Impactos ambientales

Impactos ambientales

Cuando el ser humano realiza determinadas acciones sobre el medioambiente, tienen un impacto. Este impacto puede ser negativo o positivo, aunque la propia palabra “impacto” haga parecer que es algo negativo. Si la acción que hacemos sobre el medioambiente es algo que lo beneficia, será positivo. Si por el contrario, contamina, lo degrada y, en general, lo está perjudicando, diremos que es negativo. Es así como vamos a tratar en este artículo todo lo relacionado con los impactos ambientales.

Si quieres aprender qué son los impactos ambientales y cuáles son positivos o negativos, este es tu post.

Impactos ambientales negativos

Impactos ambientales negativos

Vamos a empezar describiendo cuáles son los impactos ambientales que perjudican gravemente al medioambiente y a la salud humana. Aquí no estamos hablando solamente de daños en plantas y animales, sino que estos impactos también tienen efecto en los seres humanos. Normalmente, las decisiones que se toman para reducir los impactos ambientales negativos son más para proteger la salud humana que para proteger el medio natural.

Las principales consecuencias que tienen estos impactos son la contaminación del planeta en general. Podemos ver contaminación de aguas, suelos, aire, destrucción de ecosistemas, fragmentación de hábitats, etc. Todo ello desemboca en el incremento de enfermedades, pérdida de biodiversidad y problemas de salud tanto en flora y fauna como en humanos.

Según el tiempo y su efecto, estos impactos ambientales negativos se clasifican en:

  • Temporales. Son impactos que tienen un efecto a corto plazo. Ante estos efectos, el medio puede recuperarse por sí solo.
  • Persistentes. Por el contrario, tienen un efecto a largo plazo y duraderos en el tiempo y el espacio. Son más difíciles de tratar.
  • Irreversibles. Como la palabra lo indica, tienen tal magnitud que generan  un impacto permanente en el medio y en los seres vivos que se encuentra en él.
  • Reversibles. Es un impacto del que el medio natural se podría recuperar (aunque no del todo) tanto a corto, como a medio y largo plazo.

Actividades negativas que afectan al medioambiente

Contaminacion

Para tener ejemplos de qué actividades pueden provocar estos impactos ambientales negativos, vamos a analizar cuáles son:

Contaminación y vertidos

Se trata de la introducción de sustancias que perjudican al medioambiente donde se ha introducido. Normalmente, con nuestras actividades económicas, generamos numerosos vertidos al medioambiente.

Estos vertidos provocan, a su vez, contaminación de las aguas, suelos y aire. Por ejemplo, las aguas residuales que no están tratadas, contaminan los ríos, mares y océanos, perjudicando a su vez a las especies de flora y fauna que habitan en ellos.

Explotación de recursos naturales

Los recursos naturales están siendo sobreexplotados de cara a satisfacer la demanda del ser humano. Tala masiva de árboles, agotamiento de combustibles fósiles, explotación en minas, etc. A la vez que esto perjudica al medioambiente, durante la extracción y uso de los recursos naturales se contamina tanto aguas, como suelo y aire.

Guerras

El ser humano ha combatido en guerras mundiales y se han utilizado armas nucleares, biológicas y químicas. Todos estos productos no sólo han acabado con la vida de millones de personas, sino que han dañado gravemente al medioambiente. Además, se ha imposibilitado la vida de otros seres vivos en algunas zonas.

Caza furtiva y reducción de la biodiversidad

La caza no controlada es una de las amenazas más grandes de la biodiversidad de todo los planetas. Muchas especies que son objeto de caza están reduciendo sus poblaciones a tal punto de estar en peligro de extinción.

Deforestación

Las consecuencias de la deforestación son cada vez más devastadoras. La eliminación de vegetación de forma natural no tiene nada positivo. Los bosques son el hábitat de miles de especies de flora y fauna. También ejercen diversos servicios ecosistémicos que se traducen en aspectos positivos como la absorción de CO2 de la atmósfera por parte de la vegetación. Si eliminamos toda la cobertura vegetal, estaremos afectando a la zona, haciéndola vulnerable a los efectos del clima. De esta forma, el suelo puede ser erosionado por el viento o la lluvia y ello puede conllevar a la disminución de la fertilidad del suelo y la pérdida de biodiversidad.

Urbanización

El ser humano urbaniza suelo donde pisa. Esto desemboca en pérdida de suelo y contribuye a la deforestación. Es necesario eliminar la vegetación para poder edificar. La consecuencia de la creación de ciudades hace que tengamos nuevas fuentes de contaminación a la par de que desaparecen los hábitats de las especies naturales y las funciones de los ecosistemas.

Ruido y malos olores

Estos impactos no son tangibles pero también perjudican tanto a los animales y plantas como a los seres vivos.

Impactos ambientales positivos

Impactos ambientales positivos

Al igual que el ser humano puede afectar negativamente al medioambiente, también puede hacerlo de forma positiva. Las actividades que tienen un impacto ambiental positivo son aquellas que benefician al medioambiente o que quieren corregir los efectos negativos ya existentes. Al igual que los anteriores, también pueden ser irreversibles, reversibles, temporales o persistentes. Pongamos algunos de los ejemplos principales:

  • Reforestación. Se trata de plantar y recuperar la densidad de vegetación de una zona que ha sido afectada por la deforestación, incendios o sequía. Estos impactos provocan la pérdida de la productividad del suelo y la biodiversidad. Con la reforestación todo esto se puede recuperar. Esta técnica es más útil si se emplean especies autóctonas que estaban antes de su afección.
  • Riego eficiente. Como podemos ver, el derroche de agua es algo que tenemos a la orden del día. La agricultura es una actividad humana que consume gran cantidad de agua. Por ello, modificar los sistemas de riego a otros más regulables y eficientes como el goteo permite, no sólo mejorar la productividad de cultivos, sino que ahorra gran cantidad de agua.
  • Tratamiento de aguas residuales. Si antes de verter las aguas residuales las tratamos primero, los impactos son menores. Se puede evitar la proliferación de patógenos, cambios en parámetros físico y químicos y, por ello, contamina menos las aguas o los ecosistemas donde se vierte.
  • Reciclaje. Dado que generamos gran cantidad de residuos, reciclarlos para reincorporarlos de nuevo al ciclo de vida de los productos es una buena idea para no contaminar ni gastar tantas materias primas en su elaboración.
  • Usar energías renovables. Como no, las energías renovables son el futuro. Son limpias y no contaminan tanto en su producción como en su uso.

Como pueden ver, hay impactos ambientales tanto positivos como negativos. Solo tenemos que aumentar los positivos para mejorar nuestro planeta.

Ahorra en tu factura de la luz
¿Quieres ahorrar en tu factura de la luz? Consigue un descuento de 30€ GRATIS usando el código HOLA30.
Ahorra con energía 100% verde

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.