Basura orgánica

Compost orgánico

A la hora de reciclar todo se complica cuando existen diferentes tipos de contenedores no sabemos bien al cual dirigirnos. La basura orgánica puede crear ciertas dudas a la hora de depositar en el contenedor. Esto reside en que algunas personas tienen complicación para entender bien qué es la materia orgánica.

En este artículo vamos a resolver de todas las dudas sobre la basura orgánica, cuáles son sus características y en qué contenedor se debe depositar.

Qué es la basura orgánica

Contenedor marrón

La basura orgánica se refiere a todas las sustancias que se descomponen en una parte del ciclo de vida de forma natural, es decir, residuos de origen vegetal y animal que son fácilmente biodegradables. Lo explicaremos con más detalle:

  • Por un lado, restos de alimentos y restos de procesos de cocción, procesamiento o preparación de alimentos, como restos de nueces, restos de cáscara, restos de frutas y verduras, cáscaras de huevo, huesos de pescado, conchas de mariscos, alimentos en mal estado, restos de pan, suciedad papel de cocina (servilletas o toallas de papel), filtros de café y té, huesos, … otros elementos también entrarán aquí, como corcho, aserrín, palillos, palitos de helado, palillos orientales de comida, etc.
  • Por otro lado, residuos del jardín, como hojas, césped,tierra … ramos marchitos. Fragmentos de vegetales podados, como ramas o troncos, etc.

Todos debemos ser conscientes de este tipo de demanda de reciclaje, independientemente de la escala: desde casas particulares, a diversos comercios (supermercados, hoteles, herboristerías, viveros), servicios públicos (jardinería, restaurante), a producción industrial a gran escala y procesamiento de alimentos.

Para qué puede servir la basura orgánica

basura organica en casa

Utilizando residuos orgánicos, es posible hacer compost -un producto desinfectante que se puede utilizar como compost o incluso como energía, no contamina y forma parte del ciclo natural- y residuos biológicos. El compostaje es un proceso que podemos realizar en nuestros propios hogares. Sí, cuando lo leas. Es fácil: en lugar de acumular bolsas, podemos facilitar el proceso enterrando toda la basura en el suelo o utilizando contenedores especiales llamados «cubos de compost» para generar compost orgánico.

Por ello, generamos nuestro propio compost para alimentar el huerto o jardín de uso privado, y evitaremos el desagradable olor que provoca la descomposición.

Pero si no tienes tiempo para hacerlo tú mismo, te contamos el ciclo de poner materia orgánica en el contenedor de tapa marrón. Llega a la fábrica, donde las condiciones adecuadas de ventilación, humedad y temperatura también convertirán estos desechos en el compost. Si bien es un proceso natural, puede acelerar la descomposición de este tipo de basura para un mejor aprovechamiento de la misma.

Mediante el compostaje con lombrices se pueden obtener combustibles de fuentes naturales, es decir, biocombustibles que reemplacen los recursos fósiles. En el compostaje de lombrices de tierra, las lombrices incluso se utilizan para devorar desechos en grandes cantidades.

Sin embargo, a pesar de lo útil que resulta el reciclaje de residuos orgánicos, hay que gestionarlo reduciendo la cantidad generada (como la mayoría de residuos), lo que a su vez supone luchar contra el desperdicio de alimentos.

  • Como consecuencia de la obtención de compost, se reduce el uso de fertilizantes sintéticos que tienen un mayor impacto en el medio ambiente y mejoran la calidad del suelo.
  • Al reciclar los residuos orgánicos, es más fácil obtener biogás, que es una especie de fuente de energía renovable, para devolver la vida a nuestros residuos orgánicos.
  • Al evitar que los desechos orgánicos ingresen a los vertederos o incineradores, puede reducir el impacto ambiental, los olores y ahorrar energía porque se puede producir en forma de biogás.
  • La agricultura se ve beneficiada con este compost de calidad que tiene gran poder nutritivo para el crecimiento de las plantas. En cuanto al biogás, ayuda enormemente a la reducción de la contaminación y la utilización de otras materias primas en la utilización de energía.

Contenedor marrón

basura organica

El contenedor marrón es un tipo de contenedor que ha aparecido nuevo y que muchas personas tienen dudas acerca de él. Ya sabemos que en el contenedor amarillo van los envases y plásticos, en el azul el papel y el cartón, en el verde el vidrio y en el gris la basura orgánica. Este nuevo contenedor trae muchas dudas consigo, pero aquí vamos a resolverlas todas.

En el contenedor marrón tiraremos la basura que esté compuesta por material orgánica. Esto se traduce en la mayoría de los restos de comida que producimos. Escamas de pescado, pieles de frutas y verduras, restos de comida de los platos, cáscaras de huevo. Estos residuos son orgánicos, es decir, se degradan por sí solos con el paso del tiempo. Este tipo de residuo puede llegar a formar parte de hasta el 40% de todo lo que se produce en el hogar.

Hay que tener en cuenta que la mayor parte de los residuos que se vierten a estos contenedores será de comida, aunque también se pueden verter restos de poda y de plantas. Uno de los fallos que cometen muchas personas es la de verter el aceite usado en este contenedor. Para este residuo ya hay un contenedor destinado.

Qué depositar en el contenedor marrón

Vamos a enumerar una lista de residuos que se pueden tirar al contenedor marrón para asegurar que todo esté en su orden:

  • Frutas y verduras o sus restos, tanto cocinadas como crudas.
  • Restos de cereales, legumbres u hortalizas. También da igual si están cocinados o no, no deja de ser comida y, por lo tanto, materia orgánica degradable.
  • Pan, bollería y galletas que nos hayan sobrado o que se nos haya puesto malo y no queremos consumirlo.
  • De la fruta también tiramos los huesos, semillas, las cáscaras y los frutos secos enteros que se nos hayan puesto malo o nos hayan sobrado.
  • Cualquier material biodegradable como pueden ser papel de cocina usado, servilletas, restos de café (la cápsula entera de aluminio no, sólo los posos), las bolsitas en las que vienen las infusiones, los corchos de botella, etc.
  • Restos de poda, plantas, hojas secas, flores, etc.
  • Serrín, cáscaras de huevo, carnes, pescados y mariscos.

Espero que con esta información puedan conocer más sobre la basura orgánica y sus características.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.