Aislamiento térmico para el hogar: ahorra la máxima energía

aislamiento térmico

Muchas personas se centran simplemente en comprar estufas eficientes o sistemas de aire acondicionado eficientes, o instalar termostatos inteligentes, y creen que es suficiente para ahorrar energía. Pero la mayoría se olvidan de algo barato, y que puede marcar una gran diferencia: el aislamiento térmico.

Gracias a este aislamiento, se podrá mantener tu hogar tanto más fresco en verano como más cálido durante el invierno, por lo que tus equipos climáticos tendrán que trabajar menos, ahorrando una buena parte de energía eléctrica, gracias a su doble beneficio, aislar del exterior y evitar fugas hacia el exterior.

Mejor aislamiento térmico para el hogar

Entre los productos recomendados, tenemos los escudos térmicos para poner tras los radiadores, o entre los sistemas que emiten calor y los sistemas de aire acondicionado, para mejorar su eficacia:

Si lo que buscas es un aislante térmico para paredes o suelos, las opciones pasan por estas otras:

También tienes cortinas que aíslan de frío y calor de forma bastante efectiva, tanto para puertas como para ventanas:

Aislamientos para puertas y ventanas, para evitar que las ranuras dejen entrar o escapar energía:

Consideraciones

Aislar adecuadamente tu vivienda es una inversión fundamental para mejorar el confort, reducir el consumo energético y ahorrar dinero en las facturas. Sin embargo, elegir el mejor aislamiento para tu hogar puede ser una tarea compleja, ya que existen diversos materiales, grosores y sistemas de instalación disponibles. Para elegir el adecuado, tienes que tener presente estas consideraciones:

  • Clima de la zona: el tipo de clima en el que se encuentra tu vivienda es un factor crucial para determinar el tipo y grosor del aislamiento necesarios. Zonas con inviernos fríos y veranos calurosos requerirán un mayor nivel de aislamiento que zonas con climas templados.
  • Características de la vivienda: la tipología de la construcción, la orientación de la vivienda, la existencia de puentes térmicos y la superficie a aislar son aspectos que deben tenerse en cuenta al elegir el aislamiento. Generalmente, en pisos y viviendas modernas, el aislamiento es peor de facto que en casas antiguas, con paredes de piedra y muros muy gruesos. Por ejemplo, mientras en viviendas modernas quizás te interese aislar más paredes y suelos, en viviendas antiguas el punto débil podría estar en puertas y ventanas.
  • Presupuesto disponible: los aislamientos térmicos tienen precios variables, por lo que es importante establecer un presupuesto antes de comenzar la búsqueda.
  • Eficiencia energética: es importante optar por materiales con alta eficiencia energética, que garanticen un buen rendimiento y contribuyan al ahorro energético. Existen diversos materiales aislantes disponibles en el mercado, cada uno con sus propias características y ventajas:
    • Lana mineral: un material aislante versátil y eficiente, disponible en forma de paneles, mantas o suelto. Ofrece un buen aislamiento térmico y acústico, es resistente al fuego y no es higroscópico (no absorbe la humedad).
    • Poliestireno expandido (EPS): es ligero y económico, popular por su facilidad de instalación. Es un buen aislante térmico, pero menos eficiente que la lana mineral y no tan resistente al fuego.
    • Poliestireno extruido (XPS): una versión mejorada del EPS, más resistente y duradera, con mayor capacidad aislante y mayor resistencia al fuego.
    • Aislamiento de celulosa: es un producto natural y ecológico, a base de papel reciclado. Es un buen aislante térmico y acústico, y regula la humedad ambiental.
    • Corcho: puede ser tanto artificial como natural, con excelentes propiedades de aislamiento térmico y acústico. Es un material transpirable y resistente, aunque puede ser caro en caso de ser natural.
  • Grosor del aislamiento: el espesor del escudo térmico dependerá de los factores mencionados anteriormente, como el clima, la tipología de la vivienda y el material aislante elegido. En general, se recomienda un grosor mínimo de 5 cm para un buen aislamiento térmico para los climas intensos.
  • Sistemas de instalación: existen diferentes sistemas de instalación para el aislamiento, dependiendo del tipo de vivienda y del material aislante elegido, como el insuflado para techos, cavidades, paredes, etc., el tipo panel que va encastrado o atornillado, y el proyectado para cubiertas muy grandes, como fachadas, azoteas, etc., e incluso los hay autoadeshivos, para fácil instalación.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.