¿Por qué son tan importantes las abejas para el ser humano?

Abejas polinizando

Fuente: http://www.cristovienenoticias.com/advierten-que-la-alimentacion-esta-amenazada-por-el-descenso-de-abejas-salvajes/

En la cultura general de la población se tiene entendido que la biodiversidad del planeta se está deteriorando y disminuyendo. La biodiversidad se conoce como el número de especies totales que habitan en un determinado ecosistema y que sus relaciones e intercambios de energía entre ellos forman el equilibrio ecológico.

Los seres humano dependemos de los recursos naturales para satisfacer nuestras necesidades y poder realizar nuestras actividades económicas. Esos recursos naturales no estarían disponibles de la misma forma en la que lo están hoy día si no existiera ese equilibrio ecológico. En todos los ecosistemas existen especies que tienen una determinada función. En este caso, cada animal tiene una función diferente y especial. ¿Qué utilidad o función puede tener las abejas para el ser humano?

Se está hablando cada día más de la desaparición de las abejas. El ser humano con sus actividades genera graves impactos en el medioambiente. Existen especies que se adaptan mejor que otras, pero en nuestro caso, las abejas están siendo gravemente afectadas por nosotros. Si las abejas llegan a extinguirse, puede ser un problema muy, pero que muy grave para la supervivencia de la especie humana, pero, ¿por qué?

Función de las abejas

Básicamente, la función principal o el servicio ecosistémico que ofrecen las abejas es la polinización. Las abejas son muy importantes en los ecosistemas, ya que muchísimas especies de plantas las necesitan para poder reproducirse. Al igual que las plantas, el ser humano necesita de las abejas para poder polinizar el 60% de las frutas y verduras que existen hoy día y, que de no ser polinizadas, desaparecerían.

Solo debemos de pensar que si las abejas dejaran de polinizar las frutas y verduras que nos comemos, el mundo perdería gran aporte alimenticio. Las cadenas tróficas también se verían afectadas ya que los animales herbívoros no tendrían alimento y no podrían sobrevivir, por lo tanto, el ser humano no dispondría de aquellos animales herbívoros de los que nos alimentamos o extraemos alimentos.

Las abejas polinizan las frutas y verduras

Las abejas polinizan las frutas y verduras que consumimos. Fuente: http://espaciociencia.com/si-las-abejas-desaparecen-tambien-el-hombre-dijo-einstein-o-no/

Las abejas polinizan más de 25.000 especies de plantas con flores. Sin estos insectos la actividad agrícola tendería a la extinción. Ya no sólo significaría el declive de la agricultura, sino que, millones de familias cuyo trabajo es el agro, verían mermados sus ingresos. Es por ello, que la desaparición de las abejas implicaría graves desequilibrios en la estabilidad de la economía mundial. Gracias a las abejas que polinizan los cultivos se generan miles de millones de dólares al año. Sin las abejas, desaparecería esa fuente de ingresos y alimento.

Albert Einstein afirmó que si las abejas desaparecieran de la faz de la Tierra, el ser humano no tardaría ni siquiera cuatro años en desaparecer. Suponiendo que las abejas se extinguieran o disminuyeran tanto su población mundial que no pudieran cumplir su función de polinizar, el equilibrio ecológico de los ecosistemas se vería afectado negativamente. Todas las especies de animales que dependen de las plantas morirían. Significaría una extinción masiva de especies animales y vegetales, ya que sin la polinización, no podrían reproducirse.

¿Por qué están desapareciendo las abejas?

Existen numerosos estudios que intentan explicar por qué las poblaciones de abejas y la producción de miel están disminuyendo. Sin embargo, aún no se conoce con total seguridad la razón de ello.

Se han estado estudiando distintos casos desde el año 2000. Por ejemplo, uno de ellos es el problema del “Colapso de las colonias de abejas”. Este problema consiste en que una cantidad considerable de abejas obreras van desapareciendo de la colmena de manera repentina. Son las abejas obreras las que están encargadas de polinizar y de traer alimento a la colmena. Las causas de esta desaparición tan repentina pueden ser varias:

  1. Por un aumento de los depredadores de estas abejas debido a cambios en los ecosistemas.
  2. Aparición de enfermedades que afecten a las abejas y se contagien con relativa celeridad. Un ejemplo de enfermedad es el virus de la parálisis aguada de Israel, que provoca inmovilidad en las alas y su muerte.
  3. También se estudia la posibilidad de que las abejas se vean afectadas por los pesticidas u otras sustancias tóxicas empleadas por el ser humano en la agricultura.
Uso de pesticidas y herbicidas

Los pesticidas y herbicidas afectan de manera negativa a las abejas

Otras amenazas a las que se ven sometidas las abejas son:

  • Cambio climático. El aumento de las temperaturas globales están provocando un desequilibrio en el área de distribución de muchas especies animales y vegetales en todo el mundo. Animales que podían sobrevivir en tan sólo una franja de temperaturas, ahora puede extenderse por mayores zonas al haber variado la temperatura. Ello ha podido provocar la aparición de diversos depredadores nuevos que afecten a las abejas y haga que su población se reduzca. Por ejemplo, los avispones asesinos de Japón, gracias al cambio climático, han aumentado su área de distribución. Estas avispas son letales para las abejas, hasta tal punto, que sólo unas pocas de ellas pueden acabar con una colmena entera.
  • La contaminación del aire. El ser humano contamina el aire de una manera casi extendida. Las concentraciones de gases de efecto invernadero cada día son mayores y ello puede afectar a las abejas también. En lugares donde el aire esté muy contaminado puede verse afectada la población de abejas. La contaminación del aire también reduce la potencia de los mensajes químicos que emiten las flores a las abejas y hace que a éstas les cueste más localizarlas.
  • La fragmentación y deterioro de los hábitats. Una fragmentación de un hábitat influye negativamente en el área de distribución y expansión de las especies vegetales y de plantas. De este modo, las abejas tienen que aumentar las distancias para encontrar las flores. Con el deterioro de los hábitats, disminuye el número de especies vegetales y su riqueza. Con este estado del ecosistema, las abejas ven disminuidos sus recursos y existe la posibilidad de que tengan que migrar a otros ecosistemas más ricos y correr riesgos que ello conlleva.
La fragmentación de hábitats por deforestación interrumpen la polinización de las abejas

