¿Por qué es importante proteger a la posidonia oceánica?

la posidonia oceánica son fanerógamas marinas

La posidonia oceánica es muy conocida por su función en las costas y por su estado de amenaza. Existen muchas personas que conocen o han oído hablar de la posidonia oceánica, pero no saben por qué exactamente es tan importante y qué función tienen.

Una de las primeras cosas que se debe de saber sobre la posidonia oceánica es a saber distinguirla de las algas marinas. La posidonia no es un alga, es una planta submarina. Dispone de frutos, flores, hojas, tallo y raíces como una planta normal. ¿Quieres saber entonces por qué es tan importante preservarla?

La posidonia oceánica

la posidonia oceánica hace aumentar la diversidad del lugar donde vive

La posidonia oceánica es una planta submarina que florece en otoño y proporciona unos frutos conocidos como “aceitunas de mar”. Es una planta fotófila, es decir, necesita la luz solar aún estando bajo agua para realizar la fotosíntesis. Además, la posidonia se distribuye en los mares formando praderas de fanerógamas marinas.

Una de las funciones que tiene la posidonia es la de ser un buen indicador de aguas limpias, puesto que sólo vive en aguas que estén puras. No resisten muy bien lugares contaminados, no oxigenados, con mucha turbidez o con exceso de materia orgánica. Es una planta endémica del Mediterráneo declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en reconocimiento a sus múltiples beneficios para el medio ambiente.

Importancia de la posidonia oceánica

Gracias a la posidonia se reduce la erosión en las costas

Una de las principales funciones que aportan las praderas de fanerógamas marinas son proporcionar biomasa y oxígeno para generar hábitats idóneos para la supervivencia de muchas especies. Por ende, si la posidonia contribuye a la supervivencia de muchas especies, las costas en las que se encuentran estas fanerógamas aumentan su diversidad. Un ecosistema con una abundante diversidad de especies es mucho menos vulnerable a los impactos que se puedan producir sobre él.

Otra de las principales funciones de la posidonia es la de reducir la erosión que sufren las playas. Lo hacen reduciendo la cantidad de sedimentos que llegan con las olas atrapándolos a lo largo de las praderas. Además, forman barreras contra el oleaje. Las praderas generan entre 4 y 20 litros de oxígeno diarios por cada metro cuadrado, constituyendo una de las fuentes de oxigenación más importantes del Mediterráneo. Parte de este oxígeno es difundido a la atmósfera terrestre durante los períodos de máxima productividad.

Si nos ponemos a cuantificar la cantidad de especies que sobreviven gracias a las praderas de posidonia, tenemos unas 400 especies vegetales y unas 1.000 especies animales. Todos estos seres vivos tiene su hábitat en las praderas de posidonia. Por lo tanto, la conservación de estas praderas es de vital importancia si queremos conservar el resto de especies agregadas. Las praderas también son una buena zona de reproducción para animales como esponjas, estrellas de mar, moluscos, centenares de peces, caballitos de mar, etc.

Muchas de las especies que se reproducen en las praderas de posidonia tienen gran interés comercial, por lo que su destrucción conllevaría a graves problemas en la economía local que vive de la pesca. El turismo de buceo perdería bastante importancia también con la destrucción de las praderas de posidonia. Se estima que los beneficios económicos que producen las praderas se encuentran en 14.000 euros por hectárea y año.

¿Qué afecta a la posidonia oceánica?

la posidonia está en peligro

La degradación de las praderas está siendo muy rápida debido a los impactos que generamos el ser humano en ellas. Impactos como la contaminación de los fondos, el exceso de materia orgánica (que influye en el correcto crecimiento de la planta) y el calentamiento de las aguas del Mediterráneo provocado por el cambio climático son algunos de los efectos que destruyen a las praderas de posidonia. Después de un verano caluroso, la tasa mortalidad es tan grande que las pérdidas no se pueden compensar con el crecimiento, que es sumamente lento.

Una de las acciones del ser humano que más destruyen a las praderas de posidonia es la pesca ilegal de arrastre. También destruyen las praderas los dragados, los vertidos, los restos que produce la acuicultura, las construcciones en las costas, las algas invasoras, etc.

Como podéis ver, esta planta es demasiado útil como para no protegerla.

Ahorra en tu factura de la luz
¿Quieres ahorrar en tu factura de la luz? Consigue un descuento de 30€ GRATIS usando el código HOLA30.
Ahorra con energía 100% verde

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *