Unos iglús construidos con neumáticos usados en Colombia

casa neumáticos

En las alturas de Bogotá, se alzan unos curiosos iglús. Dotados con un buen aislamiento térmico y resistentes a los seísmos, estos habitáculos no están construidos con hielo sino con antiguos neumáticos abandonados. Estos residuos constituyen una verdadera plaga medio ambiental en Colombia. Gracias a este proyecto, se han reciclado materiales de construcción.

Pionera de este proyecto en Colombia, Alexandra Posada, una militante ecologista, ha organizado la construcción de edificios originales en muros redondos en la localidad de Choachí, a unos 40 kilómetros de la capital.”Me regalan estos neumáticos porque es un problema gigantesco desprenderse de ellos. Tardan miles de años en descomponerse” explica esta mujer de 35 años que supervisa los trabajos, en vaqueros y sombrero de cowboy.

“Utilizados para la construcción, se convierten en ladrillos virtualmente eternos” añade. Para convertir los neumáticos en bloques compactos de unos 300 kilos, se llenan de tierra. Unas barras de hierro se intercalan entre los neumáticos de diversos tamaños, en función de que procedan de camiones o de coches. Esta técnica, que aprovecha la flexibilidad del caucho, permite a estas casas agarrarse al flanco de la colina en la cocinera de los Andes, y así hacer frente a los movimientos de la tierra, muy frecuentes en esta región.

Los techos de estas casas están fabricados con cemento para las habitaciones y la cocina, y con madera para el comedor, una cuestión estética. El tejado está cubierto de neumáticos que hace las veces de tejas.

Te puede interesar

Un comentario

  1.   Anarkos dijo

    Vale aprovechar esta idea a nivel mundial. Felicitaciones

Escribe un comentario