Cómo hacer una chimenea de bioetanol casera

consejos de como hacer una chimenea de bioetanol casera

Cuando llega el invierno, el aumento de la calefacción y las chimeneas hace que muchas personas quieran construirse sus propias chimeneas caseras. Muchas personas se preguntan cómo hacer una chimenea de bioetanol casera que emita pocos humos. Siguiendo los sencillos pasos y con los materiales correctos se pueda hacer perfectamente.

En este artículo vamos a contarte cuáles son los pasos para aprender cómo hacer una chimenea de bioetanol casera que emita pocos humos.

Qué es una chimenea de bioetanol

como hacer una chimenea de bioetanol casera

Lo primero que hay que definir es qué es una chimenea de bioetanol. Una chimenea de bioetanol, también llamada estufa de bioetanol, es una chimenea o estufa que funciona con bioetanol como combustible.

El bioetanol es un combustible, un alcohol derivado del procesamiento de varios materiales renovables como el maíz, la caña de azúcar, el sorgo, la papa y el trigo. Se considera un combustible no contaminante porque se quema para dejar vapor de agua y dióxido de carbono en proporciones similares a las que se encuentran en la atmósfera terrestre.

Las estufas o chimeneas de bioetanol son cada vez más populares. Además de ser ecológicos, también constituyen bellos elementos decorativos. Por otro lado, son más fáciles de instalar y limpiar que las tradicionales chimeneas de leña porque no producen cenizas ni residuos.

Características de las chimeneas de bioetanol

chimeneas de bioetanol

Conocer las características de una chimenea de bioetanol suele ser el primer paso antes de sustituir una chimenea clásica por una de bioetanol. De hecho, hemos discutido algo de eso en la presentación. Estas son las características de las chimeneas de bioetanol:

  • Elementos decorativos: Las chimeneas de bioetanol se utilizan a menudo como elementos decorativos de primer orden. Sus diseños son atractivos, elegantes y lujosos con un aspecto magnífico.
  • Relajación: Más allá de la decoración, una chimenea de bioetanol tiene su lugar de relajación gracias a la hermosa e hipnótica llama que arde constantemente.
  • Variedad de tipos: A la hora de elegir una chimenea de bioetanol, podemos elegir entre una amplia variedad de productos. Disponible en abierto, cerrado, vidrio, metal, piedra… las opciones son lo suficientemente amplias para cubrir todo el mercado de muebles que una casa o lugar tiene para ofrecer. Las opciones son casi infinitas, para cada espacio imaginable.
  • Sin ventilación: una de las características más notables de las chimeneas de bioetanol es que no requieren ventilación, es decir, ventilación de chimenea. Así que hemos eliminado un factor de riesgo que sí tienen las chimeneas clásicas: el peligro de acumulación de humo o mala combustión.
  • Fácil de instalar: Al no necesitar salida de aire, la instalación de las chimeneas de bioetanol es sencilla, rápida y no requiere obra. Esto es posible porque el bioetanol, cuando se quema, libera vapor de agua y dióxido de carbono en proporciones similares a las nuestras en la atmósfera terrestre. Entonces solo necesita hacer la ventilación habitual en la habitación.
  • Distancias de seguridad: A la hora de instalar chimeneas de bioetanol en nuestros hogares, debemos respetar las distancias mínimas de seguridad. Esta distancia varía según el tipo de chimenea. Abierto – 50 cm a cada lado, 100 cm hacia arriba. Cerrado: 20 cm a cada lado, 60 cm hacia arriba
  • Tamaño mínimo: A la hora de instalar una chimenea de bioetanol, el espacio recomendado en la misma es de 25m3 o más. Es del tamaño medio de una habitación, aunque en las grandes ciudades es del tamaño de una casa de alquiler entera. Al parecer, quien instala una chimenea de bioetanol lo hace porque tiene espacio para hacerlo.
  • Seguridad: las chimeneas de bioetanol son mucho más seguras que las chimeneas de leña. Excepto que no hay humo, porque se eliminan las chispas de la leña, y el peligro de que el leño se rompa o ruede por el fuego.
  • Apagado automático: aunque son muy seguras, las chimeneas de bioetanol siguen siendo una fuente de ignición. Por ello, los últimos modelos están equipados con un sistema de apagado automático en caso de emergencia. También cuentan con sistemas de prevención de desbordamiento y detectores de alto nivel de dióxido de carbono.
  • Depósito de agua y tiempo de funcionamiento: La capacidad estándar del depósito de agua de las chimeneas de bioetanol suele ser de 1,5 litros. Lógicamente, el depósito permitirá que la chimenea funcione de 3 a 6 horas, según el modelo.

Cómo hacer una chimenea de bioetanol casera

chimenea con cristal

Si bien esto puede parecer increíble, la verdad es que hoy en día hay muchas chimeneas de bioetanol caseras que no emiten humo. Esto es indiscutiblemente perfecto, no solo por la contaminación, sino porque cualquiera puede tener uno en su casa, sin necesidad de la famosa salida de humos.

Materiales necesarios:

  • Silicona transparente
  • Marco de vidrio
  • Piedra Porosa Sólida
  • Cualquier tipo de rejilla
  • Combustible bioetanol para chimeneas
  • Cama de flores de metal

Pasos para hacer una chimenea de bioetanol casera sin humo:

  • Lo mejor es utilizar una olla grande para que la llama quede en el centro y el vaso no tenga problemas para calentarse.
  • Si no eres un gran creyente del vidrio, puedes pedir los gruesos en una cristalería o tienda especializada y vienen listos para medir sin problema.
  • Lo primero que harás será fabricar el cilindro de vidrio en el que se colocará la chimenea sin humo. Pega los 4 cristales con silicona para que quede un pequeño compartimento con una abertura en un lado, este será el compartimento inferior que cubre la olla.
  • No te preocupes por los residuos de silicona, cuando se seca, se puede quitar fácilmente con una espátula.
  • Coloca el combustible debajo de donde desea que se coloque la rejilla para que el combustible permanezca en el centro de la rejilla.
  • Corta la rejilla para que quede en el borde interior de la maceta y coloca las piedras encima para que puedan decorarla y cubrirla. En el centro de la rejilla hay que dejar un hueco para que se encienda el bioetanol.
  • Usa un fósforo de chimenea largo o un encendedor de espagueti para encender el combustible.
  • Como dato adicional, una lata de etanol puede arder durante varias horas. Si deseas apagarlo, cubre la chimenea por completo para que no entre aire y se apague sola.

Espero que con esta información puedan conocer más sobre cómo hacer una chimenea de bioetanol casera.


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.