La gestión forestal y la energía biomasa como recurso sostenible

Existe una gran cantidad de materia orgánica disponible para la generación de energía renovable. Esa materia orgánica se le denomina biomasa. Se puede obtener energía mediante la combustión de la biomasa de una manera sostenible, ya que son recursos que no son agotables en el tiempo.

Sin embargo, para que el aprovechamiento de la biomasa de los bosques sea sostenible, se requiere que la tala de la madera se haga de una forma selectiva, respetando los tiempos de los árboles y cumpliendo los periodos de recuperación de la vegetación. Si comenzamos a talar y talar, la obtención de la energía de la biomasa no será sostenible. ¿Cómo debe complementarse la gestión foresta y la biomasa sostenible para evitar la deforestación a nivel global?

Aprovechamientos forestales

tala controlada y sostenible como método de aprovechamiento de recursos

Hoy en día en nuestro sistema económico actual, todo lo que tiene utilidad se le da un valor económico y se le “tiene en cuenta”. Es por ello que, si empleamos los bosques como alternativa a la generación de energía, se podrá evitar la deforestación a nivel global. Sin embargo, para que esto ocurra se debe de gestionar bien los bosques y emplear de una forma sostenible la energía renovable de la biomasa.

Esto se habla en un artículo de Marcos Francos, del Grup de Recerca Ambiental Mediterrània, del Departamento de Geografía de la Universitat de Barcelona, y María Pardo-Lucas, del Departamento de Geografía de la Universidad de Salamanca. La tala selectiva y la creación de un mosaico discontinuo sobre la masa forestar podría ayudar a conseguir los objetivos de obtención de manera para la energía de la biomasa y además, podremos mantener los lugares talados con algún tipo de uso recreativo rural y sostenible con el medioambiente. También estas acciones ayudan a prevenir los incendios forestales.

Por ejemplo, en algunas zonas de Perú se están llevando a cabo programas de reforestación con fines energéticos. De esta forma se replanta un escenario forestar y se consigue biomasa suficiente para que, de una forma sostenible en el tiempo y el espacio, se pueda explotar la generación de energía de biomasa. Sin embargo, esta técnica se debe de realizar de una forma sostenible, ya que, de no ser así, la sobreexplotación podría acabar con los ecosistemas que dependen de esas masas forestales, incluidas todas las especies de flora, fauna y demás. Este problema de excesivo uso de los recursos forestales afecta sobre todo a los países del tercer mundo donde el uso de este tipo de energía está a la orden del día.

El panorama en España

energia de la biomasa a partir de los restos de elementos forestales

Por otro lado, en España, la masa forestal ha aumentado en los últimos 100 años debido a los éxodos rurales. Este es un suceso económico-social que se basa en el abandono del ámbito rural hacia las grandes ciudades. Esto crea una disminución en la utilización de los recursos forestales, por lo que permite que los bosques y entornos naturales se regeneren. Al no haber tantas personas viviendo en el campo, se ha comenzado a realizar aprovechamientos forestales como el desbroce y la tala selectiva para la generación de energía de biomasa.

Los restos de la producción de viruta para el uso en caldera de pellets que nos sirven, se pueden devolver al bosque y esparcirlas sobre el suelo para ayudar a la regeneración de suelos y la protección de agente externos.

Existen planes que trabajan los manejos de los suelos, otros de reforestación y control forestal, etc. Todos ellos van encaminados hacia el aprovechamiento sostenible de los recursos forestales y la generación de energía renovable. Con esto tenemos dos ventajas claras: se aprovechan los recursos y se le da un uso y un cuidado a las zonas forestales, protegiendo así la biodiversidad y los entornos naturales y, por otro lado, generamos energía renovable, evitando el consumo de combustibles fósiles.

Repercusión a escala global

astillas de madera

Estos planes de reforestación están contribuyendo a que se disminuya las pérdidas de masa forestal a nivel global. En los últimos años se han perdido 125 millones de hectáreas de bosque natural, sin embargo las plantaciones forestales han aumentado en 31 millones de hectáreas.

El problema de este tipo de aprovechamiento es que en algunas ocasiones se realiza una tala indiscriminada de masa forestal. Sin embargo, gracias al Protocolo de Kioto, se desarrollaron mecanismos de compensación económica para favorecer que los países realizaran una gestión forestal sostenible y no se realizaran talas indiscriminadas.

Ahorra en tu factura de la luz
¿Quieres ahorrar en tu factura de la luz? Consigue un descuento de 30€ GRATIS usando el código HOLA30.
Ahorra con energía 100% verde

Categorías

Biomasa

Germán Portillo

Graduado en Ciencias Ambientales por Universidad de Málaga. Dedicado a la educación ambiental. Mi objetivo es dar a conocer toda la información de... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *