publicidad

La energía de los océanos procede de la energía potencial, cinética, térmica y química del agua del mar, que puede servir a producir electricidad, energía térmica o agua potable.