Una técnica revolucionaria permitiría producir morfina a partir de azúcar

morfina

Se trata de una buena noticia para el mundo de los medicamentos, pero corre el riesgo de llamar la atención de los narcotraficantes. Estos últimos meses, varios equipos de investigadores han publicado artículos detallando las etapas que permitían fabricar morfina y otros opiáceos a través de la levadura de cerveza modificada genéticamente.

En la revista americana Science del 25 de junio, unos investigadores de la Universidad de York han encontrado el eslabón perdido para sintetizar analgésicos mayores. Un dato que sin embargo pone en entredicho el uso de este procedimiento para fines lícitos.

La morfina es el tratamiento potente de referencia contra el dolor. Su producción se efectúa a partir del látex del parrot, más comúnmente llamado opio, que posee virtudes sedantes y analgésicas. El opio contiene en efecto muchos alcaloides como la morfina, la codeína y la tebaida. El cultivo de esta planta era hasta ahora una producción agrícola sometida a los ciclos de la naturaleza.

La paternidad del descubrimiento y del aislamiento de la morfina, llamada así en referencia a Morfeo, el dios griego de los sueños, es del alemán Friedrich Serturner y se remonta a 1804. Primeramente utilizada en forma de bebida, fue empleada como inyección a partir de mediados del siglo XIX, concretamente durante los conflictos armados posteriores.

Pero el descubrimiento de toxicomanías a base de opiáceos conllevó el establecimiento, a comienzos del siglo XX, de legislaciones y convenciones para el control de opiáceos y narcóticos. Estas van acompañadas de una fuerte reducción del uso de la morfina como analgésico.

Te puede interesar

Escribe un comentario