El verano comenzará antes por culpa del cambio climático

Verano

Después de haber establecido un criterio termodinámico objetivo que permite distinguir dos grandes estaciones en Europa del Oeste, una estación de verano y una estación de invierno, dos investigadores han demostrado a través de sus estudios y simulaciones climáticas que el verano comienza actualmente 10 días antes que en los años 60. Una tendencia relacionada con las emisiones de gas de efecto invernadero y con los aerosoles relacionados con las actividades humanas. Si este ritmo continúa, prevén que el comienzo del verano será todavía más precoz de unos 7 días al final del siglo XXI.

El ciclo de las estaciones

El ciclo de las estaciones es inmutable en la medida en el que está definido como estando relacionado directamente, en un punto de la tierra, a las fluctuaciones de la intensidad de la radiación solar a lo largo de un año. Sin embargo, no es así como es percibido por el hombre cuya percepción, teñida de subjetividad, depende de criterios considerados como la superación de un umbral de temperatura, la fecha de migración de la golondrina, la fecha de la recogida del trigo, etcétera. Esto no tiene nada de extraño porque, si la evolución de las temperaturas a lo largo de un año está sometida a diferentes fluctuaciones de la radiación solar, también se ve modulada por las características locales de la meteorología y del clima.

Queriendo estudiar la evolución a lo largo del tiempo de esta modulación del ciclo de las estaciones en Europa del Oeste, estos científicos han elaborado una definición objetiva de las estaciones en esta parte del Viejo Continente, basadas sobre un criterio termodinámico específico en esta región.

Los vientos del oeste

Durante todo el año, la temperatura de la Europa del Oeste se ve influenciada por la fuerza y la mayor o menor penetración de los vientos del oeste en el interior del continente, que están relacionados con las anomalías de las presiones atmosféricas. No obstante, la relación entre temperatura y presión se opone al invierno y al verano. Las anomalías negativas de presión atmosférica sobre la Europa del Norte corresponden a vientos del oeste reforzados sobre la Europa occidental, que inducen a condiciones cálidas en invierno, pero frías en verano. Los investigadores han decidido escoger la fecha de este cambio de signo de la correlación estacional para definir el comienzo de dos grandes estaciones distinguidas por este criterio termodinámico, a saber una dinámica de invierno donde los vientos del oeste oceánico contribuyen a calentar la Europa del Oeste, y una dinámica de verano donde se establece el fenómeno contrario.

Utilizando dos juegos de análisis y de datos de estaciones meteorológicas independientes, los investigadores han puesto en evidencia una tendencia pronunciada al adelanto de la fecha del comienzo del verano. Éste comenzaba alrededor del 10 de abril en los años 60, pero 10 días antes, en los años 2000, alrededor del 31 de marzo.

Te puede interesar

Escribe un comentario