El gas radón y los problemas que causa en nuestra salud

radón gas

Alguna vez hemos oído hablar de los gases nobles. Aquellos gases que son inertes y que no reaccionan químicamente. En este caso, hablamos del gas radón. Este es un gas de origen natural que no se puede oler, porque no tiene olor, ni tiene sabor ninguno. Como he dicho antes, es un gas inerte, como el nitrógeno de la atmósfera para nosotros, que lo respiramos y lo expulsamos de nuestro cuerpo sin reacción o valencia alguna.

Este gas radón se produce a partir de la desintegración radiactiva natural del uranio. Este uranio se encuentra normalmente de forma natural en los suelos y rocas. Además, también puede estar presente en el agua. ¿Qué relación puede tener en radón con el cáncer?

Qué es. Características del gas radón

radón

Este gas emana fácilmente del suelo y pasa al aire, donde se va desintegrando y emitiendo pequeñas cantidades de partículas radiactivas. Cuando nos encontramos en un ambiente donde hay radón y lo respiramos, estas partículas se depositan en las células que recubren las vías respiratorias.  El gas radón es inerte en la naturaleza, sin embargo, los altos niveles de radiación en el cuerpo pueden dañar el ADN y provocar cáncer de pulmón.

Como he mencionado antes, en la naturaleza el gas radón se diluye rápidamente y, al tener concentraciones tan bajas, no es ningún problema para la salud. Normalmente su concentración en el aire varía entre 5 y 15Bq/m3 (el becquerel es la unidad de medida de la actividad radiactiva). En estas concentraciones no reside ningún problema y menos al aire libre. Sin embargo, en los espacios cerrados, las concentraciones de gas radón son más grandes debido a que no se diluye tan fácilmente. Por ejemplo, en las minas, cuevas y plantas de tratamiento de aguas, son las zonas donde se registran niveles más altos de radón.

Por otro lado, algo que nos afecta más a los ciudadanos es la concentración de este gas en los edificios. En las viviendas, escuelas y oficinas, las concentraciones de radón varían entre 10 y 10.000 Bq/m3. Esto ya sí puede ser un problema.

¿Qué efectos puede tener el gas radón en nuestra salud?

Antes he mencionado que el gas radón desprende partículas radiactivas que se mezclan con las células que componen las vías respiratorias y alteran nuestro ADN. El gas radón es considerado la segunda causa más importante de cáncer del pulmón después del tabaco. En un país, dependiendo de los hábitos de consumo de tabaco y de la concentración media nacional de radón, la proporción de cáncer de pulmón causados por este gas puede variar entre el 3 y el 14%, según datos de la OMS.

efectos del radón en la salud

Fuente: http://antihumedades.es/blog/elimina-el-radon-de-tu-hogar-con-sistemas-de-ventilacion-forzada/

En estudios realizados para conocer la relación entre el cáncer de pulmón y el gas radón, se detectaron aumentos en las tasas de cáncer de pulmón entre los trabajadores de las minas de uranio. Estos trabajadores se encontraban durante muchas horas expuestos a altas concentraciones de este gas. Además, existen estudios realizados en Europa, América del Norte y China que confirman que incluso en concentraciones bajas, como las que se encuentran en las viviendas, el radón también entraña riesgos para la salud y contribuye considerablemente a la aparición de cáncer de pulmón en todo el mundo.

Para detallar un poco más el riesgo de padecer cáncer según la exposición y la concentración de gas radón, vemos que existe un aumento de dicho riesgo en un 16%, por cada incremento de 100 Bq/m3. Estamos hablando de concentraciones y exposiciones a largo plazo. Que nadie piense que no puede entrar a la cocina porque haya una concentración de gas radón de 200 Bq/m3. En este caso, la relación de dosis-respuesta con el gas es lineal. Esto es, la probabilidad de tener cáncer de pulmón aumenta de manera proporcional al aumento de la exposición de radón.

La probabilidad de que el radón provoque cáncer de pulmón es mayor en personas que fuman. De hecho, se estima que el riesgo asociado al radón que corre un fumador es 25 veces superior que en el caso de los no fumadores. Hasta la fecha, no se ha determinado que haya riesgo de otro tipo de cáncer.

