Cómo plantar tomates: los mejores consejos

tomates en casa

Uno de los cultivos más conocidos y frecuentados en los huertos urbanos es el tomate. Existen numerosos aspectos a tener en cuenta cuando queremos cultivar en tomar. Desde tener que seleccionar el tipo de tomate que vamos a plantar, hasta las condiciones y cuidados que necesita.

Por ello, en este artículo vamos a contarte algunos de los mejores consejos para cultivar tomate.

Especie de tomate a plantar

tomates ecologicos

A la hora de decidir qué tipo de tomate seleccionar, hay que tener en cuenta la gama de opciones disponibles. Al emprender el camino de la plantación de tomate, la decisión inicial a la que nos enfrentamos es la selección de la variedad concreta que deseamos cultivar. Si bien las preferencias personales juegan un papel importante en esta elección, es crucial considerar varios factores que pueden afectar el resultado de nuestra cosecha.

Tienes la opción de seleccionar tomates determinados o indeterminados. Conocer la clasificación de la variedad de tomate que planeamos plantar es muy beneficioso, ya que se divide en dos categorías distintas que presentan características contrastantes. Estas categorías son tomates determinados e indeterminados.

Para combatir plagas y enfermedades, es recomendable elegir variedades de cultivos que tengan una resistencia natural. Por lo general, las variedades tradicionales que se han cultivado en la región durante generaciones ya se han adaptado al clima local y han desarrollado defensas contra las plagas comunes. Para determinar qué variedades son las más adecuadas para su área, se recomienda consultar con agricultores locales que tengan conocimiento y experiencia de primera mano.

Consejos para cultivar el tomate

consejos para cultivar tomates

Lo ideal es plantar tomates en enero en el hemisferio norte, aunque algunas variedades como Marmande se pueden plantar ya en diciembre. Al sembrar durante la temporada de invierno, es importante brindar protección, como el uso de un invernadero o una instalación interior. Para asegurar una germinación óptima, se recomienda elegir un semillero calentado que mantendrá la temperatura ideal durante todo el proceso.

En el mes de marzo tenemos la opción de comenzar a sembrar en semilleros que no estén protegidos de la intemperie, aunque se recomienda utilizar un invernadero para mantener los niveles de humedad y salvaguardar el semillero de posibles fluctuaciones de temperatura. Las semillas empezarán a brotar en un lapso de 7 a 10 días.

El procedimiento de trasplante

El proceso de trasplante generalmente se lleva a cabo aproximadamente dos meses después de la siembra inicial, en una etapa en la que a las plantas de tomate ya les han crecido cuatro hojas verdaderas. Al realizar el trasplante, hay varios factores cruciales que deben tenerse en cuenta.

Para garantizar un crecimiento óptimo, es fundamental aportar a la planta nutrientes adicionales desde el principio. Esto se puede lograr aplicando una cantidad generosa de abono al suelo. Como se trata de un cultivo temprano, es susceptible a caídas repentinas de temperatura, especialmente durante la temporada de primavera. Es recomendable tener preparados mini invernaderos como medida de precaución.

Para promover un crecimiento robusto de las raíces, es beneficioso enterrar el tallo de la planta hasta las primeras hojas. Esto estimula la producción de hojas nuevas en un período de tiempo relativamente corto. Cuando se trata de espaciar entre cultivos, la variedad específica juega un papel importante, pero como pauta general, las plantas suelen requerir aproximadamente 40 cm de espacio entre sí.

El volumen de sustrato necesario para cultivar tomates en maceta suele oscilar entre 16 y 20 litros, aunque puede variar según la variedad concreta. Para garantizar un crecimiento y una estabilidad adecuados, es aconsejable replantear la planta desde el principio en lugar de esperar a que crezca. Dado su tamaño, la planta es susceptible a doblarse en condiciones de viento. Además, su sensibilidad a la humedad requiere estacas para facilitar un flujo de aire óptimo entre las hojas y los frutos.

Cuidados del tomate

como cultivar tomates

Vamos a darte algunos de los mejores consejos para los cuidados del tomate:

  • Plantación: Elige un lugar soleado en tu jardín con suelo bien drenado. Cava un hoyo lo suficientemente profundo como para acomodar el cepellón de la planta de tomate. Coloca la planta en el hoyo, cúbrela con tierra y presiona suavemente hacia abajo para asegurarla.
  • Riego: Los tomates necesitan una humedad constante, así que riégalos con regularidad. Evita regar en exceso, ya que puedes provocar la pudrición de las raíces. Regar en la base de la planta, manteniendo las hojas secas para prevenir enfermedades.
  • Fertilización: Alimenta los tomates con un fertilizante equilibrado para proporcionarles los nutrientes esenciales. Comienza a fertilizar cuando las plantas comiencen a florecer y continúa cada dos o tres semanas durante la temporada de crecimiento.
  • Poda: Quitar los chupones, que son los brotes que crecen entre el tallo principal y las ramas. Esto ayuda a redirigir la energía a la fruta y promueve una mejor circulación del aire, reduciendo el riesgo de enfermedades.
  • Acolchado: Aplicar una capa de abono orgánico alrededor de la base de las plantas de tomate. El mantillo ayuda a retener la humedad, suprime las malas hierbas y regula la temperatura del suelo.
  • Soporte: A medida que las plantas de tomate crecen, brinda soporte para evitar que se caigan al suelo. Utiliza estacas, jaulas o enrejados para mantener las plantas en posición vertical y facilitar un mejor flujo de aire.
  • Control de plagas y enfermedades: controla tus plantas de tomate con regularidad para detectar signos de plagas o enfermedades. Retira las hojas o frutos afectados rápidamente para evitar una mayor propagación.

En cuanto al riego, se recomienda optar por un enfoque profundo y espaciado que llegue eficazmente a las capas inferiores del suelo.

La luz es un factor crucial para este cultivo, ya que necesita un mínimo de 6 horas de luz solar. Sin embargo, alcanza su máxima productividad cuando se expone a 8-10 horas de luz. En cuanto a nutrientes, este cultivo tiene altas exigencias. El enfoque óptimo es suministrarle constantemente materia orgánica, lo que garantizará un suministro completo de nutrientes durante todo su ciclo de crecimiento. Durante la etapa de floración, se recomienda darle un empujón extra con un fertilizante rico en fósforo y calcio, como el guanoforte.

Si sigues estas pautas para el cuidado del tomate, podrás disfrutar de una cosecha de tomate exitosa y productiva. Recuerda observar las plantas de cerca y hacer los ajustes necesarios para garantizar su crecimiento y salud óptimos.

Espero que con esta información puedan conocer más sobre los mejores consejos para cultivar tomates.


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.