Externalidades positivas

sostenibilidad de un proyecto

Las externalidades positivas se refieren a los diversos efectos beneficiosos no relacionados con los costos de las actividades de producción o consumo en la sociedad. La realidad es que todas nuestras acciones en la sociedad en la que vivimos, por pequeñas o sencillas que sean a nuestro juicio, repercuten en los demás que la componen. En otras palabras, este tipo de externalidad se produce cuando las acciones que realizamos como empresa, como individuo o como familia tienen un efecto secundario agradable y útil sobre todo lo demás.

En este artículo vamos a centrarnos en explicar en qué consisten las externalidades positivas, sus características y utilidad.

Qué son

externalidades positivas

Las externalidades positivas son todos los efectos positivos de las actividades de los miembros de la sociedad, no implícitos en los costos o beneficios de esas actividades. La definición de externalidad positiva no se limita a ningún campo o ciencia en particular, incluye todos aquellos efectos positivos, grandes y pequeños, que las acciones de cualquier individuo o empresa pueden tener en nuestra sociedad.

Externalidades positivas

Hablamos de externalidades positivas que no están incluidas en los costes de producción ni en los precios de compra, pero que pueden tener resultados muy beneficiosos para la sociedad en su conjunto. La inversión de hospitales y laboratorios para encontrar curas para ciertas enfermedades es un ejemplo de ello. Al principio, podría pensarse que este compromiso con la I+D podría costar mucho si los investigadores no pueden encontrar una cura rápidamente.

La realidad nos dice todo lo contrario, que este tipo de actividad es muy necesaria para el bienestar y la salud de las personas, ya que tarde o temprano se encontrará un fármaco que aminore los efectos de la enfermedad asociada. Este medicamento, que lleva un tiempo conseguir, combinado con una importante inversión económica, tendrá una externalidad muy positiva para la sociedad al salvar miles de vidas, pero esto no se refleja en el costo de realizar una investigación tan larga y superior.

Asimismo, existen muchas más actividades que pueden generar externalidades positivas a la sociedad, que a su vez son fundamentales para su buen funcionamiento:

  • Invertir en el mantenimiento de bienes públicos (carreteras, edificios, parques, estadios, hospitales).
  • Educación (mantenimiento de escuelas, maestros calificados, currículo adecuado).
  • Investigación médica (vacunas, fármacos, tratamientos innovadores).

Externalidades negativas

A diferencia de una externalidad positiva, una externalidad negativa es una consecuencia de emprender cualquier actividad que cause daño a la sociedad, no implícita en su costo. Aunque estamos tratando conceptos del ámbito económico, estos conceptos son extrapolables a cualquier ámbito de la vida cotidiana.

Un buen ejemplo de una externalidad negativa es la contaminación del medio ambiente, especialmente de la industria, por parte de las grandes corporaciones. Imagine el caso de una gran empresa minera especializada en la extracción y el procesamiento del carbón. Al medir el costo de realizar una actividad, no tienen en cuenta el alto nivel de contaminación que causará al medio ambiente. Esto se considera una externalidad negativa y es resultado del proceso productivo de la empresa y no se refleja en el precio de venta ni en el costo de producción del carbón.

Si nos detenemos y pensamos, casi todas las acciones tienen externalidades negativas para la sociedad. Por ejemplo, el consumo de tabaco tiene efectos secundarios nocivos para la salud del usuario, pero crea externalidades negativas como la depreciación de la infraestructura (si una persona fuma en una habitación, las paredes pueden decolorarse y dañarse por el humo), e incluso puede tener un impacto negativo en la salud de alguien (pacientes asmáticos que inhalan el humo del cigarrillo).

¿Cómo controlar las externalidades negativas y potenciar las positivas?

contaminacion del medioambiente

El gobierno cuenta con medidas para controlar y reducir la generación de externalidades negativas, tales como:

  • Impuestos a las empresas más contaminantes para fomentar el uso de energías renovables y procesos productivos sostenibles.
  • Regular ciertas actividades (por ejemplo, fumar, circulación en las grandes ciudades).
  • Programas educativos y de sensibilización social.

Por otro lado, también existen mecanismos que potencian e incrementan las externalidades positivas generadas por empresas y personas:

  • Subvenciones a centros educativos (guarderías, colegios, etc.).
  • Proporcionar financiación para la investigación y el desarrollo, especialmente en los campos científico y médico.

Las externalidades, ya sean positivas o negativas, existen no solo en la esfera económica de la sociedad. Cualquier tipo de comportamiento, como fumar o tirar plástico en la acera, puede tener un impacto a corto/largo plazo en la sociedad, que puede ser negativo o positivo, según el comportamiento.

Externalidades de consumo

externalidades negativas

Ciertos comportamientos de los consumidores pueden tener influencias externas o efectos secundarios que no se consideran en el precio de transacción. Las externalidades del consumo pueden ser positivas o negativas. Los costos o beneficios de la producción, el uso o el reciclaje deben tenerse en cuenta al formular políticas de economía verde.

Las externalidades surgen cuando los derechos de propiedad y el uso de los recursos naturales brindan solo beneficios privados sin tener en cuenta los impactos negativos o positivos.

En resumen, usted mismo puede ser influenciado para bien o para mal sin estar involucrado en la compra o venta del producto. En cualquier caso, la intervención en esta actividad económica es necesaria para mejorar el bienestar de los afectados.

Para ser eficientes, los precios de mercado deben corresponder a sus costos o beneficios. Cuando un producto nuevo tiene menos externalidades negativas y/o más externalidades positivas que los productos tradicionales, pero es más caro de producir, debe gravarse proporcionalmente. Los gastos fiscales de la comunidad se compensarán reduciendo los gastos públicos para corregir las externalidades que no se han producido. Los productos tendrán entonces un precio competitivo sin perder beneficios y se animará a los consumidores a comprar. Los productores ganan, los consumidores ganan y el medio ambiente gana.

Por esta razón, debemos considerar las externalidades ambientales y evaluar los impactos directos e indirectos de la producción sobre el medio ambiente. Este valor debe tenerse en cuenta al comparar productos, especialmente si la compra es para el sector público. El producto más barato no siempre es más barato.

Por ejemplo, los países que emiten más dióxido de carbono deben pagar más impuestos. Por eso el gobierno debería castigar a las empresas que contaminan. Una vez más, estas empresas pasarán estos costos al precio de venta. Gracias a esto, las empresas verdes ganan competitividad. Estas políticas con incentivos están diseñadas para reducir las externalidades negativas.

Espero que con esta información puedan conocer más sobre las externalidades positivas y sus características.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.