los biodigestores.

Ventajas y desventajas de lo biodegradable

Los materiales biodegradables pueden tener una gran ventaja para minimizar los impactos de la contaminación del ser humano en el medioambiente. Vamos a señalar algunas de las ventajas principales.

  • Son productos que se consumen rápidamente. Al ser biodegradables, la propia naturaleza lo va degradando de manera continua. Esto ayuda a que no se contaminen los suelos, ríos o vertederos en exceso. Es así como evitamos que la basura se agolpe y vaya provocando impactos.
  • Reducen las emisiones de dióxido de carbono. Durante la producción de bioplásticos se emiten gases como el CO2, pero es mínima comparado con el proceso de fabricación de los plásticos comunes.
  • Consumen menos energía. Al fabricarse con materiales biodegradables requieren menos energía y no requieren combustibles fósiles para su fabricación. Al necesitar menor energía y materiales en su fabricación se pueden producir a mayor escala.
  • También son reciclables (véase Símbolos del reciclaje). Al igual que los plásticos convencionales, estos se pueden reciclar para dar de nuevo productos al ciclo de vida útil. No contienen ningún tipo de químico, toxinas en comparación de otro tipos de plásticos.
  • Necesidad de compost. En la agricultura hay una gran demanda de compost como fertilizante. Este compost no contamina el suelo al igual que otros fertilizantes nitrogenados ni las aguas subterráneas.

Entre las desventajas que nos encontramos tenemos los problemas que pueden tener en la ingeniería y el posible riesgo de contaminación fruto de una mala separación de residuos. Si los bioplásticos se separan con el resto de plásticos comunes se pueden mezclar y dejar de ser útiles. Además, contaminarán en exceso. Y es que son muchas las personas que no saben diferenciar bien entre bioplásticos y plásticos convencionales.

Daño de los residuos no degradables

Hemos mencionado las ventajas que lo biodegradable. Ahora vamos a comentar los daños que provocan los que no se degradan en el medioambiente. Los plásticos son los productos más longevos y abundantes de toda la tierra. Se han encontrado plásticos en aguas de todo el mundo. Sus partículas se van disgregando hasta formar parte de nuestra cadena alimentaria.

Como pueden ver, lo biodegradable es necesario potenciarlo si queremos mejorar nuestro medioambiente y salud.

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print
Ahorra en tu factura de la luz
¿Quieres ahorrar en tu factura de la luz? Consigue un descuento de 30€ GRATIS usando el código HOLA30.
Ahorra con energía 100% verde

Categorías

Reciclaje

Graduado en Ciencias Ambientales y Máster en Educación Ambiental por Universidad de Málaga. Mi objetivo es dar a conocer toda la información de medioambiente a los lectores de manera sencilla, clara y entretenida para que se aprendan los valores de la naturaleza y la necesidad de preservarla.

Un comentario

  1.   ojhg dijo

    dfajklñjaijkfeiihjiobhdjesñ

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.