EthicHub y sus proyectos de inversión de triple impacto: medioambiental, social y económico

EthicHub, proyectos de inversión medioambientales

Obtener beneficios a partir de proyectos colaborativos, promover la agricultura sostenible y ampliar el acceso a la financiación a aquellas comunidades donde esta no llega, son algunas de las principales propuestas que la startup española EthicHub ofrece a los inversores. Son las señas de identidad de un proyecto de inversión rentable, pero no exento de conciencia social y medioambiental.

Se podría describir esta forma de inversión como un modelo win-win en el que todos ganan: los inversores privados consiguen una rentabilidad en torno al 6-8%, mientras que las empresas y comunidades receptoras de crédito consiguen la financiación que necesitan para mantener su actividad y asegurar su modo de vida.

Impacto medioambiental y agricultura sostenible

Inversion en proyectos locales

Del triple impacto de los proyectos de EthicHub (económico, social y medioambiental) este último es tal vez el menos evidente, aunque es tan importante como los otros dos.

Para valorar esto en su justa medida, primero hay que entender la estructura y el carácter de estos cultivos, siempre de tamaño reducido e integrados en plena naturaleza, con cuyos ritmos interactúan. Conscientes de la importancia del medio en el que desarrollan su actividad, los agricultores practican una agricultura respetuosa con la fauna y flora locales, diametralmente opuesta a la de los grandes monocultivos y otros tipos de explotación, generalmente dañinas con el entorno.

De hecho, cuando echamos un vistazo a los diferentes proyectos de EthicHub, descubrimos algunos dedicados en exclusiva a la limpieza de terrenos forestales y control de malezas, entre otros. Estas son actividades esenciales para mantener el necesario equilibrio entre las actividades agrarias y el entorno natural en el que estas se desarrollan.

La mayoría de los proyectos en los que participa EthicHub giran en torno al cultivo del café, aunque en sus planes de futuro figura la intención de abrirse a otros mercados. De este modo, los agricultores de países emergentes como Brasil, Honduras o México pueden comercializar sus productos en mercados internacionales de una forma sostenible.

La tecnología Blockchain, en la base de todo

Pero todo esto no sería posible sin el concurso de la tecnología Blokchain, la que realmente permite que estos micropréstamos se tramiten de forma inmediata y con unos gastos de gestión y comisiones de apenas el 1%. Un porcentaje asumible, muy inferior al que aplican los intermediarios financieros convencionales (bancos, entidades de crédito, etc.).

Gracias a EthicHub, cualquier persona de cualquier parte del mundo puede realizar un préstamo que va a parar a comunidades agrícolas. No es necesario operar con criptomonedas, aunque esa es la forma más recomendable para sacar todo el provecho a este sistema. De hecho, en torno a EthicHub hay una gran comunidad para compartir información, resolver nuestras dudas y aprender más acerca de este mundo.

Un aspecto fundamental para el funcionamiento de este ecosistema financiero es el Fondo de Compensación, la red de seguridad con la que cuentan los inversores. Una solución para el supuesto caso de que algún proyecto no funcione bien del todo y aparezca el riesgo de perder la inversión. En definitiva, una red de seguridad fiable a la que afortunadamente apenas ha sido necesario recurrir.

Un porcentaje del 4% de cada inversión se destina a alimentar ese fondo. Un mecanismo que garantiza que el inversor siempre va a recuperar, como mínimo, el dinero prestado.

Token Ethix, aportación de colateral

token ethix gestion medioambiental

Además de esto, cualquier inversor puede adquirir tokens Ethix independientemente de que participe en los proyectos de inversión de EthicHub o no. Este es otro elemento, no menos importante, que contribuye a la posibilidad de ofrecer siempre un riesgo moderado para los inversores.

Esta opción, conocida como aportación de colateral, es una manera indirecta de convertirse en avalista de los pequeños productores. Una posibilidad muy interesante para esos criptoinversores que están siempre en busca de nuevas oportunidades.

Y es en este punto donde hay que incidir en otras de las grandes virtudes de este sistema: la transparencia. Cualquier persona puede poner la clave pública de la wallet de las comunidades agrícolas en un explorador de bloques para comprobar la cantidad de Ethix depositados allí como garantía.

EthicHub, un proyecto de futuro

En muy poco tiempo, EthicHub ha podido llevar a buen puerto numerosos proyectos de impacto económico, social y medioambiental, ofreciendo además una buena rentabilidad a muchos pequeños inversores de todo el mundo.

Sus iniciativas ya han sido reconocidas con no pocos premios y galardones. Al fin y al cabo, aunque los proyectos financiados tienen un alcance local o regional, la idea que subyace en todos ellos es la de tratar de resolver un problema a nivel global.

De cara a un futuro cercano, EthicHub aspira a poder implementar estas soluciones en muchos otros países y en otros continentes. Un reto ambicioso y complejo, pero sustentado en una base realista y, por encima de todo, digno de reconocimiento.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.