La desertificación avanza en España cada día más

la desertificación en España es cada día mayor

Cuando hablamos de desertización o desertificación, más o menos todo el mundo entiende a lo que nos referimos. Sin embargo, hay un diferencia importante entre estos dos conceptos. Cuando hablamos de desertización, nos referimos a la pérdida de suelo fértil provocada naturalmente, es decir, por la erosión del viento y la lluvia de forma natural.

Por otro lado, cuando mencionamos el concepto de desertificación, estamos diciendo que la pérdida de suelo fértil se debe a la erosión del viento y la lluvia en determinados lugares que han sido modificados por el hombre y que, por tanto, están sufriendo un detrimento que no es natural. En España la mala planificación y ordenación del territorio está haciendo avanzar a la desertificación de una forma catastrófica. ¿A qué se debe esto?

La desertificación en España

la mala gestion y sobreexplotacion de recursos hace aumentar la desertificacion

La desertificación en España está aumentando cada día más a causa de una mala planificación y ordenación urbanística. La sobreexplotación de recursos naturales como el agua en determinados lugares que resisten menos la sequía o la falta de humedad, provoca un aumento de la acción erosiva del viento y la lluvia sobre el terreno. La pérdida de vegetación es el primer indicador de un suelo en proceso de desertización. Si el suelo no dispone de una cubierta vegetal que lo proteja, está completamente descubierto y vulnerable a la acción del viento.

Algunas personas confunden los desiertos con la desertificación. Sin embargo, la diferencia es clara y precisa. Un desierto es un ecosistema natural que se ha formado dadas unas condiciones de extrema aridez. Por el contrario, la desertificación es un proceso desatado por la acción del ser humano sobre los ecosistemas naturales y cuyas intervenciones han sido inadecuadas, desencadenando la destrucción del equilibrio ecológico y la producción primaria. El ser humano está sobreexplotando los recursos naturales de una manera muy mal planificada, por ello, los ecosistemas está sufriendo las consecuencias.

Hay que diferencia claramente que los desiertos, aunque parezca lo contrario, son ricos en biodiversidad por sus variables condiciones de temperatura entre la noche y el día y las diferencias de humedad que existen entre los lugares de sombra y los de sol. Allí existen especies animales, vegetales y microorganismos que son capaces de resistir esas condiciones sin embargo, la desertificación arrasa las tierras que son más prósperas y las vuelve yermas de manera irreversible.

Ecosistemas que se ven afectados

los desiertos sí son ecosistemas naturales

Según los datos del Programa de Acción Nacional contra la Desertificación (PAND) del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (Mapama), más de dos tercios de la superficie de España es susceptible de sufrir desertización. Uno de los lugares más propensos a sufrir desertificación es el área de hortofrutícolas costero que genera una sobreexplotación de los acuíferos en las áreas de los invernaderos de Granada, Almería, Murcia y Canarias.

Otros ecosistemas más dañados por la desertificación son las zonas de matorrales y eriales rurales que se han quedado abandonados y no son tratados correctamente. El éxodo rural a las grandes ciudades provoca un descuidado de las zonas rurales y un mal mantenimiento de las mismas. Este descontrol sobre el terreno provoca que las zonas se queden muy vulnerables a los incendios forestales. Estas zonas existen por toda España y los peores incendios se dan en verano.

Otros ecosistemas afectados son los cultivos agrarios leñosos, fundamentalmente las fincas de olivar y almendro de la cuenca del Guadalquivir, que secan también los acuíferos y destruyen la cubierta vegetal del suelo; las dehesas; y otras zonas de muy intensivas en otros cultivos de secano.

Cómo detectamos que un lugar sufre desertificación

los invernaderos provocan desettificacion por sobreexplotación del agua

La señal más evidente por la que distinguimos la aparición de la desertificación en una zona es por las costras y cárcavas en el suelo. El problema de este indicador es que es tardío, es decir, que cuando aparece, el acuífero subyacente ya ha sufrido una muerte irreversible.

Las cinco tipologías de desertificación que avanzan en España tienen que ver fundamentalmente con la mala planificación de la agricultura -coinciden los expertos-, bien sea por el abandono de la tierra o por su uso intensivo que busca la rentabilidad a toda costa y sobreexplota los acuíferos para el riego. Esto ocurre al igual que con los océanos y la sobreexplotación pesquera.

Ahorra en tu factura de la luz
¿Quieres ahorrar en tu factura de la luz? Consigue un descuento de 30€ GRATIS usando el código HOLA30.
Ahorra con energía 100% verde

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *