Aye-aye

aye-aye

Uno de los animales terrestres considerados como uno de los más feo del mundo es el aye-aye. Su nombre científico es Daubentonia madagascariensis y no es culturalmente bonito como pudiera ser un ciervo, un elefante un oso polar. Cuando vemos esta animal por primera vez podemos pensar que se trata de un gran roedor un marsupial de la familia de las zarigüeyas. Sin embargo esto no es así. El aye-aye es un primate nocturno más curioso del mundo, por tener una enorme tamaño en los ojos y de color amarillo.

En este artículo vamos a contarte todas las características, hábitat, alimentación y reproducción del aye-aye.

Características principales

ojos del aye-aye

Este animal destaca por tener los dedos alargados, curvados y algo delgados. Sin embargo, uno de ellos, el tercero, es mucho más extenso del resto. Esto es debido a que emplean este verlo con mayor longitud para poder extraer las larvas de insectos de las que se alimentan el lugares más difíciles de acceder como lo son las profundas cavidades en troncos de madera. Estos largos dedos son una de las características que diferencian en la taxonomía a este animal con otros primates.

La coronación del pelaje es gris y tiene mezcla de negro, marrón y blanco. También cuenta con una cola y espesa y larga. No hay un dimorfismo sexual entre el macho y la hembra, por lo que es complicado diferenciar entre individuos. Uno de los datos más curioso de este animal es que tiene dientes incisivos bastante grandes y crecen de forma continua. Algo parecido a lo que suele ocurrir con los conejos.

El animal tiene un tamaño bastante pequeño de tan sólo 30 -70 centímetros de longitud con una cola de alrededor de 50 centímetros de largo. Llegan a pesar entre los 2 y 3 kilos.

Distribución y hábitat del aye-aye

aye-aye y características

Este primate que se encuentra en la línea costera de Madagascar. De aquí proviene su nombre científico. Principalmente, la mayoría de la distribución de esta especie se reparte por los bosques y la costa este que se encuentra en el noreste de la isla. Ver a uno de estos animales en su hábitat natural es bastante extraño. Es una de las razones por las que se piensa que se trata de uno de los animales que están en peligro de extinción. Se piensa que su número de individuos de toda la población son alarmantemente bajos.

La mejor forma de conocer la existencia del aye-aye es mediante el reconocimiento de las marcas que dejan en los árboles. Estas marcas las realizan con sus dientes, aunque no permite realizar un conteo fiable para estimar la población total. Estas marcas las pueden realizar un mismo individuo y se puede realizar un recuento erróneo. El área de distribución geográfica se extiende aproximadamente entre las 600 hectáreas.

Dado que se teme por su desaparición, se realizan algunas acciones con motivo de su estado de conservación. Para ello, se encuentra en estado protegido al menos 16 espacios naturales. Estos espacios están custodiados con la esperanza de poder reanimar la población de estos primates.

Uno de los comportamientos de estos animales es que se mantienen activos durante las horas nocturnas. A diferencia de otros animales, el aye-aye se suele mantener solitario en vez de socializar en grupos más numerosos. Cada individuo tiene su propio rango social. En algunos casos encontramos algunos machos que son superiores a las hembras y se relacionan mejor que ellas. En otros casos, encontramos lo contrario.

El hecho de ser animales solitarios no significa que no realice ningún tipo de vocalización para comunicarse entre ellos. Una de las vocalizaciones más reiteradas que realizan son pequeños gritos, gemidos y sonidos que suenan como «tiss» y «hai-hai». Estos sonidos los emiten para poder alertase entre ellos ante la presencia de algún tipo de depredador que pueda capturarlos.

Reproducción

Las hembras tienen la capacidad de poder aparearse comas de un individuo masculino. A causa de la inflamación y el cambio de color, podemos observar el estro femenino durante un máximo de 9 días. Los genitales de los machos también se pueden hinchar durante esta etapa. Una de las características que ayuda diferenciar la etapa de reproducción es que los genitales de los machos pueden desprender mayor número de marcas de olor. Esto sirve para marcar el territorio y señalar la presencia de los mismos ante la búsqueda de su pareja.

La gestación tiene una duración aproximada de entre 152 y 172 días. El intervalo de nacimientos es entre 2 y 3 años. Por ello, cuando una hembra tiene crías, no vuelve hacerlo hasta dentro de este periodo de tiempo. Es una de las razones por las que el lento crecimiento de la población hace que su recuperación sea mucho más lenta. Las crías nacen con una dentadura provisional que está adaptada para una alimentación de hojas caduca. La alimentación de estos animales es omnívora.

Cuando son jóvenes se alimentan mayoritariamente de plantas por falta de dentadura para comer animales. Más adelante se alimentan de larvas.

 Amenazas del aye-aye

Como hemos mencionado antes, estos animales se encuentran en peligro de extinción dado que tienen un período de desarrollo muy lento y un área de distribución bastante pequeña. Además, son afectados por el ser humano ya que se destruyen los ecosistemas y aumenta la caza furtiva. El aye-aye es objetivo de múltiples amenazas. Entre las más graves encontramos la destrucción de su hábitat que reduce la calidad de vida y la capacidad de desarrollo y la caza.

La caza es la actividad que genera un mayor porcentaje de muertes ya que en los humanos tienen historia supersticiosas donde se le culpa de traer mala suerte por su aspecto. Se piensa que estos animales son capaces de atraer la muerte en el lugar donde se hace presente. Por ello, el aye-aye es sinónimo de mal augurio en algunas culturas.

Para muchos aldeanos ver un aye-aye cerca de un poblado es que alguien va a morir. O bien ocurrirá una tragedia u bien es el propio animal el que se encargará de acabar con la vida de una persona durante la noche. Para que esto no suceda, es necesario matarlos. Es difícil convencer a un gran grupo de personas que esto sólo se trata de una falsa creencia y que tales actos están poniendo en peligro la supervivencia de la especie. Se trata de una cultura muy arraigada. Otro motivo por lo que son asesinados es que es considerado como un tipo de plaga para los cultivos.

Espero que con esta información puedan conocer más sobre el aye-aye.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.