¿Cómo adquirieron las plantas carnívoras su gusto por la carne?

Cephalotus

Las plantas carnívoras son muy famosas por su característica principal: comen carne. Son plantas que casi todo el mundo quiere ver alguna vez en su vida, ya que no es normal que una planta pueda alimentarse de algo que no sea agua.

Pero claro, en algún momento, la evolución y desarrollo de los seres vivos creó esa necesidad de comer carne. ¿Cómo adquirieron las plantas carnívoras su gusto por la carne?

El jarrito enano

El jarrito enano es una planta carnívora. Crece en el sur de Australia. Esta planta tiene una forma muy peculiar de alimentarse. Gracias al dulce aroma del su néctar, atrae a los insectos. Una vez el insecto se posa en ella, utiliza la forma particular de jarrón de sus hojas para atraparlos. Los insectos intentan escapar una y otra vez, pero ven mermadas sus posibilidades ya que, además, las enzimas digestivas de la planta van descomponiendo al animal y debilitándolo. Estas enzimas digestivas convierten al animal en los nutrientes esenciales que necesita la planta para alimentarse.

Esta forma de alimentarse es súper curiosa y distinta al del resto de plantas. Pero, ¿en qué momento desarrollaron su gusto por la carne? Existen estudios gracias a la secuenciación de su genoma que nos permite descubrir cómo esta y otras especies de plantas carnívoras desarrollaron el gusto por la carne.

jarrito enano

El jarrito enano tiene su nombre científico conocido como Cephalotus follicularis y parece ser que Charles Darwin no llegó a descubrirlo en sus expediciones. Darwin viajó a la misma zona de Australia donde se desarrolla esta planta y sin embargo, no llegó a verla, ya que, en su obra sobre las plantas insectívoras, no llegó a mencionar esta especie. Eso no quiere decir que Darwin no haya conocido a las plantas carnívoras. De hecho, sí describe muchas otras plantas con esta característica tan peculiar.

Nutrientes necesarios para estas plantas

Por aquel entonces, ya Darwin atribuyó esta radical dieta extraña y única de estos vegetales a una estrategia para poder sobrevivir ante los entornos más hostiles. También llegó a postular el hecho de que estas plantas obtienen más nutrientes y con más frecuencia de la carne de los animales más que del suelo a través de sus raíces.

Tenemos que tener en cuenta, que estas plantas, a pesar de alimentarse de carne, también puede hacerlo de la forma tradicional. Las plantas insectívoras de tres continentes han recorrido el mismo camino evolutivo. Los nutrientes esenciales que necesitan para sobrevivir y que son los que obtienen en especial son el nitrógeno y el fósforo. Esto es la respuesta que tienen las plantas típicas de suelos muy pobres. Es decir, aquellas plantas que se centran en absorber el nitrógeno y el fósforo principalmente, suelen vivir en suelo poco nitrogenados y pobres.

plantas carnivoras

La planta tiene la particularidad de que mientras parte de sus hojas son planas y tienen la tradicional misión de realizar la fotosíntesis, otras se moldean hasta formar el jarro que atrae, atrapa, digiere y absorbe a los insectos. Esta dualidad ha permitido comparar la expresión de los genes en unas hojas y en otras.

Cómo adquirieron el gusto por la carne

Se han realizado diversas investigaciones para poder dar explicación a este hecho. Se ha encontrado en una investigación publicada en Nature Ecology & Evolution la razón de esto. Parece ser que un grupo de proteínas que, en origen intervenían en el sistema defensivo del jarrito enano contra patógenos o para lidiar con el estrés vegetal, ahora se dedican a producir enzimas digestivas.

Una de las enzimas básicas que trabaja en este tipo de función digestiva es la quitinasa. Esta enzima se encarga de descomponer la quitina del exoesqueleto de los insectos. Otra enzima que le ayuda a asimilar el fósforo que le roba a sus víctimas es la fosfatasa. Como he mencionado antes, esto es un modo de respuesta que tienen aquellas plantas que son capaces de sobrevivir en suelos pobres de nutrientes. Con el paso del tiempo, estas plantas han desarrollado un mecanismo para poder obtener el nitrógeno y el fósforo a partir de los insectos, ya que en suelos pobres no podían sobrevivir bien.

Ahorra en tu factura de la luz
¿Quieres ahorrar en tu factura de la luz? Consigue un descuento de 30€ GRATIS usando el código HOLA30.
Ahorra con energía 100% verde

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *