Cuánto metano producen las vacas

gas metano

Muchas personas se preguntan cuánto metano producen las vacas. Gran parte de la contaminación del medio ambiente se basa en las emisiones de dióxido de carbono y metano. Estos los gases son los principales causantes del aumento del efecto invernadero. Las vacas son causantes de gran parte de las emisiones de metano.

Por ello, en este artículo vamos a contarte cuánto metano producen las vacas y qué consecuencias tiene para el medio ambiente.

Cuánto metano producen las vacas

vacas y emisiones de gas metano

En términos de emisiones de metano, las vacas contribuyen con el 5% de la cantidad total liberada al medio ambiente. Si se considera el sector ganadero en su conjunto, es responsable del 18% de estas emisiones. Dentro de este sector, el ganado vacuno supone el 40% de los gases de efecto invernadero emitidos. Es importante señalar que el gas que emiten las vacas no es dióxido de carbono (CO2), sino metano (CH4). Sin embargo, la comunidad científica mide su impacto en el medio ambiente en términos de equivalencia de CO2 para una mejor comprensión.

Las emisiones de metano de las vacas se producen principalmente a través de sus eructos y no de flatulencias, contrariamente a la creencia popular. Esta producción de metano es resultado del proceso de digestión anaeróbica característico de estos animales. Para dar más detalles, las vacas tienen la capacidad de producir aproximadamente 300 litros de metano al día, lo que equivale a unos 120 kilogramos de metano al año.

¿Cómo se producen estas emisiones y cuál es el proceso subyacente detrás de ellas?

La fermentación entérica es el proceso mediante el cual las vacas producen metano. Los microbios facilitan la descomposición y fermentación de los materiales vegetales consumidos por los animales, lo que resulta en la producción de metano. Para aliviar la presión causada por la producción de gas, las vacas lo liberan mediante eructos. Esto disipa la idea errónea de que el metano se expulsa mediante flatulencias.

En cambio, se transfiere al sistema respiratorio y se expulsa mediante la exhalación. Además, el metano se emite a través del estiércol y de las lagunas que contienen los desechos de estos animales, así como de los acuíferos que reciben agua de las granjas de vacas.

¿Cuáles son las aplicaciones del gas metano producido por las vacas?

El gas metano emitido por las vacas no es viable para su uso, pero el gas metano derivado de su estiércol se puede utilizar, como exploraremos más adelante. Aunque ha habido intentos de aprovechar directamente este gas, actualmente no es factible. Sin embargo, los esfuerzos se centran en el desarrollo de mascarillas que conviertan el metano en CO2, un gas más respetuoso con el medio ambiente y que combate el efecto invernadero, así como en la creación de piensos para animales que reduzcan las emisiones de metano.

Estas máscaras funcionan de manera similar a los convertidores catalíticos que se encuentran en los automóviles, con un filtro absorbente que captura el metano expulsado por las fosas nasales del animal. Una vez que el filtro alcanza su capacidad de retención de metano, se produce una reacción química que convierte el metano atrapado en CO2 y lo libera a la atmósfera.

¿De qué manera cada uno de nosotros puede contribuir a la reducción de estas emisiones?

gas metano vacas

Para abordar el problema en su esencia, el paso inicial y más esencial implicaría implementar regulaciones sobre el consumo de carne, leche y sus subproductos. Es la humanidad la principal responsable de la liberación de metano por parte de las vacas. Los alimentos que se desechan han pasado por todo un proceso de preparación que, en el caso de la ganadería, contribuye a la emisión de numerosos gases de efecto invernadero.

Por tanto, es fundamental poseer el conocimiento para realizar compras informadas, utilizar los alimentos que compramos sin desperdiciar y esforzarnos por lograr un equilibrio en nuestra dieta. De esta manera podemos hacer un esfuerzo por reducir, en cierta medida, el consumo de productos derivados de estos animales.

La idea de imponer un impuesto a las explotaciones ganaderas ha sido propuesta en varios países, incluidas algunas Comunidades Autónomas españolas, como forma de controlar el tamaño de estas explotaciones. El plan es trasladar el coste del impuesto al consumidor final, fomentando así la autorregulación. Sin embargo, consideramos que este enfoque también es injusto para los ganaderos. Mientras haya personas que puedan permitirse pagar los precios más altos resultantes del impuesto añadido, sólo perpetuaremos el sistema y contribuiremos al efecto invernadero.

Nuestra contribución pasa por utilizar explotaciones ganaderas para producir biometano o biogás, una fuente de energía renovable derivada de la descomposición de materia orgánica, especialmente estiércol.

La producción de esta mezcla se produce cuando las bacterias descomponen sustratos orgánicos sin la presencia de oxígeno, proceso denominado digestión anaeróbica. Se compone de varios gases, incluidos metano (CH4), dióxido de carbono (CO2), vapor de agua (H2O), hidrógeno (H2), nitrógeno (N2), oxígeno (O2) y sulfuro de hidrógeno (H2S).

A través del proceso de digestión anaeróbica, se generan dos subproductos principales. En primer lugar está la producción de biogás, que constituye una valiosa fuente de energía. En segundo lugar, se produce la formación de digestato, un residuo sólido-líquido que permanece dentro del digestor. Este digestato posee propiedades fertilizantes beneficiosas, lo que lo convierte en un recurso ideal para su utilización en prácticas agrícolas.

El proceso de «mejora» del biogás, conocido como biometano, lo hace apto para su uso en los actuales gasoductos. Este biometano se puede utilizar en todas las aplicaciones e infraestructuras que Actualmente dependen del gas natural. El término alternativo para este proceso es metanación de H2.

Mejora del biogás

almacenamiento gas metano

El proceso conocido como limpieza o «mejora» de biogás implica dos pasos principales: aumentar la concentración de metano y eliminar gases indeseables. Existen varias tecnologías disponibles para este proceso, como membranas, PSA y aminas. Estas tecnologías permiten la producción de biometano, un gas que cumple con los estándares de calidad marcados por la legislación (en concreto, PD-01), que exige un contenido mínimo de metano del 90%.

La utilización de desechos de vaca no sólo ayuda a reducir las emisiones de CO2 sino que también proporciona un recurso valioso. Un informe reciente de SEDIGAS en España destaca el inmenso potencial de generación de biometano, estimándolo en 137 TWh/año. Este nivel de producción podría satisfacer fácilmente toda la demanda de consumo interno. El informe sugiere además que sería necesaria la construcción de 2.326 plantas de biometano para aprovechar plenamente este potencial, reutilizando eficazmente los residuos no utilizados anteriormente.

Espero que con esta información puedan conocer más sobre cuánto metano producen las vacas y sus consecuencias.


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.