Las bacterias resistentes más peligrosas para la salud humana

bacterias resistentes al ser humano

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha publicado su compilación actualizada de patógenos bacterianos prioritarios para 2024. Esta lista, de vital importancia para la salud global, incluye 15 familias de bacterias resistentes a los antibióticos, clasificadas en tres grupos. Esta categorización tiene el objetivo de agilizar el proceso de priorización y facilitar el desarrollo de nuevos tratamientos destinados a combatir la creciente amenaza de la resistencia a los antimicrobianos.

En este artículo vamos a contarte cuáles son las bacterias resistentes más peligrosas para la salud humana.

Resistencia a los antibióticos

bacterias resistentes

La resistencia a los antimicrobianos ocurre cuando bacterias, virus, hongos y parásitos desarrollan la capacidad de resistir los efectos de los medicamentos que alguna vez fueron efectivos contra ellos. Este fenómeno se traduce en enfermedades más severas y de más difícil tratamiento, incrementando la posibilidad de propagación y transmisión en la población. Esto resulta en mayores tasas de morbilidad y mortalidad. La causa principal de este preocupante aumento en la resistencia es el uso excesivo e inadecuado de antimicrobianos.

Para combatir esta amenaza, la OMS ha actualizado su lista de patógenos prioritarios, integrando nueva evidencia y conocimientos proporcionados por expertos. Esta lista no solo guía la investigación y desarrollo de nuevos antibióticos, sino que también promueve la colaboración internacional y la innovación en el campo.

Clasificación de los patógenos prioritarios

bacterias

La lista de patógenos se divide en tres grupos prioritarios:

  • Crítico
  • Alto
  • Medio

Esta clasificación se basa en varios factores, incluyendo la prevalencia global de infecciones causadas por bacterias resistentes a los medicamentos y las implicaciones para la salud pública. La lista se convierte en una herramienta esencial para dirigir los recursos hacia el desarrollo de nuevos antibióticos y mejorar su accesibilidad, enfrentando los desafíos que frenan el progreso en este campo.

El desarrollo de nuevos antibióticos es crucial para enfrentar la amenaza de la resistencia a los antimicrobianos. Sin embargo, este proceso enfrenta múltiples obstáculos. Entre ellos se encuentran los altos costos de investigación y desarrollo, el tiempo prolongado necesario para probar y aprobar nuevos medicamentos, y el riesgo financiero que conlleva.

Fomentando la colaboración internacional

Para superar estos desafíos, es esencial fomentar la colaboración internacional. La OMS desempeña un papel central en la coordinación de esfuerzos globales, facilitando el intercambio de conocimientos y recursos entre países y organizaciones. Esta cooperación es vital para acelerar el desarrollo de nuevos tratamientos y asegurar que estén disponibles en todo el mundo.

Además de la colaboración, la innovación es un componente clave en la lucha contra la resistencia a los antimicrobianos. Es necesario fomentar la investigación en nuevas clases de antibióticos y terapias alternativas. Los incentivos financieros y las políticas de apoyo pueden jugar un papel significativo en alentar a las empresas farmacéuticas y a los investigadores a invertir en esta área crítica.

La resistencia a los antimicrobianos tiene un impacto significativo en la salud pública. Las infecciones resistentes a los medicamentos son más difíciles de tratar, lo que resulta en estancias hospitalarias más prolongadas, mayores costos médicos y una mayor mortalidad. Además, la resistencia puede hacer que tratamientos médicos de rutina, como cirugías y quimioterapias, sean más arriesgados debido al aumento del riesgo de infecciones.

La vigilancia y la prevención son elementos fundamentales para controlar la propagación de la resistencia a los antimicrobianos. La OMS recomienda la implementación de programas robustos de vigilancia para monitorear la resistencia y detectar patrones emergentes. Estos programas deben estar acompañados por estrategias de prevención, como la promoción del uso adecuado de antibióticos y la implementación de buenas prácticas de higiene en entornos de atención médica.

La educación y la concienciación pública también son muy importante es. Es necesario educar a la población sobre los peligros del uso indebido de antibióticos y promover prácticas responsables. Los profesionales de la salud deben ser capacitados continuamente sobre las últimas guías y protocolos para el uso de antimicrobianos.

Lista de patógenos prioritarios según la OMS en 2024

Las bacterias resistentes más peligrosas para la salud humana

La actualización de la lista de patógenos prioritarios por parte de la Organización Mundial de la Salud es un paso esencial en la lucha contra la resistencia a los antimicrobianos. Esta lista no solo proporciona una guía clara para la investigación y el desarrollo de nuevos tratamientos, sino que también enfatiza la importancia de la colaboración internacional y la innovación. Al abordar los desafíos de la resistencia a los antimicrobianos de manera integral, se pueden hacer avances significativos para proteger la salud pública a nivel global.

La lista de patógenos bacterianos prioritarios de la OMS correspondiente a 2024 incluye estas bacterias:

Prioridad crítica:

  • Acinetobacter baumannii resistente a los carbapenémicos
  • Enterobacteriales resistentes a las cefalosporinas de tercera generación
  • Enterobacteriales resistentes a los carbapenémicos
  • Mycobacterium tuberculosis resistente a la rifampicina (que se ha incluido tras efectuar un análisis independiente con criterios adaptados paralelamente y tras la posterior aplicación de una matriz adaptada de análisis para decidir en función de varios criterios).

Prioridad alta:

  • Salmonella Typhi resistente a las fluoroquinolonas
  • Shigella spp. resistente a las fluoroquinolonas
  • Enterococcus faecium resistente a la vancomicina
  • Pseudomonas aeruginosa resistente a los carbapenémicos
  • Salmonelas no tifoideas resistentes a las fluoroquinolonas
  • Neisseria gonorrhoeae resistente a las cefalosporinas de tercera generación y/o a las fluoroquinolonas
  • Staphylococcus aureus resistente a la meticilina

Prioridad media:

  • Estreptococos del grupo A resistentes a los macrólidos
  • Streptococcus pneumoniae resistente a los macrólidos
  • Haemophilus influenzae resistente a la ampicilina
  • Estreptococos del grupo B resistentes a los macrólidos

¿Por qué se vuelven resistentes?

Existen numerosas razones por las que las bacterias se vuelven resistentes a los antibióticos:

Mutación y selección natural:

  • Las bacterias son microorganismos que se reproducen rápidamente. A lo largo de generaciones, algunas bacterias adquieren mutaciones en su ADN.
  • Cuando se exponen a antibióticos, las bacterias que tienen mutaciones favorables para resistir el fármaco sobreviven, mientras que las sensibles mueren.
  • Con el tiempo, estas mutaciones se acumulan, creando cepas resistentes.

Transferencia de genes:

  • Las bacterias también pueden transferir genes de resistencia entre sí. Esto ocurre cuando una bacteria captura ADN de otra.
  • Si una bacteria resistente transfiere su material genético a una sensible, la segunda también se vuelve resistente.

Uso inadecuado de antibióticos

  • El uso masivo e incorrecto de antibióticos acelera este proceso. La automedicación o tratamientos incompletos son ejemplos.
  • Las bacterias se adaptan, desarrollando un “superescudo” multirresistente que puede repeler varios fármacos simultáneamente.

Espero que con esta información puedan conocer más sobre las bacterias resistentes más peligrosas para la salud humana.


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.