Hortalizas que puedes cultivar en maceta

cebollas en maceta

Cuando comenzamos a tener nuestro propio huerto casero, a veces nos quebramos la cabeza pensando en que plantas sembrar. Las hortalizas son una buena idea para comenzar a tener nuestros propios cultivos. El problema reside en el espacio. Muchas personas se preguntan si se puede cultivar hortalizas en maceta. Y es que cultivar hortalizas en macetas es una excelente opción para quienes tienen espacio limitado pero desean disfrutar de sus propios vegetales frescos.

En este artículo vamos a contarte cuáles son las 10 hortalizas que puedes cultivar en maceta.

10 hortalizas que puedes cultivar en maceta

hortalizas en maceta

Tomates

Para plantar tomates en macetas, elige variedades compactas o de crecimiento determinado. Utiliza una maceta de al menos 20 litros de capacidad con buen drenaje. Llena la maceta con una mezcla de tierra para macetas enriquecida con compost. Siembra las semillas a una profundidad de 1-2 cm o trasplanta plántulas jóvenes.

Ubica las macetas en un lugar donde reciban al menos 6-8 horas de sol directo al día. Riega regularmente, manteniendo el suelo húmedo pero no encharcado. Fertiliza cada dos semanas con un fertilizante equilibrado o específico para tomates. Proporciona soporte con tutores o jaulas a medida que las plantas crecen.

Zanahorias

Elige una maceta profunda, de al menos 30 cm, para permitir el desarrollo de las raíces. Llena la maceta con una mezcla ligera de tierra para macetas y arena para asegurar un buen drenaje. Siembra las semillas directamente en la maceta, a una profundidad de 0.5 cm y separadas entre sí unos 2-3 cm.

Coloca la maceta en un lugar que reciba al menos 6 horas de sol al día. Riega regularmente, evitando el exceso de agua. Afloja el suelo ocasionalmente para facilitar el crecimiento de las raíces. Las zanahorias estarán listas para cosechar en unos 2-3 meses.

Pimientos

Selecciona macetas de al menos 15-20 litros con buen drenaje. Llena la maceta con tierra para macetas rica en materia orgánica. Siembra las semillas a 1 cm de profundidad o trasplanta plántulas cuando tengan 4-6 hojas verdaderas.

Ubica las macetas en un área soleada, con al menos 6 horas de sol al día. Mantén la tierra uniformemente húmeda, pero evita el encharcamiento. Fertiliza cada dos semanas con un fertilizante equilibrado. Los pimientos suelen estar listos para la cosecha entre 60 y 90 días después de la siembra.

Lechugas

Las lechugas se adaptan bien a macetas de tamaño mediano, de al menos 15 cm de profundidad. Llena la maceta con una mezcla de tierra para macetas y compost. Siembra las semillas superficialmente, cubriéndolas ligeramente con tierra.

Coloca la maceta en un lugar con sol parcial a pleno. Riega regularmente para mantener el suelo húmedo pero no empapado. Puedes comenzar a cosechar las hojas más externas cuando las plantas tengan unas 4-6 semanas.

Espinacas

Utiliza macetas de al menos 15-20 cm de profundidad. Llena la maceta con tierra rica en materia orgánica y con buen drenaje. Siembra las semillas a una profundidad de 1-2 cm, espaciadas a unos 5 cm de distancia.

Ubica las macetas en un lugar con luz solar parcial o plena. Riega regularmente para mantener el suelo húmedo. Las espinacas crecen rápidamente y pueden ser cosechadas en aproximadamente 40-50 días.

Rábanos

hortalizas

Selecciona una maceta de al menos 20 cm de profundidad. Llena la maceta con una mezcla de tierra para macetas y arena para buen drenaje. Siembra las semillas a una profundidad de 1 cm, separadas unos 5 cm.

Coloca la maceta en un lugar que reciba sol directo al menos 6 horas al día. Mantén el suelo uniformemente húmedo. Los rábanos crecen rápido y pueden ser cosechados en unos 25-30 días.

Pepinos

Elige macetas grandes, de al menos 20 litros, con buen drenaje. Llena la maceta con tierra para macetas rica en compost. Siembra las semillas a una profundidad de 1-2 cm o trasplanta plántulas jóvenes.

Ubica las macetas en un lugar soleado, con al menos 6 horas de sol al día. Riega regularmente para mantener el suelo húmedo. Proporciona soporte con una rejilla o enrejado. Los pepinos están listos para la cosecha en 50-70 días.

Cebollas

Usa macetas profundas de al menos 20 cm. Llena la maceta con una mezcla de tierra para macetas y compost. Planta los bulbos de cebolla a una profundidad de 2-3 cm, separados unos 10 cm.

Coloca las macetas en un lugar con sol pleno. Riega moderadamente para mantener el suelo húmedo pero no encharcado. Las cebollas pueden tardar unos 100-120 días en madurar.

Ajo

Selecciona macetas de al menos 15-20 cm de profundidad. Llena la maceta con tierra para macetas y compost. Planta los dientes de ajo a una profundidad de 2-3 cm, con la punta hacia arriba, separados unos 10 cm.

Ubica las macetas en un lugar soleado. Riega regularmente, especialmente durante el crecimiento activo, pero evita el encharcamiento. El ajo suele estar listo para la cosecha en unos 90-120 días.

Albahaca

macetas con tomates

Usa macetas de al menos 15 cm de profundidad. Llena la maceta con tierra para macetas enriquecida con compost. Siembra las semillas a una profundidad de 0.5 cm o trasplanta plántulas jóvenes.

Coloca la maceta en un lugar que reciba al menos 6 horas de sol al día. Riega regularmente, manteniendo el suelo húmedo pero no empapado. Poda las puntas de las plantas para fomentar un crecimiento más frondoso. La albahaca puede ser cosechada continuamente una vez que las plantas tengan suficientes hojas.

Beneficios de sembrar hortalizas en tu huerto casero

Cultivar hortalizas en tu huerto casero ofrece una serie de beneficios significativos que van más allá de la simple producción de alimentos. Estos beneficios pueden ser de índole económica, ambiental, de salud y bienestar, además de fomentar un estilo de vida más sostenible y consciente. Sembrar tus propias hortalizas puede generar un ahorro considerable en tu presupuesto alimentario. Las semillas y plántulas son generalmente económicas y, con los cuidados adecuados, pueden producir una cantidad considerable de vegetales frescos, reduciendo así la necesidad de comprar estos productos en el supermercado.

La agricultura casera ayuda a reducir la huella de carbono asociada con el transporte de alimentos desde las granjas hasta los puntos de venta. Los vegetales cultivados en tu propio huerto no necesitan ser transportados largas distancias, lo que disminuye la emisión de gases de efecto invernadero. Tener un huerto casero te permite practicar métodos agrícolas sostenibles, como el uso de compost casero y la implementación de técnicas de cultivo orgánico.

Espero que con esta información puedan conocer más sobre las 10 hortalizas que puedes cultivar en maceta.


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.