publicidad

La Bóveda del Fin del Mundo ubicada en Svalbard construida para conservar en su interior 860.000 muestras de más de 4.000 especies de semillas de 231 países fue abierta por la Guerra Civil de Siria y ahora es afectada por el cambio climático.