Disruptores endocrinos

Causa de los disruptores endocrinos

La contaminación química no solo afecta al medioambiente y a los ecosistemas naturales sino que también afecta al ser humano de forma directa o indirecta. Muchas de las sustancias químicas que vienen en los productos que utilizamos de higiene pueden llegar a producir efectos negativos tanto la salud humana como en el medioambiente. Estos efectos negativos pueden venir de una interacción directa con nuestro cuerpo a través del agua que se va por el desagüe de nuestros hogares. Podemos decir que limpiado nuestro cuerpo acabamos ensuciando al entorno que nos rodea. Esta contaminación química puede llegar a afectar a los disruptores endocrinos.

En este artículo vamos a contarte qué son los disruptores endocrinos y cómo afecta la contaminación química a su funcionamiento.

Productos químicos

Disruptores endocrinos

Como hemos mencionado al principio, son muchas las sustancias químicas que empleamos en productos domésticos y que tienen propiedades que emulan nuestras hormonas. Al emular nuestras hormonas se puede llegar a producir un tipo de contaminación que provoca disfunciones biológicas. A esta sustancias se le conocen como disruptores endocrinos o disruptores hormonales. Se trata de sustancias químicas con procedencia artificial y que tienen gran diversidad. Actúan acumulándose en el organismo humano y van alterando el funcionamiento de todo el sistema endocrino u hormonal.

Si continuamente estamos incorporando esta especie de productos químicos en nuestro organismo, podemos llegar a padecer problemas de salud como cáncer, obesidad, diabetes o trastornos reproductivos. A nivel europeo no hay ninguna regulación de legislación vigente que impidan uso de sustancias disruptoras de las hormonas en los diferentes productos químicos domésticos. Sin embargo, hay algunas ciudades como lo es Alemania en las que se incentivan a las personas a conocer los peligros que puede suponer para la salud. Estas sustancias químicas se pueden llegar a emplear a diario en los hogares y no se es consciente de ello.

Estudios sobre disruptores endocrinos

Plaguicidas

Existen numerosos estudios que intentaron sacar conclusiones sobre los disruptores endocrinos y sus efectos en la salud. Y es que estos disruptores endocrinos se emplean comúnmente en detergente, plásticos, plaguicidas, cosméticas, alimentos, etc. Esto hace que la característica principal de dichas sustancias químicas es que no causen un efecto directo. Al ser productos que se consumen a diario o que se emplean de forma frecuente no pueda llegar a afectar a la salud de las personas y al entorno de forma inmediata. Sin embargo, son capaces de simular el comportamiento de las hormonas animales.

Esto puede llegar a provocar diversos problemas a la salud a largo plazo. Las hormonas que tenemos en nuestro organismo son un conjunto de sustancias vitales que producen las glándulas del sistema endocrino. Estas hormonas se producen desde el hipotálamo, la pineal y las glándulas reproductoras. Esto hace que las hormonas se puedan comportar más o menos como unas ” llaves” que hacen que las condiciones biológicas que vivimos normalmente puedan activar ciertos receptores que son necesarios para una determinada respuesta biológica.

A diferencia de las hormonas naturales los disruptores endocrinos son sustancias químicas totalmente artificiales pero que tiene una composición muy similar al de las hormonas animales. Esto hace que, una vez se incorporen dentro de nuestro organismo, puedan también llegar a activar estos procesos biológicos como si fueran hormonas naturales. El problema de que activen estos procesos biológicos de forma artificial es que lo pueden hacer en condiciones en las que no sean necesarias para el organismo. Por lo tanto, puede llegar a provocar alteraciones que afectan a la salud de las personas.

Peligrosidad de los disruptores endocrinos

uso de pesticidas

La Sociedad Mundial de Endocronología advierte del peligro para la salud que tienen los plaguicidas tales como la atracina, plásticos que se utilizan en numerosos envases, complementos que se usan en productos cósmeticos, productos utilizados como retardantes y productos electrónicos que pueden llegar a tener estos disruptores endocrinos.

Dentro de la exposición del ser humano ante estos disruptores hormonales encontramos que las mujeres son las más expuestas. En parte esto sucede porque aún son más la cantidad de mujeres las que están expuestas a las tareas domésticas que tienen que ver con la higiene del hogar. Esto hace que se llegue a utilizar gran cantidad de productos que contienen sustancias químicas con disruptores endocrinos. Otro factor de riesgo de las mujeres es la frecuencia con la que consumen productos cosméticos que no están exentos de estas sustancias tóxicas. A largo plazo, la utilización excesiva y la exposición ante estas sustancias químicas pueden llegar a provocar grandes problemas en la salud.

A todo esto sumamos que el sistema hormonal de la mujer es más sensible complejo. En la actualidad podemos sumar más de 800 sustancias químicas que se suelen utilizar en productos domésticos o de higiene personal que tienen graves sospechas sobre la posible interferencia en las hormonas biológicas. También se tienen dudas sobre la posible relación con la causa de enfermedades y otros problemas de la salud como se ha señalado anteriormente.

Evidencia científica

La evidencia científica nos señala que los disruptores hormonales ya fueron advertidos desde el año 1991. Desde entonces, todos los estudios que se realizan al respecto no hacen más que acumular evidencias de la posible afección de estas sustancias al ser humano. Un ejemplo que podemos relacionar con esto es la presencia de plomo en la gasolina para los coches. Desde que se eliminó el plomo en la gasolina a partir de los años 90, se pudo ver cómo se dejó de acumular en la sangre humana dado que el plomo disminuyó en el aire. El plomo se introducía en nuestros pulmones a través de la respiración ya que se acumulaban en el aire.

A pesar de los datos que proporciona la evidencia científica respecto a este caso, no se puede llegar a prohibir esta sustancias ya que están brutalmente influenciadas por las poderosas industrias químicas actuales. Por ello, de la única solución que tenemos para poder disminuir los riesgos que provocan los disruptores endocrinos es la noción de nuevos patrones de comportamiento. Por ejemplo, podemos reducir el uso de productos de higiene, cosmética, exceso de embalajes etc. No debemos olvidar que también ayudamos a la disminución de productos que no se convierten en residuos y acaban contaminando el medioambiente.

Espero que con esta información puedan saber más sobre los disruptores endocrinos.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.