Coches de hidrógeno

coches de hidrogeno

Los coches de hidrógeno son vehículos que se consideran de cero emisiones. Funcionan a través de una pila de combustible, en la que se oxida el hidrógeno para generar electricidad para su conducción. Solo se libera vapor de agua durante este proceso. Dependiendo del modelo, uno o más motores eléctricos son responsables del movimiento del automóvil. Estará conectado por batería y pila de combustible. Esta parte se completará con un tanque de almacenamiento que almacena hidrógeno.

En este artículo vamos a contarte todo lo que necesita saber sobre los coches de hidrógeno y sus características.

Características de los coches de hidrógeno

funcionamiento de los coches de hidrogeno

Una vez que el conductor enciende el automóvil, lo primero que debe hacer el automóvil es llenar la celda de combustible con hidrógeno. Allí, se mezcla con el oxígeno extraído, filtrado y comprimido desde el exterior por el compresor. Con esta alianza se producirá luz y agua.

Lo importante es que la energía se transfiera a la batería para su almacenamiento. No ingresa directamente al motor. El proceso se realiza de esta manera para garantizar que siempre haya energía cuando el conductor la necesite y que no haya tics incómodos.

Hasta el momento, el funcionamiento de vehículos con estas características ganará cada vez más adeptos en un futuro próximo. Según estimaciones de la Asociación Española de Energía del Hidrógeno (AeH2), la industria prevé que 140.000 vehículos de hidrógeno estarán en circulación en España dentro de 11 años.

Ventajas de los coches de hidrógeno

vehiculos sostenibles

No contamina

Como explicamos antes, los coches de hidrógeno solo liberan vapor de agua. Este tipo de vehículo, llamado vehículo eléctrico de pila de combustible de hidrógeno (FCEV), se parece a un vehículo eléctrico en muchos aspectos. Al no descargar sustancias nocivas, contribuirá a proteger el medio ambiente y reducir la contaminación grave causada por el transporte tradicional.

Repostaje rápido

Solo se necesitan de 3 a 5 minutos para repostar un automóvil de hidrógeno, que es similar al tiempo requerido para la gasolina o el diésel. En este sentido, los vehículos eléctricos se degradan porque requieren al menos 30 minutos para repostar. Del mismo modo, según los datos de AeH2, el coste medio de repostaje de un vehículo de hidrógeno es de 8,5 euros cada 100 kilómetros, lo que es similar al coste de un conductor de vehículo diésel o de gasolina.

Cumples los objetivos de reducción de emisiones de la UE

Si posee un automóvil de hidrógeno, esperará (y se adaptará) al objetivo de reducción de emisiones de la UE para 2030. Para ese año, las emisiones contaminantes de los automóviles nuevos deben ser un 35% menos que en 2021.

Mantenimiento mínimo

En comparación con los vehículos que utilizan motores de combustión interna, estos coches tienen un mantenimiento mínimo del motor y son mucho más fáciles. El hidrógeno es limpio en fabricación y uso. Por ello, se han convertido en verdaderos sustitutos promovidos por los países más avanzados del mundo. Por ejemplo, no es casualidad que Alemania haya destinado 140 millones de euros cada año al desarrollo de esta energía.

No son ruidosos

Los coches de hidrógeno son tan silenciosos y libres de contaminación como los coches eléctricos tradicionales. Pero los superaron en otro aspecto muy importante: la autonomía. Este último puede viajar una media de 300 kilómetros con una sola carga, mientras que el hidrógeno puede llegar a más del doble.

Puedes aparcar sin pagar

Dado que se consideran coches limpios, los coches que funcionan con hidrógeno también se etiquetan como «emisiones cero» de la DGT, al igual que los coches eléctricos. Esto trae los mismos beneficios que disfrutan sus «hermanos» (especialmente en determinadas ciudades). Entre ellos, no tienen restricciones a la conducción, pueden aparcar en la zona SER sin pagar, y pueden desplazarse incluso cuando los acuerdos de prevención de la contaminación establecidos en las principales ciudades como Madrid y Barcelona se activan en un horario determinado.

Aguantan temperaturas extremas

Otra ventaja de este tipo de vehículos es que, a diferencia de los vehículos 100% eléctricos, pueden soportar mejor las temperaturas extremas. El rendimiento del automóvil apenas ha cambiado y su autonomía no ha cambiado significativamente, al igual que un automóvil eléctrico.

Desventajas de los coches de hidrógeno

propulsion por hidrogeno

Mayor precio de compra

Las personas que fabrican autos que funcionan con hidrógeno han trabajado arduamente para reducir los precios, pero aún son más altos que los autos eléctricos. Por supuesto, esto depende de cada fabricante y de cada modelo. Aun así, las marcas que ya han empezado a apostar por esta opción aseguran que los coches propulsados ​​por hidrógeno serán más asequibles en unos años. Actualmente, es una cuenta pendiente. Las características de la pila de combustible y el depósito de hidrógeno que deben soportar presiones muy elevadas son las principales razones de su elevado coste de fabricación.

Pocos lugares para repostar

Hasta ahora, la red de estaciones de repostaje de hidrógeno es realmente absurda. En España, los «generadores hidroeléctricos» (comúnmente conocidos) se pueden contar a mano. Según el Centro Nacional de Energía del Hidrógeno, solo seis están disponibles actualmente. Están ubicados en Sevilla, Puertollano, Albacete, Zaragoza, Huesca y Barbastro. Otros países han comenzado a apostar decididamente por esta alternativa.

Poca variedad de modelos

Al elegir un modelo impulsado por hidrógeno, no hay muchas opciones. El problema con esta tecnología hoy en día es que los fabricantes no se atreven a producir modelos en masa. En este sentido, la minúscula red de «generadores hidroeléctricos» antes mencionada tiene una influencia decisiva. Inevitablemente habrá una reacción en cadena. Como hay pocas gasolineras y el precio de los coches es alto, la demanda sigue siendo demasiado baja. Todo significa que los fabricantes no se atreven a entrar de lleno en el negocio de la distribución.

Ocupan más espacio

Los vehículos eléctricos de pila de combustible tienen una complejidad técnica considerable. En la mayoría de los casos, todos los componentes que contiene el vehículo (motor, centralita y convertidor, transmisión, pila de combustible), especialmente el espacio que ocupa el depósito de hidrógeno, hacen que los modelos fabricados hasta el momento sean muy grandes.

Espero que con esta información puedan conocer más sobre los coches de hidrógeno y sus características.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.