Un árbol para combatir el cambio climático: el Kiri

Árbol Kiri

Una de las soluciones para combatir el cambio climático y el calentamiento global es el aumento de las áreas boscosas. Esto se debe a que los árboles absorben el CO2 que emitimos en nuestras actividades y en el transporte. Mientras más áreas verdes existan en el planeta, más CO2 se absorberá.

Pese a que proteger los bosques y aumentar sus hectáreas es vital para nuestro futuro, el ser humano se empeña en destruirlos para producir madera o comerciar con ellos. Entre todas las especies de árboles que existen en el mundo, hay uno en especial que nos puede ayudar y mucho en la lucha contra el cambio climático. Se trata del Kiri.

Situación mundial de los bosques

En todo el planeta se están talando y destruyendo cerca de 13 millones de hectáreas al año según datos obtenidos de la ONU. Pese a depender de los árboles para poder vivir y respirar, nos empeñamos en destruirlos. Las plantas y los árboles son nuestro pulmón y es la única manera de poder mantenernos vivos pues dan el oxígeno que respiramos.

El árbol que nos ayuda contra el cambio climático

Este árbol que nos puede ayudar en la lucha contra el cambio climático se llama Kiri. Su nombre científico es el de árbol emperatriz o Paulownia tomentosa. Proviene de China y puede llegar hasta los 27 metros de altura. Su tronco puede ser entre 7 y 20 metros de diámetro y tiene unas hojas de unos 40 centímetros de ancho. Su área de distribución suele darse a altitudes inferiores de 1.800 metros y puede sobrevivir en dichas zonas sea cultivada o silvestre.

Un árbol con estas características corresponden al perfil normal de cualquier árbol. Pero, ¿por qué el Kiri en especial puede contribuir más que los demás en la lucha contra el cambio climático?

Todos los árboles, plantas y matorrales verdes hacen la fotosíntesis, absorbiendo el CO2 del ambiente para transformarlo y liberar oxígeno. Sin embargo, entre las características que hacen especial al Kiri para ser este candidato que nos ayude contra el cambio climático nos encontramos con su capacidad de poder purificar el suelo poco fértil de su alrededor y además su absorción de CO2 es 10 veces mayor que la de cualquier otra especie arbórea.

Paulownia tomentosa. Árbol Kiri

Debido a que su tasa de absorción de CO2 es mucho más grande que la del resto de especie, también lo es su tasa de generación de oxígeno. Una de las desventajas de las repoblaciones es el tiempo que tardan los árboles en crecer y tener una superficie de hojas lo suficiente para poder contribuir en el balance O2-CO2 del planeta. Sin embargo, el Kiri crece mucho más rápido que el resto de especie. Es el árbol que más rápido crece de todo el planeta, tanto que en solo ocho años puede llegar a medir lo mismo que un roble de unos 40 años de edad. ¿Sabéis lo que es eso? Un ahorro de 32 años en las repoblaciones forestales. Haciendo una equivalencia para que os hagáis una idea mejor, este árbol puede crecer en un suelo normal una media de 2 centímetros diarios. Esto también ayuda a que al regenerar sus raíces y sus vasos de crecimiento de los tallos, puede resistir mejor que otras especies a los incendios.

Este árbol tiene una gran capacidad de regeneración ya que puede rebrotar hasta siete veces después de ser cortado. Además puede crecer en suelos y aguas contaminadas y, al hacerlo, purifica la tierra a partir de sus hojas que son ricas en nitrógeno. Durante su vida, el árbol se va desprendiendo de sus hojas y cuando caen al suelo se descomponen y aportan nutrientes a éste. Sí debemos de mencionar que si este árbol crece en terrenos contaminados o con pocos nutrientes, su crecimiento será mucho más lento que si crece en terrenos medianamente fértiles y sanos. Para que pueda sobrevivir y crecer medianamente bien en suelos pobres y erosionados, requieren de abono y sistemas de riego.

Árbol Kiri

¿Cómo se conoció a este árbol?

Su nombre significa “cortar” en japonés. Su madera es muy preciada pues se puede podar con frecuencia para favorecer a su rápido crecimiento y aprovecharlo como recurso. En las creencias y tradiciones chinas este árbol de la emperatriz se debía de plantar cuando nacía una niña. Debido al rápido crecimiento del árbol, acompañaría a la niña durante su infancia y desarrollo, de tal forma, que cuando ella fuera elegida para el matrimonio , el árbol se cortaría y se usaría su madera para artículos de carpintería de su dote.

 

Ahorra en tu factura de la luz
¿Quieres ahorrar en tu factura de la luz? Consigue un descuento de 30€ GRATIS usando el código HOLA30.
Ahorra con energía 100% verde

Un comentario

  1.   Hugo Ferrari dijo

    El kiri fue introducido en el Uruguay por el ingeniero forestal josef krall y los ensayos no funcionaron . Fueron traídos por su rápido crecimiento pero no se adaptaron un hongo termino con ellos. Hay especies que su variabilidad genética no les permite adaptarse

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *