Economía del bien común

ventajas de la economia del bien comun

Los intereses particulares están por debajo de los intereses generales. La cooperación es mejor que la competencia. Anteponer a las personas y sus derechos al capital, minimizar el impacto ecológico, democratizar las corporaciones, promover la democracia participativa… el bien común aboga por un enfoque más ético y humano de la economía. Estos son algunos de los cimientos sobre los que se asienta una economía del bien común, que busca el bienestar social más que el capital o el dinero.

En este artículo vamos a contarte qué es la economía del bien común, cuáles son sus características, principios, objetivos y mucho más.

Qué es la economía del bien común

economia del bien comun

La economía del bien común es un enfoque innovador y valioso que busca transformar la forma en que entendemos y practicamos la economía. Se centra en el principio fundamental de que el propósito último de la economía no es simplemente maximizar los beneficios individuales, sino contribuir al bienestar colectivo y promover valores éticos y sociales.

En contraste con el enfoque tradicional, que se centra en la competencia y la maximización del beneficio económico a corto plazo, la economía del bien común busca establecer un nuevo paradigma económico basado en la cooperación, la sostenibilidad y la justicia social. Su objetivo es construir una economía que genere prosperidad y calidad de vida para todos los miembros de la sociedad, al tiempo que respeta y protege el medio ambiente.

Un aspecto clave de la economía del bien común es el cambio en los indicadores de éxito empresarial. En lugar de basarse únicamente en los beneficios económicos, se propone utilizar indicadores más amplios que reflejen el impacto social y ambiental de las empresas. Estos indicadores incluyen aspectos como la equidad salarial, el respeto a los derechos humanos, la transparencia y la participación democrática.

Además, la economía del bien común promueve la idea de que las empresas deben actuar como actores responsables y éticos en la sociedad. Se espera que las empresas asuman la responsabilidad de sus impactos y busquen generar beneficios no solo para sus accionistas, sino también para los empleados, los proveedores, los clientes y la comunidad en general.

Para fomentar esta visión de la economía, la economía del bien común propone un conjunto de herramientas y medidas prácticas. Estas incluyen la elaboración de balances del bien común, que evalúan el rendimiento de una empresa en función de criterios éticos y sociales, y la introducción de incentivos fiscales y legales que favorezcan a las empresas social y ambientalmente responsables.

Finanzas solidarias

competencia de negocios

Este movimiento socioeconómico, democrático y político contra el capitalismo, por ejemplo, promueve la banca por el bien común. Los bancos de bienestar público no proporcionan intereses a los depositantes y no distribuyen beneficios a los propietarios. Los bancos verdes favorecen las empresas verdes y los productos verdes. La economía del bien público persigue el bien público adoptando un enfoque holístico. Para que los productos ecológicos estén disponibles para la mayoría de las personas, deben ser menos costosos que los productos de empresas que protegen activamente el medio ambiente y los derechos humanos.

Por lo tanto, las políticas dirigidas al bien común y la sostenibilidad ecológica son cruciales. Las empresas verdes merecen ventajas legales que faciliten su expansión. Al mismo tiempo, las corporaciones que son perjudiciales para la comunidad deben pagar impuestos.

Para cuantificar el bienestar de la economía nacional, no debemos usar el Producto Interno Bruto como unidad de medida, sino el Producto del Bien Común, también conocido en Bután como Índice Nacional de Felicidad.

El Índice de Bienestar Económico Sostenible (IBES) es una medida indirecta del equilibrio económico del bienestar social. Este sistema de medición económica no es nuevo, sino producto del siglo pasado. El producto interno bruto se modifica de acuerdo con una serie de factores que afectan el bienestar sostenible de la sociedad.

La Balanza del Bien Común (BBC) se utiliza para medir la moralidad de las empresas. Los resultados positivos del balance deberían traducirse en beneficios fiscales, reducciones de impuestos, un mejor acceso a los mercados mundiales éticos, tarifas diferenciadas, prioridades de contratación pública y acceso a la ayuda.

Toda actividad económica debe tener por objeto el bienestar, la satisfacción de las necesidades sociales y la promoción de la dignidad humana. El éxito de las empresas debe medirse por su contribución al bien común. No olvidemos que, según nuestra Constitución, el dinero no es el objeto de la economía.

Matriz de la economía del bien común

produccion de recursos

La Matriz del Bien Común, también conocida como MBS, es una presentación de tabla de doble entrada que proporciona una representación concisa y cuantificada de la adhesión de una empresa u organización a los indicadores descritos por EBC. Adicionalmente, cuantifica ciertos criterios socialmente nocivos y el correspondiente nivel de su práctica.

Al realizar una presentación MBS estándar, normalmente se establecen varias filas, cada una de las cuales corresponde a uno de los cinco grupos de contacto principales de la empresa: proveedores, patrocinadores, empleados, clientes/competidores y el entorno social. También se incluye una fila adicional, con subfilas dedicadas a indicadores negativos que requieren penalización. Estos indicadores incluyen salarios desiguales entre empleados y empleadas, violaciones de derechos humanos y prácticas de dumping de precios.

Por su parte, se utilizan cinco columnas para representar los valores fundamentales que defiende la Economía del Bien Común: Dignidad Humana, Solidaridad, Sostenibilidad Ecológica, Justicia Social y Participación Democrática y Transparencia.

Cuando las cinco filas de grupos de contacto interactúan con las cinco columnas anteriores, se genera una cuadrícula de hasta veinticinco componentes, conocidos como criterios (por lo general, solo se utilizan diecisiete, lo que da como resultado un criterio para cada uno de los grupos de contacto de proveedores y financiadores). A cada criterio se le asigna un peso máximo predeterminado. La suma total de los pesos positivos máximos corresponde a 1.000, un punto de referencia conveniente, mientras que la suma total de sanciones anticipadas asciende a 2.700 puntos.

Las versiones de la matriz pueden variar en el nivel de detalle presentado en sus filas o columnas y en cómo sopesan los criterios individuales, como la importancia de los grupos de contacto de los trabajadores o la sostenibilidad ecológica. Para garantizar una cuantificación uniforme, los manuales prácticos pueden ofrecer múltiples escenarios de cumplimiento para cada criterio, que van desde niveles principiantes hasta ejemplares, con la máxima puntuación otorgada a este último.

Espero que con esta información puedan conocer más sobre la economía del bien común, sus características y objetivos.


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.