La fragmentación de hábitats por deforestación interrumpen la polinización de las abejas

  • Cambio en los usos del suelo. Esto es más que evidente. Con la urbanización a nivel mundial, la construcción de pueblos y ciudades, los suelos no sostienen la vegetación necesaria para poder alimentar a las abejas. En los lugares urbanos, no hay poblaciones de abejas ni de plantas que puedan alimentarlas, ni ellas polinizar.
  • Como hemos nombrado anteriormente, los tipos de cultivos en la agricultura también pueden afectar negativamente a las abejas. Si es monocultivo o transgénicos. También les afectan los plaguicidas y herbicidas y demás productos químicos que se emplean en la agricultura. Estos químicos afectan al sentido de la orientación de las abejas, su memoria y su metabolismo.

Medidas para disminuir los efectos negativos

Tenemos que comenzar a actuar frente a estos efectos negativos que participan en la desaparición de las abejas. Algunas de esas medidas para poder prevenir estos efecto requieren de mucho tiempo, pero están más o menos al alcance de todos.

A nivel más amplio, se debería de prohibir, disminuir o controlar el uso de plaguicidas y herbicidas realizando un control de poblaciones de abejas y evitando que los efectos tóxicos puedan frenar la polinización de las plantas y la desaparición de las abejas. También reducir los efectos del cambio climático (para ello está en marcha el Acuerdo de París). Restaurar los ecosistemas más deteriorados para que no exista fragmentación, etc. De esto se tienen que encargar los gobiernos, las grandes empresas y los agricultores. Pero, ¿qué podemos hacer nosotros?

A menor escala, eso sí, podemos aportar nuestro grano de arena para evitar este desastre. Son acciones muy fáciles que podemos hacer en casa, dependiendo de nuestras condiciones:

  1. Si en tu casa tienes un jardín, planta flores en él. Si tienes un patio, plántalas en una maceta, de esta forma, las abejas tendrán alimento. Evita tratar tus plantas del hogar con productos químicos, ya que volveríamos a la situación que nombramos anteriormente. Las flores como la menta, el romero, las amapolas, etc. son de las favoritas para las abejas. De esta forma, podremos ayudar también a que las abejas aumenten su área de distribución y se acerquen algo más a los ambientes urbanos.
  2. Tanto en tu maceta como en tu jardín deja crecer un poco las malas hierbas. Estas malas hierbas también sirven de alimento para las abejas nativas.
Polinizan en jardines

Las abejas polinizan en los jardines

  1. Recalcamos el NO usar pesticidas ni químicos, ya que, aparte que afectamos negativamente a las abejas, cuando éstas polinizan y fabrican la miel en la colmena, luego esos tóxicos pasan a nosotros a través de la cadena alimenticia.
  2. Siempre que puedas, compra miel natural local. De esta manera, garantizas un poco más que al ser miel extraída de colmenas locales, no son tratadas con pesticidas.
  3. Comprando productos ecológicos locales te puedes informar si los agricultores emplean pesticidas o no. Normalmente, estos agricultores tratan a las abejas con más dedicación y no emplean nada que no sea ecológico.

Curiosidades de las abejas

Para finalizar, vamos a comentar algunas curiosidades que tienen las abejas y de las que quizás no tengamos conocimiento.

  • Para producir un kilo de miel, las abejas deben de visitar alrededor de unas 10 millones de flores.
  • Una abeja puede llegar a volar a lo largo de su vida unos 800 km. Tras todo ese recorrido, ella sola, sólo puede sintetizar media cucharada de miel. Es por eso, que es de vital importancia que existan numerosas abejas por colmena.
  • Las abejas no te atacarán si no las molestas. Las abejas solo atacan al hombre o al resto de animales cuando ven que son una amenaza para su colmena o les molestas y ven que son una amenaza para ellas. Ellas tienen que trabajar para su reina, por lo que deben de volver con vida a la colmena.
Abeja clavando aguijón

Abeja clavando un aguijón. Fuente: La fragmentación de hábitats por deforestación interrumpen la polinización de las abejas

Con estas cosas espero que haya quedado claro la importancia que tienen las abejas para el ser humano. No debemos asustarnos de ellas, sino todo lo contrario, cuando vamos de senderismo al campo y escuchamos muchas abejas, debería de ser melodía para nosotros, ya que están ofreciéndonos servicios ecosistémicos vitales para nuestra supervivencia.

Ahorra en tu factura de la luz
¿Quieres ahorrar en tu factura de la luz? Consigue un descuento de 30€ GRATIS usando el código HOLA30.
Ahorra con energía 100% verde

Un comentario

  1.   Javier dijo

    Ojalá lea todo el mundo este artículo y sea consciente de la importancia de las abejas en el mundo y consigamos salvarlas http://www.aceitecsb.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *