La alta radiación en Fukushima hace cambiar de robot de exploración

robot fukushima

Los niveles de radiación en Fukushima están siendo más altos de lo esperado, sobre todo en el reactor dos de la central. La operadora de la central nuclear de Fukushima introducirá un nuevo robot dentro del reactor dos para poder evaluar su estado. El anterior robot que analizaba el estado de los reactores tuvo que ser retirado la semana pasada por el exceso en los niveles de radiación.

Si los seres humanos nos exponemos a radiaciones de un sievert al día, podemos llegar a sufrir graves consecuencias en la salud humana. Para nuestra sorpresa, en el reactor dos de la central de Fukushima, los niveles de radiación son de 650 sieverts por hora.

Niveles altos de radiación

Los altos niveles de radiación encontrados en los reactores de la central dañan los equipos de análisis y dificulta la evaluación de su estado. Un robot desarrollado en colaboración con IRID y Toshiba, ayudará en la evaluación del estado del reactor. Se trata de un dispositivo con forma de escorpión que dispone de aparatos de medida y que tomará imágenes del interior. Además podrá medir las temperaturas y los niveles de radiación.

Los operarios de TEPCO encargados de medir la radiación de la central nuclear, se vieron obligados la semana pasada a retirar el antiguo robot después de que éste midiera cantidades de radiación equivalentes a los 650 sieverts la hora y ello dañara su electrónica.

Si el ser humano se expone a una radiación equivalente a la de un sievert al día, su sistema puede recibir graves daños. Incluso en ocasiones, puede provocar la muerte. Es por ello que el acceso a las instalaciones nucleares, evidentemente, está cerrado para las personas.

Medir la radiación es fundamental

A raíz del terremoto ocurrido en el año 2011, los reactores 1,2 y 3 sufrieron fusiones parciales de sus núcleos. Esto crea la necesidad de conocer el estado exacto de las barras de combustible radiactivo para poder manejarlo y retirarlo. En el caso de la unidad 2, los técnicos de TEPCO creen que el combustible se fundió lo suficiente como para perforar la vasija de presión y acumularse en el fondo de la de contención.

Las imágenes que tomará el nuevo robot podrán ayudar en la evaluación del estado del reactor. Además, la compañía pretende identificar la localización exacta del combustible, algo que ayudará a desarrollar nueva tecnología capaz de retirarlo.

 


Escribe un comentario