Bombas de calor para piscinas: calienta tu piscina de forma eficiente

bombas de calor

El verano es sinónimo de playa y de piscina. Si tienes la suerte de contar con una de ellas, sea del tipo que sea, sea del tamaño que sea, deberás prestar atención a los sistemas que tienes a tu alcance para calentar algunos grados el agua. De esa forma, tus baños serán más agradables, con menos choque térmico, especialmente en zonas con demasiada temperatura o para personas más frioleras.

Estos sistemas pueden ser solares y eficientes, con calefacción solar y otros métodos con los que hacer que el agua esté más agradable, incluso cuando se está acabando el verano, para los días más fríos, aprovechando más los chapuzones…

Recuerda utilizar sistemas que mantengan el agua en buen estado durante años, para no tenerla que vaciar y llenar, solo mantener con el rellenado habitual por la evaporación, ya que el agua está muy escasa, como sabes, y eso ahorrará miles y miles de litros de agua.

Mejores bombas de calor para piscinas

Si quieres calentar tu piscina unos grados, puedes usar las siguientes bombas de calor o sistemas térmicos que resultan eficientes, para ahorrar lo máximo posible en energía eléctrica y tener una piscina lo más sostenible posible:

No te aconsejo comprar las famosas mantas térmicas para calentar piscinas. Son básicamente plástico con burbujas que se calienta con el sol y éste transfiere parte del calor al agua. Puede servir para piscinas pequeñas y de muy baja profundidad, como las de los niños, pero no para piscinas grandes. Así que, no te molestes en comprarlas, el resultado será mínimo.

Tipos de bombas de calor para piscinas

bombas de calor

Las bombas de calor para piscinas son una excelente manera de calentar el agua de tu piscina de forma eficiente y económica, prolongando la temporada de baño y disfrutando de agua a una temperatura agradable durante todo el año. Sin embargo, existen varios tipos de bombas como:

  • Bombas de calor solares: aprovechan la energía solar gratuita para calentar el agua de la piscina. Son una opción ecológica y sostenible, pero su rendimiento depende de la radiación solar disponible, con paneles solares con tubos por los que circula el agua bombeada desde la piscina y que tras pasar por ellos se calienta para volver nuevamente a la piscina. Pueden ser ideales para piscinas pequeñas o medianas.
  • Bombas de calor eléctricas: funcionan con electricidad, extrayendo calor del aire exterior para calentar el agua de la piscina. Son más versátiles que las bombas de calor solares y pueden funcionar en cualquier condición climática, pero su consumo energético implica un mayor gasto en electricidad. Las mejores para piscinas de mayor tamaño.
  • Bombas de calor híbridas: combinan las ventajas de las bombas de calor solares y eléctricas, utilizando energía solar cuando está disponible y recurriendo a la electricidad como fuente de respaldo. Ofrecen un buen equilibrio entre eficiencia y coste.

Cómo elegir la adecuada para tu piscina

piscina

La elección de la bomba de calor adecuada para tu piscina depende de varios factores, como:

  • Tamaño de la piscina: la capacidad de la bomba de calor se mide en kilovatios (kW) y debe ser proporcional al tamaño de la piscina. Una bomba de calor demasiado pequeña no podrá calentar el agua de forma eficiente, mientras que una demasiado grande consumirá más energía de la necesaria. Cada potencia está pensada para una capacidad concreta, por lo que debes conocer cuál es la capacidad de tu piscina y leer bien la descripción de la bomba para elegir la correcta.
  • Clima de la zona: el clima de la zona donde se encuentra tu piscina influye en la elección de la potencia de la bomba de calor. En climas fríos, se necesitará una bomba de calor más potente que en climas cálidos, lo mismo ocurre si cubres la piscina para usar también en invierno, donde te interesará una bomba más potente.

Por último, para calcular la capacidad en litros o metros cúbicos de una piscina rectangular o cuadrada, es relativamente sencillo, aplicando la siguiente fórmula:

Capacidad (litros) = Largo (m) x Ancho (m) x Profundidad (m) x 1000

Para calcular en metros cúbicos, tienes que eliminar x1000 de la fórmula, ya que 1 metro cúbico equivale a 1.000 litros.

Por ejemplo, si tu piscina tiene unas dimensiones de 8 metros de largo, 4 metros de ancho y 1,5 metros de profundidad de media, su capacidad sería:

Capacidad = 8 x 4 x 1,5 x 1000 = 48.000 litros

El problema viene cuando no tiene una forma homogénea, por lo que deberás consultar las características técnicas del fabricante de tu piscina o en el presupuesto de los instaladores…


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.