Diferencias entre virus y bacterias

diferencias entre virus y bacterias enteras

Cuando nos ponemos enfermos que tenemos que recurrir a diferentes medicamentos se suele confundir el origen de la enfermedad de si es provocada por un virus o una bacteria. Existen numerosas diferencias entre el virus y bacterias que hay que tener en cuenta a la hora de tratar los distintos síntomas y prevenir graves daños.

En este artículo vamos a contarte cuáles son las principales diferencias entre virus y bacterias y cuáles son las enfermedades principales.

Generalidades

virus

Los virus son más pequeños que las bacterias y tienen una gran capacidad de mutación y contagio. Las enfermedades causadas por estos dos tipos de gérmenes se tratan de maneras muy diferentes.

Aunque poco a poco se va conociendo más información, en el mundo son muchas las dudas que giran en torno al nuevo coronavirus. Entre tantas preguntas, por desconocimiento o desinformación, a menudo en la población surge la duda acerca de si el coronavirus se puede tratar con antibióticos. La respuesta es no: ningún virus se puede tratar con antibióticos, que sólo se utilizan para tratar las infecciones causadas por bacterias. Las enfermedades provocadas por virus y por bacterias se tratan de maneras muy diferentes porque no actúan del mismo modo en el organismo al que afectan.

Los virus y las bacterias tienen un tamaño microscópico, están en casi todas las superficies y son la causa de muchas enfermedades. Pero no son lo mismo.

Definición de bacterias y virus

enfermedades graves

Las bacterias son organismos unicelulares y obtienen nutrientes del entorno en el que viven. Pueden causar problemas como caries, infecciones del tracto urinario, infecciones del oído o faringitis estreptocócica, solo por nombrar algunos. Pero las bacterias no siempre causan enfermedades: algunas de ellas tienen efectos beneficiosos, por ejemplo, ayudan al funcionamiento normal del sistema digestivo, ayudan a procesar y obtener nutrientes de los alimentos y evitan que ingresen bacterias dañinas. Ciertos tipos de bacterias incluso se utilizan para fabricar medicamentos o vacunas que salvan vidas.

Los virus son más pequeños que las bacterias. No son células completas: son solo material genético encerrado en una capa de proteína. Necesitan otras estructuras celulares para reproducirse, lo que significa que no pueden vivir por sí mismos a menos que vivan en otros organismos (como humanos, plantas o animales).

Algunos virus pueden matar bacterias o combatir virus más mortales. Se llaman bacteriófagos o bacteriófagos («tragar» en griego): infectan y destruyen bacterias específicas ubicadas en las membranas mucosas de los sistemas digestivo, respiratorio y reproductivo.

El virus puede sobrevivir fuera de las células vivas durante un corto período de tiempo. Sin embargo, una vez que ingresan al cuerpo humano, se multiplican rápidamente y pueden enfermar a las personas. Pueden causar algunas enfermedades leves, como el resfriado común, y otras enfermedades graves, como la viruela o el SIDA, provocadas por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH).

Tienen una fuerte capacidad de mutación, lo que no significa necesariamente que se vuelvan más agresivos, pero su material genético ha cambiado, es decir, la estructura del genoma del virus ubicada dentro de la partícula puede ser ADN o ARN. Los virus también presentan un alto poder de contagio, llegando a provocar pandemias, cuando una enfermedad epidémica se extiende a muchos países.

Diferencias entre virus y bacterias

diferencias entre virus y bacterias

Existen numerosas diferencias entre virus y bacterias como vamos a enumerar y a detallar a continuación:

Tamaño: las bacterias son 100 veces más grandes que los virus. Teniendo en cuenta que en ambos casos, son invisibles para el ojo humano y solo pueden detectarse con un microscopio especial. Las bacterias se pueden ver con un microscopio óptico, mientras que los virus solo se pueden detectar con un microscopio electrónico, utilizando lentes electromagnéticos.

Estructura: la composición del virus es un poco más simple, y consiste en partículas genómicas de ARN o ADN envueltas en una capa de proteína. Por el contrario, las bacterias tienen una estructura interna más compleja y su pared celular es donde se encuentran el citoplasma, los ribosomas y el genoma bacteriano.

Reproducción: este es otro problema que los virus y las bacterias no comparten. Las bacterias tienen la capacidad de crecer y reproducirse por sí mismas. Se pueden generar más divisiones a partir de estas celdas. Los virus no tienen la capacidad de dividirse por sí mismos, se replican sin cesar y atacan a otras células para transmitir su información genética. Se replican, pero en las células vivas del huésped infectan y causan enfermedades.

Resistencia: Las bacterias existen en casi todos los hábitats de la tierra y su mecanismo la hace altamente resistente. Por esta razón, a diferencia de los virus, pueden sobrevivir a temperaturas extremas y sobrevivir largos períodos fuera de otros organismos. Otro hecho que aumenta su viabilidad es que pueden obtener alimentos de muy diversas fuentes, orgánicas e inorgánicas.

En lo que respecta a los virus, en general, pueden sobrevivir horas o incluso días, especialmente en superficies duras de acero inoxidable o plástico, pero con el tiempo, su infectividad disminuirá porque los virus no se pueden replicar.

Tratamiento: la mayor diferencia entre virus y bacterias. Los antibióticos no son eficaces contra los virus, no pueden matarlos, y también representan un riesgo grave para los pacientes debido a la aparición de resistencia bacteriana. Al mismo tiempo, se han desarrollado medicamentos antivirales para atacar ciertos virus.

Si el origen de la enfermedad son las bacterias y se dispone de antibióticos adecuados, el tratamiento es relativamente económico y, al completar el plan de tratamiento, normalmente volverá a la normalidad en unos pocos días o semanas. Si el origen de la enfermedad es un virus, la situación se complicará porque no existe un nivel equivalente de fármacos antivirales tanto en cantidad como en eficacia.

Entonces, los profesionales de la salud se enfrentan a un tratamiento eficaz de las infecciones bacterianas altamente patógenas y las infecciones virales causadas por virus. Estos virus no son tan patógenos, pero no existen tratamientos efectivos. Por lo tanto, se utilizan en personas mayores con el sistema inmunológico débil para ver si la patología es muy grave o previa en el paciente.

Espero que con esta información puedan conocer más sobre las diferencias entre virus y bacterias.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.