La Bóveda del Fin del Mundo se encuentra en Svalbard

Popularmente conocida como la Bóveda del Fin del Mundo y oficialmente llamada la Cámara Global de Semillas de Svalbard se encuentra oculta a unos 120 metros de profundidad, ubicada más concretamente en una montaña del archipiélago noruego de Svalbard, en el Ártico.

Dicha cámara es acorazada y está preparada para resistir explosiones nucleares, erupciones volcánicas, terremotos y otros desastres, tanto naturales como humanos.

¿Para qué construir está Bóveda?

La Bóveda del Fin del Mundo se construyó para conservar en su interior 860.000 muestras de más de 4.000 especies de semillas de 231 países.

Con la intención de que algún día puedan ser utilizadas en caso de una catástrofe mundial.

Se creó en 2.008 y actualmente este gigantesco banco de semillas ha recibido más de 20.000 variedades nuevas de semillas de un centenar de países del todo el mundo.

El último participante que se ha sumado a esta causa (como país que dona semillas) es el Gobierno de Japón, que proporcionó muestras de cebada.

Participante debido a la preocupación por la seguridad a largo plazo de sus cultivos que ha surgido posteriormente al terremoto y tsunami de 2.011.

Su creación

La Bóveda o Cámara, es financiada por el Gobierno de Noruega y sostenida por el Global Crop Diversity Trust, el cual es un grupo en el que varios países y entidades privadas participan, entre ellas la Fundación Bill y Melinda Gates.

Lo que se pretende con esto es servir de posible alacena y granero para toda la humanidad en el caso de que las plantaciones destinadas a la alimentación existentes en el planeta quedaran totalmente destrozadas por una catástrofe, ya sean causadas por el hombre como por ejemplo una guerra nuclear, o bien causadas de forma natural como puede ser un terremoto o una “aniquiladora” epidemia agrícola.

Su instalación, defendida por puertas herméticas y detectores de movimiento, se encuentra dividida en 3 almacenes, donde mantienen las semillas a unos 18 grados bajo cero en cajas de aluminio.

Con esto consiguen garantizar el estado de conservación de todas las semillas durante siglos, la cuales seguirán congeladas incluso en el caso de un corte de energía.

Antecedentes

La existencia de los bancos de semillas no es nueva, de hecho, todos los países del mundo tienen sus propios bancos.

Un lugar donde se guardan muestras de semillas con la previsión de que, por uno u otro fenómeno, desaparezcan de determinados lugares los cultivos y se tengan que reponer.

Nacen así los bancos de semillas locales, medida fundamental de seguridad alimentaria.

De esta forma, ofrecen a los científicos y a los agricultores de la región distintas variedades de semillas de plantas, para que, en el caso de enfermedades o problemas externos, no se pierdan los cultivos locales.

Otra razón fundamental es para la conservación de variedades genéticas.

Svalbard, es en realidad el centro de un sistema de bancos de semillas a nivel mundial, diseñado para recoger y almacenar cientos de miles de variedades, abarcando así casi la totalidad de las plantas que han sido (alguna vez) cultivadas por el ser humano.

Como se ha comentado anteriormente, la Bóveda del Fin del Mundo o la Cámara Global de Semillas por todo esto, tiene la mayor colección de biodiversidad de cultivos de la Tierra.

Conservando millones y millones de semillas de más de 860.000 variedades.

Es, sin lugar a dudas, para que os hagáis una idea, como una “copia de seguridad” que tiene como objetivo proteger a la humanidad del hambre ocasionados por los problemas del cambio climático o bien por desastres naturales o humanos.

Primero apertura

Si, la primera apertura y seguro que no la última.

La Bóveda del Fin del Mundo o el “Arca de Noé” de las semillas vio por primera vez la luz del Sol en 2015.

En ese año, el mundo conoció que funcionarios del banco de semillas ICARDA en Aleppo (trasladado a Beirut como consecuencia de la guerra) solicitaron 116.000 muestras para ser extraídas de Svalbard.

Nunca ninguna semilla ha tenido que ser retirada hasta ese año debido a la Guerra Civil de Siria, que ocasionó tal caos que dio lugar a que las personas que “custodian” la Bóveda del Fin del Mundo dieran la voz de alarma.

Brian Lainoff, portavo de Crop Trust (uno de los administradores internacionales de la Bóveda) dijo:

“La bóveda solo puede ser abierta en caso de un acontecimiento catastrófico, como inundación o sequía, que podría amenazar un cultivo con la extinción”.

“Simplemente no sabemos qué va a pasar, en cualquier momento podrían atacar las instalaciones”. Señaló Lainoff sobre el Centro Internacional para las Investigaciones Agrícolas en las Zonas Áridas con sede en Siria, uno de los 11 bancos mundiales de semillas de Crop Trust.

El motivo de la petición de la retirada de semillas era que debían restaurar una colección que había sido dañada a causa del conflicto (matando en aquel momento a 250.000 personas y haciendo a más de 11 millones a huir de sus hogares).

Las crisis como en ese momento del conflicto sirio, son exactamente el tipo de eventos que este sistema de conservación está diseñado para respaldar.

La protección de la biodiversidad del mundo es precisamente el propósito de la Bóveda de Semillas de Svalbard.

Emociones encontradas

Sin embargo, los trabajadores del Fideicomiso de cultivos responsables de Svalbard opinan que es de destacar lo lamentable que resulta ser que la primera retirada de esta Bóveda sea en respuesta a un desastre hecho por el hombre, en lugar de algún tipo de evento climático catastrófico.

Afortunadamente, el ICARDA conseguirá de nuevo las variedades de cultivos que conservaba, lo cual puede llegar a ser particularmente importante para ayudar al mundo a sobrevivir a un clima cambiante que está poniendo cada día más en peligro el equilibrio del Medio Ambiente.

Aunque por otro lado y desafortunadamente, es profundamente triste que ICARDA ya no pueda mantener su operación en Alepo (la ciudad más grande de Siria y uno de los asentamientos habitados más antiguas del mundo) por haber sido devastada por la guerra.

Manteniendo toda la historia de la agricultura, dichos bancos de semillas conservan lo más valioso que nos ha permitido sobrevivir y prosperar como especie.

Siria, fue la “forja” de los primeros indicios de la agricultura en la historia humana, por lo que resulta penoso que sea justamente ahí, el sitio donde se haya tenido que proveer de semillas a su banco local.

La Bóveda del Fin del Mundo ya no está a salvo

Como último dato recibido por parte de Svalbard es que la Bóveda sufrió infiltraciones de agua a causa del aumento de las temperaturas, poniendo en peligro el tesoro que alberga entre las capas de hielo.

La Bóveda de Svalbard fue alcanzada finalmente por las consecuencias del cambio climático.

El incremento de la temperatura causó el deshielo del permafrost natural, lo que quiere decir que se comenzó a descongelar el suelo que rodea a la Cámara, comenzando a infiltrarse agua en el túnel de entrada.

RFI Hege Aschim, portavoz de Statsbygg, la empresa responsable del edificio y de las operaciones técnicas en Svalbard en un comunicado señaló:

“El túnel es muy largo, alrededor de 100 metros. En octubre de 2017, tuvimos temperaturas muy altas y mucha lluvia en la región de Svalbard y tuvimos una importante inundación”

“Fue un sábado en la noche. Mucha agua se infiltró por el túnel de entrada, hasta 15 o 20 metros hacia el interior y como hace mucho frío adentro, el agua se congeló. Debo decir que las semillas y la bóveda de semillas en sí no estuvieron nunca en riesgo. Pero teníamos bloques de hielo en la entrada, y esto no debía pasar obviamente.

Como no podemos entrar con maquinaria allí, los sacamos con la ayuda de bomberos y otros trabajadores. Fue bastante dramático.”

Los responsables de la Cámara Global de Semillas aseguran que las semillas (cerca de las 900.000) no fueron afectadas, aunque fue necesario tomar medidas para poder solucionar el problema.

La empresa Statsbygg retiró el equipamiento eléctrico que se encontraba en la entrada, para reducir las fuentes de calor y construyó paredes impermeables en el interior del túnel y cunetas de drenaje en las montañas alrededor.

El portavoz de Statsbygg, RFI Hege Aschim comunicó:

“Vamos a modificar el túnel de acceso y construir una nueva parte en concreto. Ahora está hecho con un material metálico, así que será una construcción más resistente.

“También vamos a ayudar al túnel modificando el suelo que lo rodea. Vamos a cambiar unos 17.000 metros cúbicos de tierra alrededor de la construcción.

Ayudaremos esta tierra a congelarse gracias a tuberías que enfrían. Y arriba del túnel, pondremos una especie de alfombra que enfría. Todo esto para ayudar al permafrost a estabilizarse.”

Dichas obras están previstas para comenzar en primavera de este año, un poco después del décimo aniversario de la creación del Banco de Semillas a nivel Mundial.

Los organismos responsables, entre ellos el Gobierno Noruego, esperan que la reserva de Svalbard dure para siempre en esta zona, el Ártico, entre las más afectadas por el recalentamiento global.

Una reflexión final

La Bóveda del Fin del Mundo se ha construido para asegurar la preservación de la vida de los seres humanos sobre un planeta que ellos mismos se están encargando de destruir de las más diversas formas.

Parece paradójico, pero es la triste realidad que por un lado, generamos contaminación, nos matamos entre nosotros, destruimos el Medio Ambiente y agredimos al resto de los seres con nuestras acciones, y por otro, nos aseguramos de sobrevivir en caso de catástrofes.

Ahorra en tu factura de la luz
¿Quieres ahorrar en tu factura de la luz? Consigue un descuento de 30€ GRATIS usando el código HOLA30.

Ahorra con energía 100% verde


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.