¿Cómo se almacena el gas radón en las viviendas?

gas radón esquema de cómo entra en tu casa

Desafortunadamente, las mayores exposiciones a gas radón suelen producirse en el hogar. Sin embargo, las concentraciones de este gas dependen de varios factores como puede ser la cantidad de uranio que tengan las rocas y el terreno del subsuelo donde está la vivienda, de las vías que tenga el radón para poder filtrarse en las viviendas, etc. Esto depende del tipo de construcción que tengan los edificios o casa, de los hábitos de ventilación de los habitantes y de la estanqueidad del edificio.

El gas radón se va introduciendo en las casas por las pequeñas grietas de los suelos o en la unión del piso con las paredes. También puede hacerlo en los espacios que hay alrededor de las tuberías y cables, en los pequeños poros de paredes de hormigón o, incluso por los desagües. Por lo general, el radón suele alcanzar concentraciones más elevadas en los sótanos, bodegas y espacios habitables que están en contacto directo con el terreno.

Debido a que el gas radón se diluye fácilmente con el aire, las concentraciones varían entre las casas, dentro de la misma casa o, incluso, de una hora para otra. Es por eso, que se si se quiere medir las concentraciones de radón en el hogar, es mejor medir las concentraciones medias de radón anuales o cada tres meses.

Cómo reducir las concentraciones de gas radón en las viviendas

Al leer u oír sobre el gas radón, seguramente has entrado en pánico y has pensado que vas a tener cáncer de pulmón. Sin embargo, existen métodos que están probados y que son duraderos para poder prevenir la filtración de este gas en las viviendas de nueva construcción y reducir su concentración en las viviendas existentes.

exposición al radón en ESpaña

Mapa de exposición al Radón en España

En lo primero, si queremos evitar que el gas radón entre en las viviendas que estamos construyendo, tenemos que tener en cuenta la zona geológica donde vamos a construirla. Si la roca del subsuelo donde se va a construir el edificio tiene altas concentraciones de gas radón, mejor no hacerlo. En muchos países de Europa y en los Estados Unidos, en las edificaciones nuevas, se adoptan medidas de protección de forma sistemática y en algunos países es, incluso, obligatorio.

En cuanto a lo segundo, quizá lo que estéis esperando con más ganas, es a cómo reducir las concentraciones de gas radón en tu vivienda. Puedes hacerlo a través de estas pautas:

  • mejorando la ventilación del forjado;
  • instalando un sistema de extracción mecánica del radón en el sótano, el forjado o la solera;
  • evitando que el radón se filtre desde el sótano hasta las habitaciones;
  • sellando el piso y las paredes; y
  • mejorando la ventilación de la vivienda.

Teniendo en cuenta estas pautas, se puede reducir el gas radón en un 50%. Si además de esto, utilizamos un sistema de gas radón, esos niveles pueden descender aún más.

¿Puede estar el gas radón en el agua potable?

En muchos lugares, la fuente de abastecimiento de agua potable son las aguas subterráneas. Como estas aguas están en continuo contacto con la roca madre, si esta tiene altas concentraciones de uranio, se liberará gas radón y éste entrará en contacto con el agua. Sin embargo, hasta la fecha, en los estudios epidemiológicos realizados no se ha encontrado ninguna relación entre la presencia de radón en el agua potable y un mayor riesgo de cáncer de estómago. La cantidad de radón que se inhala al respirar es mayor que la que se ingiere al beber. El gas que hay disuelto en el agua, normalmente, pasa al aire de los espacios interiores.

Como podéis ver, el gas radón es un enemigo incoloro, inodoro y muy escurridizo al que estamos expuestos. Sin embargo, podemos hacer que no nos afecte tanto si no fumamos y si realizamos las acciones que he mencionado anteriormente.

 

Ahorra en tu factura de la luz
¿Quieres ahorrar en tu factura de la luz? Consigue un descuento de 30€ GRATIS usando el código HOLA30.
Ahorra con energía 100% verde

Escribe un comentario