Invernaderos pequeños caseros

invernaderos pequeños caseros

La agricultura casera se está poniendo cada vez más de moda. Son muchas las personas las que quieren aprender a cultivar sus propios alimentos de forma ecológica en casa. Los hay que tienen jardín es más espacioso y se pueden permitir construir invernaderos pequeños caseros.

En este artículo vamos a contarte cuáles son las características de los invernaderos pequeños caseros y como debes construir uno.

Invernaderos pequeños caseros

invernaderos pequeños caseros ecologicos

Si tiene espacio en casa, considera hacer tu propio invernadero pequeño casero para producir tus propias frutas y verduras. Tienes que recordar que existen diferentes tipos de invernaderos y dependiendo del tipo que elijas tendrás que utilizar una gama de materiales u otros; pero siempre obtendrás beneficios como conseguir un producto ecológico y de gran calidad, además de ahorrar al final del año mucho dinero, especialmente si vives en una zona soleada.

Un invernadero es una zona de cultivo cerrada, fija, a poca distancia, para cultivar y cultivar diferentes plantas y hortalizas como lechuga, remolacha, brócoli, espinaca, arbustos y largueros para nuestro jardín o terraza y muchas más.

La principal característica de los invernaderos es que cuando están cerrados pueden cultivar hortalizas, aislándolas de las condiciones climáticas del exterior. La mayoría de los invernaderos profesionales también incluyen sistemas de control de temperatura y humedad para determinar las condiciones óptimas de cultivo.

Si bien hay invernaderos preensamblados disponibles en una variedad de tamaños (algunos de los cuales están diseñados específicamente para el cultivo a gran escala), también es común optar por invernaderos caseros porque son relativamente fáciles de armar.

Ventajas de los invernaderos pequeños caseros

invernadero ecologico

Las ventajas de sembrar en invernadero son muchas, pero la más importante es la protección de las plantas de las bajas temperaturas, permitiendo un microclima en el que se pueden sembrar las semillas sin tener que esperar a la época normal de siembra.

También podemos cultivar nuestras propias plántulas y prepararlas para las temporadas de primavera y verano, así podemos ahorrar en la compra de plántulas y asegurarnos de que sean orgánicas.

Otro de los beneficios de un invernadero es que nos permite almacenar y proteger las plantas ornamentales durante el invierno. En cambio, en verano podemos secar hierbas, frutas, etc. Un invernadero casero es una idea genial y no necesitas una gran inversión ni muchos materiales. Algunas de las ventajas que ofrecen son:

  • En poco tiempo, un invernadero casero se convierte en una inversión rentable, que se traduce en comida en la mesa, lo que nos permite ahorrar dinero a medio plazo.
  • Garantiza la calidad de los alimentos obtenidos, ya que los resultados son siempre supervisados ​​por su personal de enfermería, y el proceso y los productos requeridos están siempre bajo control.
  • Se pueden cultivar vegetales de todo tipo fuera de temporada, lo que nos permite obtener más de un ciclo de cultivo por año, maximizando el rendimiento y obteniendo ganancias antes de invertir.
  • Los productos del interior podrán aprovechar más el sol de verano y crecer más rápido, lo que conducirá a una cosecha más temprana.
  • Es una gran idea ecológica para que descubras un nuevo mundo de ocio, disfrutes cuidando la naturaleza y viendo crecer tus alimentos. Además, obtendrás la satisfacción de comer lo que cultivas, por lo que incluso puedes juzgar qué alimentos son mejores para ti.

Así que ya sabes, si tienes un poco de terreno y el tiempo necesario, quieres ahorrar dinero y conseguir productos naturales y cultivar tus propios productos, prueba a construir tu propio invernadero pequeño casero, no te arrepentirás.

Diferencias entre un invernadero casero y uno doméstico

En general, un invernadero casero es lo mismo que un invernadero doméstico. Estas expresiones sugieren que comparten la misma estructura de invernadero, con el objetivo común de brindar espacio tanto a los jardineros aficionados como a los amantes de los jardines urbanos.

Sin embargo, si tratamos de entender más a fondo la diferencia entre casa e invernaderos domésticos, podemos deducir que:

  • Invernadero doméstico: relacionado con el invernadero ensamblado.
  • Invernaderos caseros: Más que ver con estructuras de bricolaje hechas de sustratos como: madera, tiras de aluminio, bisagras, correas, plástico, juncos u otro tipo de material de cobertura, etc.

Los puntos que hay que analizar para ver bien las claves de los invernaderos pequeños caseros frente a los domésticos son los siguientes:

  • Forma
  • Superficie
  • Volumen
  • Sistema de riego
  • Sistema de abonado
  • Tipo de cubierta
  • Materiales de construcción
  • Con puerta batiente o puerta con cremallera
  • Equipo de ventilación: manual o motorizado

Puntos a tener en cuenta para elegir un invernadero doméstico

cultivos

  • Punto 1. Decide qué cultivos o plantas deseas producir, ya sea durante todo el año o solo en determinadas épocas. Recuerda, esto también determina el espacio y el tamaño que necesitas.
  • Punto 2. Determina la ubicación, el espacio disponible en su hogar, jardín o patio para elegir el tamaño y la disponibilidad adecuados. Las encontrarás de 4,8 a 12 m de largo.
  • Punto 3. Selecciona el tipo de material estructural: madera, plástico, aluminio o fibra, etc.
  • Punto 4. Elige el material de cubierta que creas más adecuado. Se recomienda plástico de polietileno de baja densidad de calibre 700 a 900 para una vida útil de 2 a 4 años. Pueden ser amarillas o incoloras. Cada tipo de plástico es adecuado para una zona concreta: polietileno normal, polietileno térmico de larga duración, polietileno con EVA (etilvinilacetato) o polietileno de triple capa.
  • Punto 5. La ventilación del invernadero puede ser natural o mecánica. Entre estos últimos podemos distinguir entre la ventilación mecánica simple o la ventilación mecánica húmeda.
  • Punto 6. Precios de los invernaderos domésticos: Podemos encontrar en el mercado invernaderos caseros o domésticos, con precios que van desde los 150 euros (unos 28 metros cuadrados para los pequeños y sencillos) hasta más de 1000 euros para otros materiales más duraderos.

Como pueden ver, existen diferentes herramientas para tener su propio invernadero en el hogar. Son cada vez más las personas que se animan a cultivar sus propios alimentos de forma ecológica. Estos beneficios no solamente son para la salud física a través de una buena alimentación, sino también para la salud mental que ofrece en estos invernaderos. Espero que con esta información puedan conocer más sobre los invernaderos pequeños caseros y sus características.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.