Varias civilizaciones amenazadas por la degradación de los suelos

 Pirámide

Muchas civilizaciones se han apagado porque no se consiguió evitar la degradación de los suelos sobre los cuales estaban fundamentadas. El mundo moderno podría conocer el mismo destino.

Al agricultura moderna, disminuyendo la diversidad microbiana de los suelos, reduce su fertilidad. Para no tener que sufrir la misma suerte que ciertas civilizaciones del pasado, es importante vigilar para mantener la calidad de los suelos en el mundo.

La fertilidad de las tierras era un misterio para los antiguos que hablaban a veces de los suelos que se agotaban o estaban enfermos. La solución era entonces la de desplazarse hasta se restablecieran. En estos últimos decenios, se ha visto un fuerte aumento sin precedentes en las producciones alimenticias, con ciertas consecuencias: calentamiento climático, contaminación de los ríos y de los lagos, pero también degradación de los suelos en sí.

La mejora de la tecnología agrícola, el uso de fertilizantes, los riegos y los cultivos han provocado el falso sentimiento de una seguridad alimenticia. Según un estudio publicado en la revista Science, alrededor del 1% de las tierras se degradan cada año. Para los autores del estudio, la productividad de muchas tierras en el mundo ha disminuido de forma drástica.

La situación es particularmente preocupante en África, continente en el cual habrá que incrementar los cultivos en un futuro. Pero la erosión ha reducido los rendimientos en un 8% y el agotamiento nutritivo de los suelos es frecuente. Consecuencia: la desertización conduce a las poblaciones a desplazarse, viendo cómo las ciudades se quedan vacías de sus habitantes…

 Más información – Agricultura baja en carbono

Te puede interesar

Escribe un comentario