Kalanchoe

kalanchoe

Una de las plantas grasas o suculentas no cactáceas para personas que no tienen mucha experiencia es la Kalanchoe. Se trata de un tipo de planta que tiene muy bajo mantenimiento y que se recomienda sin duda para todas aquellas personas que se están iniciando en el mundo de la jardinería. Existen numerosas especies y cada una tiene una característica única como puede ser el color de sus hojas, sus colores diferentes o su morfología. Sin embargo, la gran mayoría de estas plantas se utilizan para decorar cualquier tipo de rincón luminoso tanto en interiores como en exteriores.

En este artículo vamos a contarte todas las características y cuidados del Kalanchoe.

Origen y características

planta kalanchoe

Estas plantas son originarias de la regiones más cálidas del mundo. Y es que tienen la característica de poder soportar la sequía al almacenar agua en su interior. Se encuentran principalmente en el continente africano y Madagascar. El género Kalanchoe está formado por unas 125 especies, la mayoría arbustos como plantas herbáceas perennes. Tan sólo existen algunas especies animales o bienales.

Su característica principal es la de tener las hojas carnosas de un color verde medio a oscuro. Las hojas están cubiertas por algo similar a la cera y están puestas en forma de rosetas. De cada una de las hojas surgen tallos florales durante la época del invierno en primavera. Esto es debido a que es la época donde menor estrés sufren debido a las altas temperaturas. También porque reciben las precipitaciones del año. Las flores pueden ser de color rojo, rosa, blanca, amarilla, púrpura y no tienen ningún aroma. Son plantas muy buenas para la decoración, pero no tiene ningún olor.

Si hay alguna distinción especial de los Kalanchoe es su tendencia a producir hijuelos en los bordes de sus hojas. Los hijuelos no son más que réplicas exactas de la planta pero en miniatura. Una vez que los hijuelos comienzan a crecer desarrollan sus propias raíces de tamaño pequeño y caen hasta tierra. Si la tierra están piel y cumple con las condiciones necesarias, comienzan a enraizar y a desarrollarse. De esta manera, la supervivencia de la especie se asegura ya que tienen una muy buena multiplicación más que por semillas. Y es que las semillas necesitan demasiado tiempo para germinar del que necesitan los hijuelos para crecer. Los hijuelos también aprovechan los nutrientes de la propia planta madre para crecer.

Cuidados del Kalanchoe

flores del kalanchoe

Estas plantas no necesitan de muchos cuidados, pero sí de algunos mínimos. Es muy recomendada para aquellos iniciados en el mundo de la jardinería que no tengan tiempo para dedicar a sus plantas. Sin embargo, está preparada para la ornamentación de interiores y exteriores.

Vamos a señalar cuáles son los cuidados mínimos que necesita esta planta:

  • Ubicación: la mayoría de estas especies se deben encontrar a pleno sol o en zonas muy luminosas. Hay algunas especies que agradecen la semisombra, pero no es lo común.
  • Riego: el riego debe ser muy escaso. Tan sólo durante la época de verano se riega una o dos veces por semana y en muy poca cantidad. El resto del año tan sólo hay que regar cada quince días.
  • Abono: en la época de primavera y verano es interesante abonar un poco, abono para cactus y grasas. Tan sólo hay que seguir las especificaciones señaladas en los envases.
  • Suelo: para el suelo sustrato no es nada exigente. Tan sólo necesita tener un buen drenaje para que la raíces no se pudran por el exceso de agua. Hay que tener en cuenta que sea un suelo no filtra el agua y deja que se acumule, la raíces se pueden llegar a pudrir.
  • Época de plantación o trasplante: hay que esperar a la época de primavera cuando el riesgo de las heladas haya pasado. De esta forma, la planta no tendrá ningún problema para poder crecer.

Multiplicación del Kalanchoe

cuidados de plantas

Se puede hacer mediante semillas, esquejes o por hijuelos. Si lo elegimos por semillas, habrá que sembrar en un semillero en primavera o verano y mezclar con vermiculita. Hay que cubrirlas con una capa fina del sustrato y mantener siempre una humedad ligera. No olvidemos que la humedad no quiere decir que el suelo esté encharcado. Esta semillas terminarán al cabo de un mes.

Si elegimos multiplicar por esquejes del tallo hay que cortar un esqueje en primavera o verano y plantarlo en una maceta. También se puede colocar en una parte del jardín, pero teniendo en cuenta que tenga suficiente luz del sol. Hay que cuidarlo como si fuera una planta con raíces, ya que tan sólo tardará un par de semanas en enraízan.

Si elegimos multiplicarlo por hijuelos podemos separar los de la planta madre cuando tengan sus primeras raíces. Una vez se han separado se plantean en macetas con un tamaño pequeño hasta que crezcan. Podemos utilizar un sustrato de cultivo universal para favorecer su desarrollo. Es aconsejable cubrir las raíces con algo de arena del río. En algunas ocasiones los hijuelos tienen un tamaño muy pequeño y su plantación se dificultad un poco.

En cuanto a las plagas y enfermedades, básicamente hay que tener cuidado con los caracoles y babosas. Estos moluscos son sus enemigos principales. Hay que mantenerlos alejados del Kalanchoe con un poco de tierra de diatomeas. Hay que echar esta tierra sobre el sustrato alrededor de la planta para que éstos moluscos no molesten. Es interesante colocar una dosis de 30 gramos por cada litro de agua.

Usos principales

El Kalanchoe se utilizaba principalmente como uso ornamental. Y es que son plantas bastante bonitas que quedan de maravilla planta de cualquier parte. El color de las hojas y las preciosas flores hacen que su valor ornamental sea muy alto. Otras especies de Kalanchoe se puede mezclar entre ellas para favorecer una buena combinación de colores.

También tiene otros usos medicinales, aunque muchas de estas especies pueden ser tóxicas. Aquellas plantas que son utilizadas correctamente pueden ayudar a mejorar la salud. Muchas de sus hojas se pueden utilizar para la preparación de aplicaciones externas o internas. Si queremos utilizar un uso externo se utilizan haciendo emplastos o cataplasmas y para uso interno se pueden preparar infusiones con las hojas. También se pueden consumen en ensaladas. Entre los beneficios que tienen para la salud encontramos el alivio del reumatismo y la tos, propiedades sedantes, corta la diarrea, mejora las digestiones y se pueden emplear como tratamiento complementario del cáncer. Otras ventajas es que ayuda a reducir la fiebre y proteger el hígado.

Espero que con esta información puedan conocer más sobre el Kalanchoe y sus características principales.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.