Permacultura: todo lo que debes saber

permacultura

El principal objetivo de la agricultura sostenible es cultivar la tierra respetando el ecosistema natural y su propia supervivencia. Dentro de este amplio campo de investigación que ha surgido como respuesta al desarrollo intensivo y su impacto ambiental, existen varios modelos para producir de forma alternativa y sostenible: agricultura ecológica, agricultura biodinámica, agricultura integrada y permacultura.

En este artículo vamos hablar sobre qué es la permacultura, cuáles son sus características, beneficios e importancia.

Qué es la permacultura

cultivos sostenibles

La permacultura es un sistema basado en un fuerte principio: diseñar granjas de una manera que respete los ecosistemas naturales. El término permacultura, que incluye los términos ingleses permanent y culture, define muy bien esta filosofía y sus implicaciones en diferentes aspectos sociales más allá del propio desarrollo agrícola, como el diseño, la ingeniería, la gestión de recursos, etc. Es una evolución del término principal y original: permacultura.

La permacultura es sostenible, eficiente y eficaz porque requiere una relación casi simbiótica entre el agricultor y la tierra. Como tal, debe adherirse a un conjunto de principios para ejecutar el modelo correctamente, algunos de los cuales son:

  • Observa la naturaleza y aprende cómo se comportan.
  • Cosechar energía renovable y almacenarla.
  • Producir fruta de forma sostenible.
  • Generar menos residuos.

Los beneficios de la permacultura

La permacultura tiene por tanto importantes ventajas frente a otros modelos de desarrollo territorial y se caracteriza por ser sostenible, eficaz y eficiente:

  • Alternativa a la agricultura industrial
  • Permite la propiedad permanente de la tierra cultivable
  • Restauración de suelos degradados
  • Reducir la contaminación
  • Producir alimentos orgánicos saludables
  • Facilita la reforestación, la cooperación, el autoabastecimiento y la solidaridad entre los agricultores
  • Propone un uso eficiente de la energía y responsable del aire, el agua, el suelo…

Algo de historia

que es la permacultura

A fines de la década de 1920, Joseph Russell Smith acuñó el término «permacultura» en un libro sobre plantación de árboles, en el que proponía intentar combinarlo con otros cultivos. Este primer paso inspiró a muchos agricultores que comenzaron a practicarlo incluso en Japón, como Toyohiko Kagawa, quien fue pionero en Japón durante la siguiente década. La publicación también generó nuevas investigaciones sobre sus beneficios para la gestión del suministro y la distribución de agua.

Pero no fue hasta la década de 1970 que explotó la permacultura. Lo hizo en Australia, donde el Dr. Bill Morrison y David Holmgren desarrollaron su idea de un sistema agrícola para contrarrestar los métodos agresivos establecidos tras la Segunda Guerra Mundial. Desde entonces, sus puntos de vista se han plasmado en muchos manuales, ampliando y generando un debate muy necesario en el sector agrícola.

La permacultura es un ejemplo de cómo el ser humano vive en perfecta armonía con el entorno natural, respetándolo y colaborando con él en la producción de alimentos. Este principio ético de eficacia y eficiencia natural es muy importante.

Fundamentos principales

Los objetivos que persigue la permacultura se pueden lograr mediante el uso de tecnologías que promuevan un uso óptimo de la energía, reduciendo la dependencia humana de sistemas que agotan los recursos disponibles. La idea clave es la colaboración entre personas, la integración de paisaje y entorno, más allá del concepto de competencia.

Según los parámetros de la permacultura, la sustentabilidad de un sistema se mide en términos de si produce más energía de la que consume, y mantiene un equilibrio en términos de creación y destrucción de bosques, reciclaje y producción de nutrientes.

Fundamentalmente, la permacultura es sustentabilidad, una forma de vivir y sentir la naturaleza que nos rodea, restaurando el desgaste que produce la naturaleza, y generando recursos de manera sustentable para la realización de la humanidad y el planeta que habitamos en beneficio mutuo.

Según este concepto, la permacultura se puede practicar en cualquier lugar y en cualquier momento en ciudades y pueblos, desde pequeños huertos hasta grandes plantaciones. La clave es asumir la responsabilidad. Tales como balcones, patios, alféizares, pero también grupos de acción para el desarrollo, cooperativas de consumidores, recolección de basura, organizaciones o grupos para usar terrenos baldíos, plantar árboles y diferentes cultivos, etc. La creatividad y la imaginación pueden desarrollar la permacultura de formas casi ilimitadas.

Efecto de borde

Otro concepto de la permacultura es el llamado «efecto borde». Es el efecto de la yuxtaposición de ambientes opuestos dentro de un mismo sistema. Se cree que es donde se encuentran los opuestos que surge la intensa productividad. Un ejemplo es la costa. Por esta razón, es común crear espirales en jardines de hierbas o recrear costas onduladas en estanques, en lugar de círculos u óvalos tradicionales.

Permacultura en el mundo

esquema de la permacultura

Los proyectos de permacultura están repartidos por todo el mundo, y más de 120 países están desarrollando ejemplos de planes de acción de desarrollo sostenible destinados a promover el compromiso social y una mentalidad ecológica cada vez mayor. Las ayudas a los productos ecológicos contribuyen al desarrollo de la permacultura.

En una extensión de estos valores, las redes sociales y los foros a través de Internet son una herramienta que ofrece múltiples posibilidades, entre ellas la formación de grupos de acción, motivación para la acción, conocimiento de ideas, ayuda, tendencias, noticias, etc.

La creatividad es libre. Desde el reciclaje, recogida y almacenamiento de agua, recogida de agua de las nevadas, agua de lluvia, recuperación de los usos y tradiciones de la agricultura tradicional, como aljibes, etc. Los productos que pueden generar valor positivo para la permacultura pueden provenir de muchos elementos, desde hongos que pueden crecer en terrenos baldíos, muebles rústicos, uso de carbón vegetal como energía térmica, mejora de plantas comestibles inusuales, uso de productos fitosanitarios, etc.

En el sector de la energía, la energía eólica se aprovecha idealmente, mientras que la energía solar se puede capturar en paneles fotovoltaicos en los techos de las casas o en la infraestructura de paneles en áreas no cultivables. En la producción de energía térmica, además del carbón vegetal, como hemos visto, se utiliza cada vez más la biomasa procedente de árboles, semillas de olivo, trituración de madera, etc. Es un combustible natural con un alto poder calorífico, reciclable y respetuoso con el medio ambiente.

Espero que con esta información puedan conocer más sobre qué es la que permacultura y sus características.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.